toco sin ver

Sin riesgo no se hace nada grande y memorable.

Terencio

La viuda se juega con una baraja americana, generalmente cuando hay más de tres personas y generalmente hasta 9 —hay variantes con 2 barajas pero requieren cuidado— y es una variante de póquer donde el objetivo del juego es no perder. Se reparten 3 tókens/fichas/frijoles que serán como el número de vidas pero que se les llama hijos  —se les llama así quizá por su carácter finito e irremplazable y porque terminan yéndose– y en cada ronda se reparten cinco cartas a cada jugador y se reparten cinco al centro —ese conjunto de cartas es llamado la viuda, hay que recordar que uno reparte cartas a la viuda antes que a uno mismo— entonces la persona que esté a la derecha del que repartió las cartas comienza.

Cada persona puede elegir entre: pasar (i.e. no hacer nada), tocar (los jugadores tienen un turno más y acaba el juego), cambiar todo el juego (dejando sus cartas boca arriba) o, en caso de que alguien haya cambiado antes todo el juego puede cambiar solamente una carta, el perdedor tiene que poner en el centro uno de sus hijos, el número de hijos representa la carta que será el comodín.

El juego lleva mucho más de suerte, pero existe una estrategia basada en observar a los demás jugadores, y no solamente hablo de prestar atención a las cartas que cambia —que toma y que deja— también si tiene la mirada fija en alguna carta, si hace algún gesto cuando alguien toma una carta, o el tiempo que tarda en decidir su movimiento.

Algunas personas se emocionan con juegos altos, gastando su fortuna en pequeñas batallas, otros se quejan de su mala suerte, algunos más se lanzan como buitres a las cartas, lo que tienen buen juego respiran tranquilos, algunos demasiado ufanos, ansiosos de mostrar lo que les tocó. Algunos tocan más que otros y generalmente se escucha una queja inmediatamente después. Es un juego divertido, no tan esforzado.

Cuando el que se sienta a mi izquierda reparte invariable mente hago la misma jugada: toco sin ver las cartas. Algunos se preguntan la razón detrás de este comportamiento, existen diferentes teorías al respecto:

Unos dicen que confío demasiado en mi suerte, que soy una persona afortunada y que eso se va a manifestar en el resultado de las cartas. Otra teoría afirma que tengo ciertos poderes para manipular las cartas, para mover el universo, que ese es el motivo de mi usuario de twitter. Otros piensan que es simplemente cuestión de probabilidad, También podría ser que no me gusta el juego y quiero que se acabe más rápido; quizá el juego que me toque sea algo equivalente a una tirada de tarot a una muestra del estado del universo.

DSC03147

Claro que también existe la posibilidad de que todo o nada sea cierto.

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el septiembre 24, 2014 en Biografía, Energía, juegos, Magia y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s