Cuando los hermanos se encuentran

Mientras dura el remordimiento dura la culpa.

Jorge Luis Borges

Mi hermana nació bajo la sombra de un alumbramiento tardío, mi madre no sufría contracciones y tuvo que salir de la clínica de los venados para que otro doctor se animara a sacar a mi hermana, creo que desde entonces su relación con los doctores ha sido particular. Yo creo que por eso mi hermana ha condenado a demasiados doctores, todos los que la atendieron seriamente murieron de manera prematura, no he llevado la cuenta de los últimos años pero hasta la última revisión seguía el récord funesto.

La amé desde el principio, tenía unas ganas increíbles de apapacharla y consentira, la disfruté mucho al principio, incluso existía una foto del tamaño de media pared que retrataba ese cariño, me asombra la pulcritud de los sentimientos durante la infancia.

Y una noche, recién mudados de casa de mi abuelo a un departamento a un par de cuadras de distancia, me confiaron su suidado y yo acepté con gusto ufano. Estaba sentado en las escaleras vigilándola y hablándole mientras dibujaba -era aficionado a dibujar aunque parezca increíble- dejé caer el lápiz y rodó a una distancia que me obligó abandonar mi puesto de vigilancia, unos segundos bastaron para que ella subiera por la escalera, perdiera el equilibrio y cayera.

No fue la sangre lo que me impactó sino la carga en los hombros. Es el único período de mi historia en el que la memoria no alcanza a penetrar, las siguientes horas se encerraron dentro de fortalezas inexpugnables en mi cabeza y nuestra relación resultó fragmentada durante los años siguientes.

Todo ese tiempo estuvo lleno de silencios, de interpretaciones erróneas y distanciamientos; y vacío de afecto, como fuera ahuyentado por espectro sutil pero presente como la cicatriz de su barbilla.

No fue sino hasta la muerte de mi padre que el muro de aire que nos separaba se disolvió, que nos perdonamos y retomamos lo que se quedó pendiente tanto tiempo atrás. No se puede cambiar el pasado pero se puede empezar a construir lo que sea en el presente.

Muchas cosas han pasado desde entonces, ahora ella está a unas semanas de tener un hijo, el primero, y yo seré su padrino, es una felicidad inusitada y sorpresiva.

Hoy que es su cumpleaños que sea esta una pequeña muestra de cariño.

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el noviembre 7, 2011 en Adolescencia, Amor, Biografía, Familia, Infancia y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s