Archivos Mensuales: junio 2013

#VemPraRua

“Não vi Pelé e nem quero ver Neymar. Quero ver o Brasil mudar.”

Frase de las protestas

Algunas personas me han preguntado acerca de lo que está pasando en Brasil, antes de abordar el tema quisiera dar unos datos que pueden ayudar a poner en contexto lo que está pasando, el país tiene casi 200 millones de habitantes, siendo sexto país más poblado y el quinto más grande en extensión territorial, es un país fútbolcentrista: la primera vez que hablé al servicio de soporte de mi compañia de cable/teléfono/internet contestó una grabación diciendo: si es algo relacionado con un partido de fútbol, marque 1; en las tiendas de videojuegos hay una categoría de fútbol separada del deportes y el miércoles 26 de junio fue declarado feriado en Belo Horizonte porque iba a será el partido entre Brasil y Uruguay.

Aproximadamente un 40% de la población y 50% de la riqueza se concentra alrededor de los estados de Rio de Janeiro, Minas Gerais y São Paulo. Aunque el mayor ingreso per cápita está en la capital Brasilia donde se concentra el gobierno. El mercado financiero se transformo bajo el mandato de Lula en apenas algunos años logró llegar al cuarto lugar por volumen el mercado de accionario y llegando a ser considerado como una promesa dentro de los países emergentes, y con los próximos eventos del mundial y las olimpiadas todo indicaba que tenía su camino pavimentado para el para el primer mundo.

Existen numerosos contrastes sociales en el país, escasez de médicos, retraso en la educación y transporte juntos con una alta tasa impositiva, el ambiente que percibí al llegar era de mucha inconformidad, escuchaba numerosas quejas de todo mundo sin percibir las ganas de hacer algo por cambiar la situación, una especie de apatía.  Pero hubo diversos factores que confluyeron.

Hubo una serie de escándalos respecto al compro de votos en el congreso llamado el mensalão, entre otros respecto a la corrupción. El diputado federal João Campos mandó una iniciativa de ley que permite el tratamiento psicológico de la homosexualidad —conocido como “cura gay”— la propuesta fue apoyada por el presidente de la comisión de derechos humanos Marco Feliciano que es un pastor de una iglesia ligada a la asamblea de dios. También salieron a la luz los gastos de la tarjeta de crédito corporativa de la presidenta: apenas unos 60 millones de reales.

Cuando elevaron las tarifas del transporte en muchas ciudades del país hubo una reacción de indignación de parte de la población y comenzaron las protestas, pensando en que querían sacar más para la copa confederaciones.

Aquí en São Paulo fueron en lugares donde se concentra en los que confluyen diferentes rutas de transporte, comenzaron marchas de protesta que fueron reprimidas por la policía, generalmente con las llamadas bombas de efecto moral, bajo una cobertura sesgada de la cadena televisiva predominante. Curiosamente esta cobertura cambió de tenor conforme el movimiento fue avanzando. Ahora todos estaban a favor de las protestas pero en contra del vandalismo. Quieren mantener ignorante y pobre al pueblo, lo hacen enojar y luego se asustan —nota del editor.

En Río de Janeiro las protestas fueron más combativas, y ser vieron empañadas por mucho actos de pillaje y vandalismo como un ataque a una concesionaria de automóviles al parecer por habitantes de la famosa favela Ciudade de Deus, al menos los participantes que escuché fueron más argumentativos.

En la ciudad de Belo Horizonte la edad de los manifestantes era, en promedio menor, incluso la radio estaba invitando a los padres de familia a hablar por teléfono a sus hijos para que dejaran las protestas, al día siguiente vi a los policias dialogando con los parroquianos respecto al día anterior, algunos explicando la postura.

Ahora me he mantenido a una mayor distancia que antaño, porque, además de ser extranjero acá nadie me puede sacar del tambo. Pero sí he estado a tiro de piedra y hablado con los manifestantes. Me gustaría que esto se contagiara por todo el continente.

días no tan padres

No ganamos porque perdimos

Ronaldo

El fin de semana pasado, fui a conocer el estadio Maracanã y el próximo fin voy a conocer el estadio de Belo Horizonte.La última vez que asistí a ver un partido de fútbol de la selección mexicana también fue un día del padre nada más que ya han pasado un número perfecto de años desde entonces. Los colores del equipo rival también eran coincidentes como los de los italianos, pero el resultado en aquella ocasión fue diferente.

También entonces tenía un padre con quien festejar aunque entonces no me prestaba demasiada atención, ahora casi todas mis figuras paternas han desaparecido, si además junto esto com las escasas posibilidades de tener hijos ocasionan que el festejo del día del padre se haya diluido demasiado. Lo que no quiere decir que lo olvide o no le preste atención, simplemente que no tengo a quién festejar ni por quién ser festejado. Entonces los resultados de la selección en esta tierra del fútbol no me afectan en realidad sin importar la burla de mis colegas, lo que sí me ha molestado es dolor lumbar herencia de un juego de fútbol que se agrava al hacer algunos movimientos inusuales pero que a alterado mis actividades.

