Archivos Mensuales: diciembre 2014

Fiestas decembrinas

Yo me atraco de jamón y el envidioso sufre la indigestión

Refrán

Cuando era muy niño durante esta temporada siempre me preguntaba lo que serían las “cembrinas” porque escuchaba “fiestas de cembrinas” por todos lados. Nunca me animé a preguntar, lo entendí poco tiempo después cuando aprendí a leer. Recuerdo mucho aquella primera visita al mercado de la 201 en época navideña, en pagar con un billete nuevo y azul y recibir mucho cambio —esto antes de que naciera mi hermana y durante plena crisis petrolera— ese día encontré una moneda en el piso —una de veinte centavos de cobre— como para coronar un día de suerte.

Las posadas las disfruté hasta la adolescencia, de niño me concentraba en mantener la vela prendida durante la procesión, el ponche era una bebida demasiado caliente para mi gusto, debido a mi estatura y a que en esa época todas las piñatas eran de barro, nunca me tocaba pegarle a la piñata, solamente me dedicaba a recoger cacahuates, jícamas y cañas. El tiempo pasó y las posadas a las que iba fueron otras donde las piñatas ahora contenían Dalton 14 para satisfacer al público fumante, sin embargo una de las cosas que cambió sin que logre ubicar el tiempo exacto fue lo que se cantaba lo que se solía cantar “Dale, dale, dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes pierdes el camino, dale, dale dale, no pierdas el tino mide la distancia que hay en el camino”  en algún momento la segunda estrofa pasó a decir “Ya le diste uno, ya le diste dos, ya le diste tres y tu tiempo se acabó”, yo creo que eso se debió al cambio a las piñatas de cartón.

La escena típica de navidad es el pavo —un guajolote al horno– aunque eso no era tan frecuente en la familia, generalmente había bacalao —a la vizcaína casi la única forma en que lo comemos— ese le gustaba a mi mamá en particular para después hacer tortas de bacalao, también había romeritos o pierna al horno generalmente acompañada de ensaldas o bien de manzana o de zanahoria rallada con piña. —este último plato es el que solíamos comer mi tío Mundo y yo— en año nuevo, como diciembre es la época más ocupada del comercio en un principio iban a comprar o pozole o birria en el mercado de Garibaldi. Cuando había pierna o spaghetti de fin de año ese servía para el recalentado viendo los tazones.

Después de la cena de fin de año, siempre salía a la calle, de niño a jugar —fútbol americano generalmente— y en la alcoholescencia a dejar un rastro de botellas en la calle, entre música pláticas y bromas, y algunas visitas para dar el abrazo —se usaba de pretexto— pero siempre terminábamos en la calle.

La anticipación que impedía dormir el día de reyes se fue disolviendo con el tiempo, pero el antojo de rosca con chocolate y el alboroto al respecto de cortarla y adivinar a quién le tocaba el niño nunca menguo. El ritual durante mucho tiempo fue hasta en la oficina, ahora en otro país es una de las cosas que extraño.

Supongo que todos tenemos recuerdos semejantes.

 

 

 

 

 

¿Qué le pasa a Lupita?

La Guadalupana bajo al Tepeyac

La Basílica de Guadalupe está edificada sobre el cerro donde se apareció por primera vez el 9 de diciembre de 1531 —se celebra el 12 porque ese día fueron milagros— el pueblo de México es guadalupano, no en balde es un día festivo religioso que es oficial en un estado laico —eso se notó cuando la estación del metro cambió de nombre de Basílica a 18 de Marzo—. La basílica recibe más de veinte millones  visitantes al año, un poco menos de la mitad son alrededor del 12 de diciembre —alrededor de 7 millones van ese día— las limosnas registradas son aproximadamente de 24 millones al año lo que nos deja un promedio de 1.2 pesos de limosna, es un reflejo de la economía de sus fieles son, en su mayoría, de escasos recursos que hacen un gran esfuerzo por ir ese día y el comercio alrededor no les hace la vida más fácil.

El lugar está lleno de historia, desde las capillas de los Indios y del Cerrito, el cementerio donde se encuentran los restos de Xavier Villaurrutia, Gabriel Mancera, Ernesto Elorduy y José María Velasco, pero también está ligada a la farándula porque la construcción de la nueva basílica recibió fondos del dinero recaudado de una telenovela —me parece que Ana del aire—, se han celebrado algunas bodas famos ahí —la última que recuerdo de Jaime Camil—. también bautizos —la hija de Angélica Vale— y desconozco dónde se encuentran las cenizas de Rocio Dúrcal o los restos de Tintán pero están dentro del complejo del Tepeyac.

A mis abuelos les gustaba ir a la Basílica a dar las gracias, cuando los acompañab me gustaba dar la vuelta, ver tanta gente y pasar a los caldos Zenón, porque a la Lupita se le celebra con comida mexicana. Mi abuela siempre sonreía, le encantaba estar entre la multitud, en las fiestas, a pesar de sus múltiples operaciones ‒entre el corazón, las arterias y los ojos, además de tratamientos experimentales y algunos otros remedios naturistas‒ y de que es más devota de la Virgen de San Juan de Los Lagos —decían que Lupita hacía los milagros de fiado pero a la de San Juan tenías que pagarle puntualmente— creo que se le daba muy bien los santuarios.

