Trabajo en equipo, la escuela revisitada

El que quiera hacer todo solo, jamás será un gran líder; tampoco el que quiera quedarse con todo el crédito por hacerlo.

Andrew Carnegie

Hay muchos tipos de trabajo en equipo, en la escuela nos obligan por primera  vez a trabajar de esa manera, en esa modalidad podemos encontrarnos con compañeros distintos la mayoría son como nosotros pero otros son irresponsables y buscan colgarse del trabajo de los demás, o quieren controlar todo y prefieren trabajar más con tal de asegurar una buena calificación; parece que estos últimos grupos se complementan, pero es raro que trabajen juntos.

El primer trabajo serio que me tocó hacer en equipo fue en sexto de primaria, era un trabajo acerca de la segunda guerra mundial, estaba en el equipo estelar, cada quien eligió un líder para exponerlo ante la clase, yo elegí a Hitler y me lo tomé en serio, como me sentaba cerca de un muro aproveché para pegar una swástica con cera de campeche, y los todos los ejemplos de oraciones que daba en clase contenían expresiones referentes a los nazi, judíos, guerra, cámara de gases y dominación global. Fue un ejercicio divertido que me otorgó la admiración y animadversión general, eso es parte de lo divertido.

En la secundaria nos dirigíamos a los demás por el apellido, y los equipos se formaban por orden alfabético y mi equipo era el último. El maestro de química tenía el apodo del Chachalaco y nos amenazaba con su pluma de múltiples colores en una clara connotación sexual y el encargado de laboratorio perdió nuestro respeto el primer día al escribir “javón” (sic) en el pizarrón. Los integrantes del equipo éramos:  Tovar, Vera, Violante y Zavala. En una práctica donde teníamos que obtener azufre sin manchar nada más que un tubo de ensayo dejamos un matraz salpicado de color amarillo, para evitar una reprimenda optamos por calentarlo para después ponerlo bajo el chorro de agua fría donde quedó hecho pedazos, nos salvamos del regaño a cambio de pagar el material, algo que no le importó a los de mi equipo, alguna ventaja tenía tener compañeros a los que cuentan con recursos. Como era el último equipo teníamos una mesa completa para nosotros, eso lo usamos para hacerle una broma al maestro, fingimos que el mechero no encendía -habíamos cerrado la llave del gas para toda la mesa- y cuando el maestro se acercó para verificarlos la abrimos súbitamente, quemándole las cejas, no se dio cuenta que fue broma y nos dijo que era una lección para tener más cuidado.

El equipo de biología era el mismo y nos tocó abrir una paloma para examinar los órganos internos, al final de clase la tomamos por la cabeza dando girándola como si fueran boleadoras, los órganos del infortunado pájaro quedaron regados por las paredes del laboratorio. En una prueba de sangre, el eslabón más débil del equipo fue el elegido para donar el líquido rojo, hubo gritos, lágrimas y casi un desmayo, cuando no había posibilidad de burlarse de alguien más hasta los del equipo sufrían.

En la preparatoria cambiaron los equipos, ahora mis compañeros eran Villanueva, Volpi y Zamudio, uno de ellos sufría acoso de los profesores debido a que su hermano mayor fue una lumbrera que todos los maestros recordaban y le exigían que fuera como él, no lo era, pero tenía gran facilidad para el dibujo; otro de ellos compartía nombre -Reynolds- y apellido con 2 de sus primos, él era el menos animado. En la clase de biología el taller solamente contaba 30% y el laboratorista era muy antipático, teníamos que hacer una prepráctica, que no revisaba, y luego un revisar distintos organismos en el microscopio. Al darnos cuenta de que no revisaba el primer trabajo, lo llenábamos de insultos e historias grotescas que no se molestaba en leer, así teníamos su firma estampada sobre los escritos que después repartíamos a otros grupos. A la práctica nos presentábamos sin material, todo lo buscábamos en los botes de basura, usábamos portaobjetos y cubreobjetos rotos y sucios. Y en la práctica en lugar de dibujar el corcho, las algas o el polen visto bajo el microscopio, dibujábamos, bueno Alejandro dibujaba, al odiado supervisor en situaciones graciosas, con cuerpo de animal o dando clase. Recibíamos calificaciones bajas, ceros e incluso algunas negativas. Yo alcancé a pasar pero todos los demás se fueron a final, hubiera hecho lo mismo, todos sacaron mejor calificación al final.

En la universidad estuve en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y en la Facultad de Ciencias a pesar del nombre tan parecido los equipos en ambas eran diametralmente opuestos, en la primera mi equipo era bohemio cuyos mayores logros fueron:  ser expulsados de la clase de redacción y terminar Mario Bros 3 mientras bebíamos cerveza sin interrupción.  En la otra facultad a mis compañeros sí les importaba la calificación, mi equipo de álgebra estaba integrado por: un par de compañeras con un control exagerado, tomaban apuntes con varios colores, agregando fechas y comentarios al lado; un gran amigo que estaba atribulado y que saldría del clóset el siguiente semestre, otra amiga burlona la última hija entre millones de hermanos. El maestro pedía que hiciéramos la tarea en equipo, pero cada quien tenía que hacer una copia y escogía una al azar que sería la representante de todo el equipo; si bien la tarea no contenía errores, nadie quería que escogiera la mía porque era la menos legible -en sentido épico- así que las acomodábamos en diferentes lugares (primero, último, en medio) y les dábamos a escoger a los compañeros que pasaban -todos escogían la mía, ahora que escribo esto todavía me río.

Tengo que mencionar que también hay equipos en el trabajo , solamente que ahora el objetivo no es una calificación: es dinero, poder, aprobación o incluso la conservación del sustento familiar. No es tan divertido como en la escuela.

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el noviembre 21, 2011 en Adolescencia, Biografía, Educación, Familia, Infancia y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Quizás sea por eso que siempre preferí el trabajo individual y hasta hoy lo prefiero, siempre hay uno que se esfuerza más que todos y eso no es justo.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s