Archivos Mensuales: septiembre 2014

toco sin ver

Sin riesgo no se hace nada grande y memorable.

Terencio

La viuda se juega con una baraja americana, generalmente cuando hay más de tres personas y generalmente hasta 9 —hay variantes con 2 barajas pero requieren cuidado— y es una variante de póquer donde el objetivo del juego es no perder. Se reparten 3 tókens/fichas/frijoles que serán como el número de vidas pero que se les llama hijos  —se les llama así quizá por su carácter finito e irremplazable y porque terminan yéndose– y en cada ronda se reparten cinco cartas a cada jugador y se reparten cinco al centro —ese conjunto de cartas es llamado la viuda, hay que recordar que uno reparte cartas a la viuda antes que a uno mismo— entonces la persona que esté a la derecha del que repartió las cartas comienza.

Cada persona puede elegir entre: pasar (i.e. no hacer nada), tocar (los jugadores tienen un turno más y acaba el juego), cambiar todo el juego (dejando sus cartas boca arriba) o, en caso de que alguien haya cambiado antes todo el juego puede cambiar solamente una carta, el perdedor tiene que poner en el centro uno de sus hijos, el número de hijos representa la carta que será el comodín.

El juego lleva mucho más de suerte, pero existe una estrategia basada en observar a los demás jugadores, y no solamente hablo de prestar atención a las cartas que cambia —que toma y que deja— también si tiene la mirada fija en alguna carta, si hace algún gesto cuando alguien toma una carta, o el tiempo que tarda en decidir su movimiento.

Algunas personas se emocionan con juegos altos, gastando su fortuna en pequeñas batallas, otros se quejan de su mala suerte, algunos más se lanzan como buitres a las cartas, lo que tienen buen juego respiran tranquilos, algunos demasiado ufanos, ansiosos de mostrar lo que les tocó. Algunos tocan más que otros y generalmente se escucha una queja inmediatamente después. Es un juego divertido, no tan esforzado.

Cuando el que se sienta a mi izquierda reparte invariable mente hago la misma jugada: toco sin ver las cartas. Algunos se preguntan la razón detrás de este comportamiento, existen diferentes teorías al respecto:

Unos dicen que confío demasiado en mi suerte, que soy una persona afortunada y que eso se va a manifestar en el resultado de las cartas. Otra teoría afirma que tengo ciertos poderes para manipular las cartas, para mover el universo, que ese es el motivo de mi usuario de twitter. Otros piensan que es simplemente cuestión de probabilidad, También podría ser que no me gusta el juego y quiero que se acabe más rápido; quizá el juego que me toque sea algo equivalente a una tirada de tarot a una muestra del estado del universo.

DSC03147

Claro que también existe la posibilidad de que todo o nada sea cierto.

Domo arigato Mr. Roboto

cada vez hay más gente que quiere ser escritor pero no quiere escribir

Rodrigo Fresán

En una reunión surgió el debate de cuál sería el robot perfecto, las discusiones se volvieron bizantinas me parece que debido a la hora y a el heterogéneo estado de los participantes.

Existen diversas referencias previas a la aparición de la palabra robot —acuñada por  Karel Čapek en la obra de teatro RUR (Rossum’s Universal Robots)— yo me referí al Gólem, y expliqué que para mí era muy importante que pudiera ser apagado o desactivado, la leyenda cuenta que para darle vida escribieron Emet —verdad— en su frente y al borrar la primera letra y dejar solamente met —muerte— el gólem se desactivaba. Como para mí es prácticamente imposible apagarme entiendo lo catastrófico que puede resultar no poder apagar algo que sale de control. Haciendo referencia al mismo Borges tiene un poema en el que lo menciona y cuya última frase ¿Quién nos dirá las cosas que sentía Dios, al mirar a su rabino en Praga? nos recuerda que la creación de entes obedientes nos hace pensar que somos Dioses.

Durante la misma reunión se mencionaron insistentemente la Matrix, los Evas de Evangelion y Skynet. Uno de los temas recurrentes era la dependencia que nosotros tenemos de los robots y el otro era que la humanidad debería ser destruida. Creo que esto refleja más el ánimo general, hay una idea de que la humanidad es un desastre, creo que es una forma no muy humilde de reconocerse lleno de fallas. es mucho más fácil esconderse dentro de la humanidad diluyendo la culpa. La fascinación de los presentes por Rei Ayanami arroja una luz cegadora sobre las relaciones interpersonales, sobre el sufrimiento que nos acompaña permanentemente y la atracción que los marginados/parias/freaks/outcasts/retraídos/creeps también eso contribuye a la excitación que provocó el tema. No recuerdo que mencionaran la ley cero de la robótica, y menos que se hubiera una comparación con la ley cero de la termodinámica.