Yo fui a algunas peregrinaciones, unas de parte del trabajo de mi padre —saliendo de la glorieta de Peralvillo— y otra a la que se unió mi primo José Carlos saliendo de la Colonia del Valle, en cada ocasión recorriendo la calzada de los Misterios. Recuerdo que a medio camino había un edificio de aspecto tétrico con un letrero 666 en lo alto —el anuncio de una pomada diabólica— era un trayecto corto, lleno de personas.

Casi la mitad de sus fieles afirma haber recibido algún favor, pero parece que es más le cumple más a las mujeres, siempre me resulta interesante leer las peticiones y oraciones, algunas personas van a agradecer por lo recibido, otras a pedir por salud, otras tienen una petición especial, en algunas de nota la desesperación y la confusión, mi padre iba a jurar por un año, era su única manera de abstenerse del alcohol, bueno hasta Rosa Salvaje le pedía cada mañana.

Solía salir de vacaciones un día o dos antes de esta fecha generalmente hacia algún destino cercano todo el camino encontraba los peregrinos en dirección opuesta, hay numerosass peregrinaciones organizadas hacia la basílica de ciclistas, taxis pirata, sillas de ruedas. Es de los pocos compromisos a los que no se falta y que los mexicanos se agolpan en torno a una celebración e imagen. Que parece que los derechos de esta imagen fueron cedidos hace como 10 años a María Teresa Herrera Fedyk para su comercialización.

De alguna manera me parece que lo que pasa en la plaza mariana estos días es un reflejo del pueblo mexicano.

 

La guerra de las galaxias (y sigue)

I find your lack of faith disturbing.

Darth Vader

Hace poco salió el tráiler del Episodio 7, y surgieron ideas sueltas al respecto.

La primer película salió a finales de los 70s todavía no cumplía los 7 años cuando la fui a ver al cinema Churubusco que después se convirtiera en los multicinemas Churubusco y ahora Xtreme Churubusco. Fue una experiencia emocionante y diferente, en especial a mí que me gustaban las luchas con armas que no fueran de fuego me gustó el concepto de sable láser. Las otras películas las vi en el Manacar —ahora convertido en Cinemex— sin embargo en ese entonces no la fui a ver con amigos, no pude compartir la emoción.

Mi amigo desde la secundaria: Alejandro es un gran fan de la serie, además de los carteles y coleccionables que atestiguan su devoción, el número de veces que ha visto las películas le tendríamos que sumar las incontables horas de juego de X-Wing —existen otros pero este era especial en particular— era un juego que venía en discos de 3½ tenías que practicar el vuelo en un nave para ser apto para combate y luego las misiones iban subiendo de importancia y dificultad de acuerdo a tu progreso, uno de los juegos que más me han gustado de LucasArts —eso ya es decir bastante— y que pasamos mucho tiempo jugando juntos ¡y era un juego de una persona!

Para el estreno del episodio I se organizó una ida colectiva a Cinépolis Plaza Universidad, la fila llegaba hasta el estacionamiento, no fue tan larga la espera porque estaba con mi compadre que es otro fan, tanto que su hija —mi ahijada— se llama Padme Amidala gracias a que su madre estaba segura que sería niño.

Con él la pasé jugando el juego del episodio I The Phantom Menace, haciendo bromas locales llamando a Panaka el capitán Negrit y, siendo mi compadre un gran imitador, diciendo frases de la película en el mismo tono de los personajes, ¡Ootmians! Tinka me chasa hopoe ma booty na nolia en voz de Watto.  Aunque yo fui quien lo enseñó a manejar, él le atribuye el crédito al juego de Pod Racer.

Alguna vez asistí a una convención y les llevé a mis amigos algunos autógrafos de Warwick Davies, Richard Bonehill y una figura de acción de Aurra Sing firmada por Michonne Bourriague, que le da vida en el Episodio I. De alguna manera estas películas han estado presentes en mi vida por ya mucho tiempo.

También hay un gran amigo y compañero de trabajo —Alan—que es fan de estas películas, es cinéfilo en general, pero algunas veces hay referencias que solamente con él no he visto ninguna de las películas y solamente he jugado rock band pero hemos discutido largamente al respecto. También el nick de uno de mis amigos es Darth Trivious, y a mi amigo ya fallecido el chore algunas veces se le conocía como el Regreso del Jedi … ondo

Mis opiniones se pueden resumir en The Empire Strikes Back es la mejor película de toda la saga hasta ahora, Obi Wan —pronunciado de la misma forma que Chabelo casi grita cuate— es el mejor Jedi, Luke ni terminó la academia de  jedi abierta y lo pasaron por su papá, Jar Jar es el hijo incómodo de George Lucas y que lo metieron a fuerza en las películas, el emperador Palpatine se las aplicó a todos, el soundtrack de John Williams es memorable y los personajes de los que se quisiera saber más son los cazadores de recompensa.