Mi lavadora se descompuso y como no estaré fines de semana consecutivos no la podré reparar, además estoy reparando en que el costo de esta tercera reparación ya superará el costo de una nueva, quizá sea una señal de que debo cambiarla, pero tampoco tengo muchas ganas de tomar decisiones. Como la de comunicarme con una ex las semana pasada y googlear a un par más algo que no me trajo beneficios, solamente hizo que me lamentara literalmente.

El trabajo ha estado un poco más abundante que en general, mis posts en los blogs están atrasados, la música un poco ausente y el gran parte del tiempo fuera de foco, mis pertenencias andan se pierden y mi timing está ausente y muchas otras cosas no están de lo mejor pero lejos de ser una señal apocalíptica son los símbolos de que todo va a cambiar, ya estoy en la cuenta regresiva y todas esas cosas representan la resistencia al cambio, parece que alguna parte de mí que no desea cambiar, que está presa de la inercia, que se aferra como defensa quizá porque es otra forma de adiós, la única diferencia es que la despedida es de una parte de mí, hábitos, comportamiento, vicios, obsesiones y costumbres.

de sangre pesada

Es el miedo, el miedo con sombrero negro escondiendo ratas en mi sangre, o el miedo con labios muertos bebiendo mis deseos.

El Miedo – Alejandra Pizarnik

Cuando era niño y había mucho calor la nariz solía sangrar profusamente dificultando la limpieza de mi ropa y obligándome a poner un trapo húmedo sobre la frente y un tapón en la nariz hasta que se calmara, cuando iba junto mi amigo Felipe a las tortillas —hasta la esquina de Apaches y Escuela Naval Militar siempre regresaba con la camisa manchada pero con las tortillas intactas, luego me quedaba en su patio con la cabeza bajo el grifo y dejando correr el agua durante varios minutos, disfrutaba mucho de esto, algunas veces cuando estaba en la casa y pasaba lo mismo mejor me bañaba, así dejaba que fluyera simulando la escena de Psicosis. Más que molestarme fue algo que siempre disfruté, cuando alguien me preguntaba el motivo siempre decía que tenía demasiado hierro en la sangre y necesitaba drenar un poco y estaba en lo cierto.

El alcohol es un catalizador que aumenta los niveles de absorción del hierro, Basta imaginar lo contrario de la anemia en una persona contraria a una abstemia, puede resultar en una combinación nefasta.

Estas noticias que vienen en forma de análisis clínicos pueden ser interpretadas de diversas formas, una de ellas es la verlo como un heraldo de la muerte, una sentencia a una vida no planeada, una condena a sustraerse de los placeres de la vida. El futuro pavimentado de burlas como “ya es hora de la pastura”, “ahora serás conductor resignado”, “ya bebo más que tú”, o quejas de que ya no podré brindar con ellos o simplemente una mirada por encima del hombro. Como si no bastara ya esta sensación de estar defectuoso con la que he convivido toda mi vida, ahora además tengo la confirmación clínica. Estoy consciente de que es una consecuencia de los enormes y cotidianos excesos, creo que muchas de mis exageraciones fueron para desviar la atención de los defectos de mi persona —que yo sentía inmensos— y que necesitaba erguir una barrera del mismo tamaño para mantener a las personas a una distancia que me impidiera horrorizarlos, no sabía que —contrario a lo que pensaba— no hacía ningún bien a nadie; esta situación  podría verse como el justo castigo a la vida disipada, pero ya es demasiado tenerme a mí de juez.

Cuando bebía sentía una necesidad de vaciar el vaso, de hacerlo desaparecer de un solo trago, porque quería acabar con ese sentimiento, porque necesitaba poner distancia inmediatamente, como si ver las cosas desde una perspectiva externa me permitieran hacer a un dejar incólume  mi lastimoso y herido espíritu, pero era infructuoso lo único que lograba era quedar inmerso en divagaciones que me hacían pensar en que mi lugar era fuera de este mundo. Pero mi vida no terminó en la fecha que tenía en mente y llegó el tiempo de decidir el rumbo que quiero tomar.

También estas noticias son una oportunidad de cambiar, de destruir los viejos esquemas, de abrazar por completo la torre que es destruida por un rayo. Recibí la última llamada a la función pero aún a tiempo para tomar el papel que en verdad quiera interpretar en mi vida, soltando las costumbres adquiridas bajo una falsa luz, apegándome apenas a lo esencial, a lo que estoy dispuesto a pelear con lo que me queda, ya estuvo bueno de gastar la pólvora en infiernillos, no solamente hay que elegir con cuidado a los enemigos, también las tareas cotidiana, basta de dejar que los actos negligentes me destruyan.

No puedo dejar de lado los recuerdos,así que dejo esta canción.