el que revira gana

La vida es un juego del que nadie puede en un momento retirarse llevándose sus ganancias.

André Maurois.

En algunos juegos de apuesta, en especial en el póquer, existen algunos criterios de desempate cuando las manos son idénticas —ojo, no estoy hablando de que las cinco cartas con del mismo valor— lo más conocidos son el palo de la carta mayor —sin albur— el orden descendente es espadas, corazones, diamantes y tréboles; y el otro criterio fue el último que apostó (o que hizo un revire). Claro que como ahora todo es Texas Holden ya todos están acostumbrados a repartir el pozo. Como dato alternativo en la legislación electoral de Texas se considera aceptable el desempate en la elección “echando suertes”.

El miedo es una reacción fisiológica ante un peligro, es un mecanismo de defensa que preparaba al ser humano para huir o pelear, por eso parece que se palidece el rostro —así hay menos sangre en caso de una herida— se detienen procesos menos importantes como la digestión, el corazón comienza a trabajar más rápido y la adrenalina corre preparando los músculos, las pupilas se dilatan permitiendo una mayor recopilación de información. Todo esto sucede automáticamente, sea ante un peligro físico o psicológico, real o imaginario. Aunque es muy útil evolutivamente, puede resultar contraproducente ante lo psicológico o lo imaginario.

Algunas veces ese miedo nos paraliza, nos impide reaccionar o nos hace imaginar escenarios catastróficos que nos detienen nuestras acciones. Como si en verdad supiéramos lo que va a suceder, o peor aún como si las cosas fueran a cambiar sin nuestra intervención.

A pesar de los innumerables recovecos que he recorrido durante mi vida, ahora que hago una evaluación general creo que me he mantenido a cierta distancia de algunas situaciones a manera de defensa, evitando dolorosas confrontaciones, o más que dolorosas desalentadoras, porque es me es mucho más fácil enfrentar el dolor que la desesperanza. Es difícil enfrentar los miedos, no quiero engañarme al respecto y se que he intentado animar a muchos a enfrentarlos y ya es tiempo que haga lo propio.

Quizá lo primero que necesito cambiar es mi reticencia a pedir ayuda, tengo esta costumbre de intentar resolver todo, este complejo de habitante del olimpo me tiene cansado, algunas veces me siento en verdad agotado parte de estas actitudes son para evitar mirar de frente lo que tengo que resolver.  Voy a dejar de dar rodeos de estar poniendo una distancia artificial con los fantasmas que aún me habitan.

Mejor comenzar inmediatamente porque esto sí me va a costar harto trabajo #HeDicho

Image4

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el mayo 16, 2013 en Biografía, Brasil, General y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. La mejor forma de vencer los miedos es enfrentandolos sin duda, suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s