Ponga su contraseña

Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo.

Séneca

El origen de la palabra y el uso de la contraseña tiene mucho tiempo, al principio  fue para distinguir a los amigos de los enemigos, para conseguir un acceso privilegiado y, algunas veces, para evitar ser asesinado. En el caso del mundo cibernético apenas comenzó a utilizarse al inico de los años 60s en realidad es poco tiempo.

Mi primer contacto con los passwords fue viendo la película Wargames con el entonces Matthew Broderick —antes de Ferris Bueller’s Day Off— a partir de esa película el password de Joshua fue el más común durante mucho tiempo, yo no necesitaba ponerle password a mi computadora en ese entonces una timex sinclair 1000 con 2K de memoria que no necesitaba protección, pero la primera necesidad de usarlas fue con los juegos.

Una vez de regreso de mi proveedor de copias de respaldo de confianza, me di cuenta, que las copias que me dió no correspondían al juego, el juego preguntaba la letra en determinado pasaje del manual que no poseía. Tendría que esperar hasta la semana siguiente —tianguis de fin de semana— pero la paciencia no es mi mayor virtud, así que me dediqué a buscar desesperadamente la manera de jugar, sí lo conseguí, fue mi primer paso, curiosamente fue mucho antes de aprender a usar las ganzúas.

La primera cuenta ue tuve fue un BBS que accesaba a veloces 2400 bps, luego después tuve una cuenta en la universidad, y después contraté internet, además de todos los sistemas operativos que me tocó instalar en computadoras de familiares y amigos, generalmente me quedaba con la contraseña de administrador porque generalmente se les perdía la hoja donde la habían anotado, me parece que las personas no le prestan demasiado interés. Aún recuerdo una curiosa petición: “no me puedes poner un password que no se me olvide” fue de alguien que bloqueó su cuenta 30 veces seguidas.

Cuando estaba en la facultad de Ciencias, tomé la materia más avanzada que había, al final terminé en malos términos con el profesor porque, además de ser medio pedante, tuvimos una discusión cuando le ofrecí los programas que íbamos a ver durante el curso en c —los íbamos a hacer en pascal— lo hice para contribuir con la clase pero el pensó otra cosa, esa enemistad repercutió un tiempo después cuando él fue nombrado director del centro de cómputo, y el servicio que recibí el taller de matemáticas era deficiente, para colmo de males fue la primera vez que olvidé mi contraseña, y tenía que pedirle a él que la cambiara. Afortunadamente una amiga me hizo el favor y no tuve que verle la cara, pero ahí decidí que no volvería a olvidar un password.

El número de cuentas que tengo ha crecido en serio, no solamente la diversidad de correos que he tenido: hotmail, yahoo, softhome, netscape, iname, terra, gmail; también están los diferentes servicios como icq, irc, hi5, twitter, facebook o los blogs:  livejournal, blogger, wordpress y otros diversos como last.fm. pinterest, ask.fm, about.me, photobucket, instagram y además los de compras como amazon, cdbaby, ebay, mercadolibre. A esto le tengo que sumar unos 40 que uso regularmente en el trabajo y las cuentas de banco, pines de las tarjetas, portales financieros y declaraciones de hacienda pero consigo recordarlos,

El sábado pasado tuve que trabjar, algunas veces consigues avanzar mucho más cuando no hay interrupciones, en esta ocasión además llevaba a cuestas una carga extra de energía acumulada y cierta tensión, para sorpresa no muy agradable estaban haciendo arreglos a la oficina, con maquinaria ruidosa y toda la cosa:

Recibí una notificación para cambiar la contraseña de mi correo, aún quedaban unos 10 días pero apreté el botón intempestivamente, así que la cambié mientras mi mente estaba en otro lado, al final no conseguí descubrir el password que había puesto, porque el que yo pensé que puse no era, yo creo que cometí un error con las mayúsculas, finalmente tuve que pedir al grupo de soporte para que lo resetearan, pero hasta el lunes. Parece que como mi perfil fue creado en México y jamás había pedido este servicio no pudieron hacerlo, tuvieron que pedirle a soporte global, es decir alguien el la India, y se tardó 8 horas, esa falta de correo me permitió avanzar en el trabajo pendiente pero rompió mi racha sin olvidar una contraseña.

La última vez que estuve a punto de olvidar una fue cuando saqué mi firma electrónica avanzada, la puse en hacienda y no encontraba el usb que me habían dado así que no la usé por mucho tiempo, hasta que un día lo descubrí en el fondo de la lavadora, la informacion estaba intacta y me tomó casi una hora recordar la contraseña que había puesto pero finalmente la recordé. Resulta sorprendente la cantidad de cosas que confiamos a esta serie de caracteres, mínimo 8 y si tiene combinación de letras mayúsculas, minúsculas y símbolos mejor.  Y también los datos que tendría que dejar a alguien en caso de algún accidente fatal, ya estoy trabajando en un mecanismo para hacerlo porque los servicios existentes aún no me convencen.

Siempre me ha gustado coleccionar en la memoria datos irrelevantes, aunque las contraseñas que utilizo —sí son diferentes para cada cuenta— no son irrelevantes, sí están compuestas por combinaciones bizarras de letras, números y símbolos; algunas veces relacionadas con la aplicación pero otras con lo que sucede en el momento. No creo que la información que protegemos sea tan importante —pero seguro es necesaria— como para no dejarla a resguardo, o ¿será que no podemos confiar en las demás personas —parece que no.

Las veces que he buscado la manera de burlar algún tipo de seguridad me ha interesado mucho más el proceso que la información resguardada, incluso recibí una petición para violar el password de un documento oficial en un lugar de trabajo.

¿Por qué los corazones no tienen password?

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el octubre 24, 2012 en Adolescencia, Amigos, Biografía, Brasil, Educación, Universidad y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s