el teatro de la vida

 La vida es como el teatro, unos pocos son actores y la mayoría son espectadores que juzgan y critican a los que viven.

Hector Tassinari

Primer acto:

Durante uno de los días del amanecer de los funestos noventas, estaba dormido en la biblioteca del Colegio de México, cuando amablemente el cuidador me fue a decir que estaba prohibido dormir, así que me despabilé y fui a buscar otro lugar más alejado para dormir, fui donde había libros por acomodar, donde hay trabajo la gente no se acerca demasiado, y encontré una foto de la alfabetización de adultos. Y por primera vez tuve presente el tema, y casi inmediatamente se volvió a presentar.
Caminando por la calle de República de Argentina, entre vendedores de elotes asados, hot-dogs baratos y discos piratas vi a una señora, vendiendo chicles y haciendo su tarea (unas planas de las vocales), por un momento sospeché que le estaba haciendo la tarea a su hija, así que le pregunté. Orgullosa me contestó que algunas veces su nieta le ayuda con su tarea.
Tiempo después mi abuela se dedicó a terminar su primaria, ayudada por mi abuelo que se quedó en el segundo grado, admiro su determinación pero no la forma en que empezó a tratar a mi abuelo después obtener su diploma.
Y se siguió con la secundaria.

Segundo acto:

Asistí un par de veces a una peregrinación de Salamanca a San Juan de los Lagos, son aproximadamente 240 kilómetros, que mi familia recorre en 6 días, mi familia materna le guarda particular devoción a esta virgen que, según dicen, no fía. Son muy malos pagadores, pero al parecer en la fe es en lo único que sí cumplen, el único problema es que a veces prometen por alguien más, ofrecen llevarte si te salvas, y tienes que cumplir o te castiga.
El camino comienza caminando al lado de la carretera, luego sobre las vías, y de nuevo sobre carretera hasta llegar a la mitad. Después se atraviesa el Cerro de las Cruces y se rodea el Cerro de la Mesa, todo de acuerdo al terreno, en algunos lugares (sobre todo al principio) te venden agua adicionada con minerales (tierra) y no tienes más remedio que comprarla o té de Cuachalalate, muy bueno para la gastritis pero sabe horrible, en especial cuando es tu único desayuno. Pero ya cerca de San Juan te regalan comida, agua, naranjas, té de canela; todo esto lo hacen personas que están agradecidas de los milagros recibidos.
El trayecto de Irapuato a León, específicamente cuando se camina al lado de la autopista, la resistencia mental se pone a prueba, es la parte más pesada de todo el trayecto, porque es un camino recto, de subida, y bajo los rayos del sol, además, cuando se llega al aeropuerto, contrariamente al pensamiento natural, todavía faltan por lo menos tres horas de camino, la primer vez que lo recorrí me desesperé y me detuve, ya no quería seguir caminando, no le encontraba sentido (qué sentido tiene para un peregrinación para un apóstata), y no era tanto el cansancio físico como el mental. Y me senté con la desesperación rodeándome, cuando se acercó un viejo de bastón a pedirme agua. Al ver los pasos minúsculos que daba, y el gran esfuerzo que hacía para caminar y todo el trayecto que le faltaba, me sentí avergonzado, le di agua, me callé y seguí caminando.
Ya en la iglesia,  fui a ver con respeto los ex-votos.

Tercer acto:

Acompañé a mi padre a comprar la base de una máquina de coser, la base era de doña Jose, que era la única costurera que conocí capaz de igualar las velocidades de over de mi abuela.
Ella trabajó 30 años en la zaga, y cuando pudo compró una máquina para trabajar además desde casa, siempre terminaba los trabajos a tiempo, esa era una cualidad sumamente apreciada en el medio, con todo lo que ahorraba y con el infonávit de su empleo pudo comprarse una casa en la colonia Valle del Sur.
Después me enteré de la razón por la que estaba vendiendo la base de la máquina, ella estuvo enferma unos meses, hospitalizada en la clínica de los venados, estando hospitalizada su hija aprovechó para obligarla a darle su herencia con anticipación, además de empeñar su máquina de coser, y olvidar el refrendo. Así que, cuando la fui a ver, ella estaba vendiendo lo que le quedaba de sus cosas, iba a rentar un cuarto en algún punto del cerro de la estrella e iba a volver a trabajar en algún lugar de Vallejo, iba a comenzar de nuevo, casi desde cero.
Yo me sentía como el malo de la película aprovechando la situación desafortunada, aunque no tan manchado como su  hija, o mejor dicho la hija de la chingada que tiene como hija. No hice nada por ella pero sí aproveché doblemente la situación.

Desenlace

Hay una lección escondida detrás de este teatro, y no es dejar de meterme en lugares extraños sino que en nunca es tarde para empezar, ya sea hacer un cambio, iniciar un viaje, realizar un plan, que la dificultad de la empresa no nos detenga, eso es miedo.

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el noviembre 28, 2014 en Abuela, Abuelo, Biografía, Familia, padre y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.