tengo que ir al banco

De Levante a Poniente, el dinero es un señor omnipresente.

Refrán poco conocido

La primera vez que tuve contacto con el banco fue para acompañar a mi mamá a hacer unos pagos, aunque muy cerca de casa de mi abuela Chuchita había un banco que era un oceáno de posibilidades nosotros íbamos a otro que tenía una sucursal en Calzada de la Viga, donde aprovechaba para tomar fichas de depósito que luego vendía en la primaria, porque tenían papel calca, todo un lujo en aquellos tiempos.

Cuando ya tenía edad suficiente para ir a pagar me mandaban, ahora a una sucursal en Miguel Ángel de Quevedo a pagar algunas tarjetas, en una ocasión mientras llenaba la ficha de depósito en las mesas que ponían para ese efecto con una pluma colgante que jamás tenía tinta. Puse la tarjeta junto a la base de la pluma y copié el número en la ficha, di un par de pasos cuando me di cuenta que no llevaba la tarjeta, cuando giré para tomarla ya se la habían llevado, afortunadamente ahí tenía el número y conseguí cancelarla sin que hubiera una pérdida.

Mi primer tarjeta de crédito fue tenía el logo de la desaparecida tienda Gigante, ahora convertido en Soriana, y me los puntos de consumo me los devolvían en vales de la misma tienda, y algunas veces ofrecían meses sin intereses -una trampa mortal-obtener una se fue tornando cada vez más fácil, pero cancelarla es una tarea complicada, digna de los trabajos encomendados a Hércules, solamente en una ocasión  no tuve que recibir pretextos, pudieron poner gran oposición porque la razón para cancelar era contundente, además de estar acompañada de un acta de defunción de mi padre.

El primer banco que tuvo un cajero automático en México es el mismo al que acudí en una ocasión que no disponía de efectivo, fui a un cajero que está en  Galerías Coapa, cuando todavía se la tragaban completa -la tarjeta- mientras esperaba la cuenta del dinero se fue la luz y la pantalla se apagó, tuve que esperar pacientemente a que se restableciera la energía y se reiniciara el cajero, para mi fortuna mi tarjeta fue expulsada, pero no el dinero, negligentemente intenté sacar dinero nuevamente pero el incidente se volvió a repetir, pero la segunda ocasión no apareció mi tarjeta. Tuve que llenar una solicitud para que los fondos me fueran depositados. desde entonces preferí los cajeros en los que la tarjeta quedaba a la vista como en la ex-glorieta de Etiopía ahora Plaza de la Solidaridad.

Cuando saqué mi cuenta maestra fue en la misma sucursal donde cobraban los de Secretaría de Marina, también del primer banco que puso sillas y dio turnos, siempre tomaba 2 turnos y me sentaba a leer, cuando ya se acercaba el número buscaba a alguna persona que necesitara pasar rápido y le daba el turno extra, porque era una oportunidad que te brindaba esa espera. En una empresa me pagaban con cheques del mismo banco, pero no lograba que sus cheques pasaran en firme porque había un problema con las firmas, estoy casi seguro que era a propósito para jinetear el dinero al menos un día más, la única solución era ir directo a la sucursal de San Jerónimo, que siempre estaba llena aunque tenía la ventaja de que abrían los sábados. Por eso cuando comencé con la banca electrónica mis visitas a las sucursales se minimizaron, todo lo que pudiera hacer en línea lo hacía.

Y en este mismo banco he hecho las primeras transferencias internacionales ahora que ando viviendo en Brasil, donde además de la comisión me la dejan caer doblemente en el tipo de cambio, primero de reales a dólares y luego a pesos. Por estos lares el uso del dinero electrónico es mucho más difundido, casi todo se paga con tarjeta, pero esos sí si pensaba que se manchaban allá con los intereses aquí está peor.

Pero ya sabíamos que los bancos no son precisamente las hijas de la caridad.

file0001260769566

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el julio 25, 2013 en Adolescencia, Argentina, Biografía, Infancia, México y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s