No puedo dejar de admitir que sentí una gran decepción tras la victoria de Deep Blue sobre Kasparov, encontrar ridículo al B9 de perdidos en el espacio, encontrar tantos matices en los ambivalentes robots de la saga de Alien + Prometheus, o pensar en la magistral intervención de HAL 9000 o incluso en la Reina Roja

  Pero nadie habló de otros aspectos del robot: su participación actual en la medicina, en la industria de la confección o mucho más interesante: el arte. Recuerdo una presentación en el festival del mimos de Londres su capacidad histriónica resultó mucho mejor que muchos actores conocidos.

 

Mensajes cifrados

Cuando un hombre y una mujer que se han amado se separan se yergue como una cobra de oro el canto ardiente del orgullo.

Enrique Molina

Luego de lidiar con la escasez de perros en el aeropuerto y un semáforo rojo me dirigí a la ciudad vecina con la intención de llegar antes de la hora acordada para conseguir un token de buena voluntad con sabor cajeta. Luego de pasar la marquesa una luz roja parpadeante anunció un problema con el aceite, apenas conseguí cambiar al carril de la derecha cuando otras luces lo acompañaron dejando la dirección y los frenos apenas funcionales, como apenas un par de kilómetros atrás había dejado el DF no sabía si aún contaba con protección especial del viajero para el hijo predilecto de la ciudad de México, así que puse toda mi atención para no tener ningún accidente fatal. Misión cumplida.

Luego de conseguir un mecánico que diera un diagnóstico funesto para el motor del coche de mi madre hubo que conseguir una grúa que me dejara en mi morada apenas a tiempo para correr, conseguir un token más pequeño pero del mismo sabor y acudir a la hora señalada.

Nunca es fácil afrontar el momento en el que los caminos se bifurcan, descubrir que los deseos que albergas en tu corazón no se realizarán. La tentación de abrazar con fuerza la tristeza y abandonarme se apoderó de mí. Creo que aún tengo marcadas cicatrices de abandono,

Pero el universo intervino mandándome una serie de mensajes cifrados que contenían instrucciones precisas.

  • La biela izquierda
  • Una noche de abrazos y arrullos que no sucedió.
  • Una fiesta a la que no fui invitado
  • La fiesta a la sí fui invitado.
  • El cambio de zapatos
  • Ser excluido a la hora del baile.
  • Hijo que intenta suicidarse
  • Parejas maltratadas
  • Canciones de jazz que viajan
  • Un escapulario
  • Cambios de perfil y estatus en momentos clave
  • La lluvia que inunda reforma.
  • La pregunta añorada: ¿rajas o chipotle?
  • Anillo faltante
  • Baile de graduación
  • Chiles en nogada
  • Plática sobre una posible hija fruto de una paternidad compartida
  • La nata
  • La línea 12 del metro
  • Amigos que van como de rayoPareciera que el decifrarlos es simple, no lo es tanto; las instrucciones son las siguientes:

    No te abandones más, presta atención a lo que sientes, reconoce lo que necesitas, pídelo, búscalo. Sigue el camino que te haga feliz

wpid-20140908_195320.jpg

 

 

Vacío vital

Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla, la muerte les fermenta detrás de los ojos, y ellos caminan, lloran hasta la madrugada en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Los amorosos – Jaime Sabines

El universo odia el vacío, no en balde la expresión horror vacui —aunque Pascal se haya puesto mamón— pero aún en el espacio cualquier pedazo elegido al azar contiene aunque sea algunas partículas de polvo, minúsculas pero siempre hay algo. Dicen que el vacío absoluto es imposible #dicen.

Cuando un gas encuentra un recipiente vacío se expande hasta llenar todos los huecos, es como si no se pudiera soportar ver esa ausencia en los recipientes. Quizá esa parte física sea análoga a lo que sucede en otras áreas de la vida. Como el barroco en el arte donde la abundancia tapa llena todos los espacios sin dejar vacíos a la vista.

Algunas personas entienden ese vacío como la soledad, algunas veces en alguna parte pequeña como necesitar a alguien para ir al cine, comer o ir a una fiesta. Pero hay otros casos donde prefieren ser violentados a estar solos, otros prenden las luces, abren las ventanas o llenan los espacios con mensajes en el celular. El vacío interior se puede confundir con hambre e intentar llenarlo con comida cuando lo que se necesita es afecto, beber para callar el vacío que grita de desesperación, o aspirar algún estimulante que nos permita seguir a pesar del vacío de energía.

Los recipientes necesitan estar vacíos para llenarse, y como nos enseña el modelo de la urna de Ehrenfest este cambio será mucho más rápido al principio y más lento cuando se vaya estabilizando. Eso debería ser suficiente para no llenarnos de pánico al enfrentar ese cambio.

La explosión de una supernova puede convertirse en un agujero negro, que nada va a llenar, cuya enorme gravedad con la que jala las cosas se parece al desesperado intento de mantener las cosas cerca de nosotros, como si el vacío interno arrastrara con todo.

#Nota: Un foco necesita de ese vacío para que la resistencia ilumine en lugar de quemarse.

20121228_170704