Maquillaje

Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.

Nicolás Maquiavelo.

En la reciente entrega de premios de la academia (Hollywood no TV Azteca) me alegró mucho -y sorprendió-  que el premio a la mejor actriz haya sido para Meryl Streep, que para estas alturas ya debería tener como mínimo otro, su película solamente ganó otro premio: maquillaje. Y como también vi el previo en la alfombra roja siempre lleno de comentarios sobre el vestuario y la apariencia consideré pertinente dedicar esta entrada al maquillaje.

Los cosméticos han existido hace mucho tiempo, los egipcios  se pintaban los labios usando una mezcla de tierra y óxido de hierro,  los griegos que usaban el yeso y la harina de haba para blanquear la piel, en mesopotamia usaban tintura hecha de lapis lazuli para los ojos y teñían sus cejas de negro,  los árabes con los aceites y perfumes. Durante la edad mediase usaba la belladona para embellecer los ojos, es un alcaloide que ocasiona que  las pupilas se dilaten. Lo tóxico de los productos no importaba, lo importante es el resultado final, basta recordar caso de del maquillaje del hombre de hojalata del Mago de Oz, que mandó al hospital a Buddy Ebsen porque contenía polvo de aluminio.

Tengo opiniones encontradas respecto al maquillaje, creo que en realidad son distintas de acuerdo a la persona y al uso, los efectos que tuvo en mí fueron diversos y en algunas ocasiones viví de cerca el proceso de transformación desde el inicio. Otras solamente contemplaba el resultado.

Aquella que vivió en mis récords de los videojuegos tenía tres tipos distintos de maquillaje: para la escuela, para las fiestas y para las reuniones con sus amigas, y éste último era en el que más se esmeraba; pude verla escogiendo cuidadosamente el color de esmalte  que combinara con sus pulseras plásticas, aplicando su black mascara y con los párpados de tonos brillantes y llamativos, el fucsia era frecuente.

Una vez tuve que reponer un lápiz labial, pensé que sería una labor fácil, el nombre del color era pintoresco -¿es esto un pleonasmo?- pero me lancé a buscarlo por cielo, mar  y tierra -¿será que por eso no lo encontraba?- bueno de tienda en tienda, cuando agoté las opciones locales comencé a sospechar que era importado y en aquellos tiempos sin internet no había una fuente de información tan a la mano. Logré encontrarlo, gracias a una pero no le voy a dar publicidad a la marca nombrándola aquí.

A la de tez más pálida la llevaba a su escuela, durante todo el trayecto se esmeraba maquillándose, usando el espejo de vanidad para llegar primorosamente arreglada a su clase, poniendo especial atención en sus cejasd y pestañas porque tenía su rostro pálido, casi traslúcido, entonces usaba un delineador negro, una base de un tono más claro, un toque de color rosa pálido en los pómulos y una cubierta malva en los labios.

La que usaba mis colores favoritos aplicaba sombra en un área mayor que la recomendada en sus párpados, algunas veces brillos en el cabello, y labial con un ligero sabor plástico, no usaba base porque sus escotes eran pronunciados y no usaba maquillaje en esa zona.

A mí me gustan las ojeras -iba a decir que  las ojetes no me gustan, pero hay opiniones encontradas- y siempre se empeñan en cubrirlas, pero también me gusta el color con colores no naturales , los párpados con cálidos y los labios asesinos.

No voy a dar detalles del origen de mi conocimiento sobre el maquillaje, pero hay distintas tendencias, una consiera que existe un ideal y busca utilizar los efectos para que la cara se parezca más a ese ideal, haciendo el rostro más ovalado,  alargando o acortando los labios, cambiando el contorno de las cejas o lo afilado de los ojos, usando corrector ¿están asumiendo que hay algo que corregir? Prefiero mil veces verlo como una oportunidad que permite la exploración de la expresión individual, porque es el equivalente a una prenda pero extendido sobre la piel, que muda diariamente.

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el febrero 29, 2012 en Adolescencia, Biografía, General y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s