Archivos Mensuales: agosto 2015

latitudes

Norte/Sur/Poniente/Oriente/cuatro veces la nube camina/cuatro rumbos

Juan Bañuelos

Algunas horas faltan para embarcarme de regreso —aunque sea avión se usa la misma palabra— lo que quedó empacado se va, lo demás se queda, estoy en medio de despedidas y antes de nuevos comienzos, con mucho lienzo en blanco, quizá sera mejor decir hoja en blanco porque mi pintura es terrible, estoy emocionado igual, un nuevo comienzo, una nueva oportunidad.

Esta noche la contemplaré la cruz del sur con más detenimiento, pasaré la noche volando y el sábado la estrella polar me hará un guiño.

Es tiempo de actualizar mi biografía.

acumulación

Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas

Henry Miller

Estoy a una semana de mudarme de país, regreso a vivir en México, por circunstancias el viernes de la semana pasada me enteré que no iba tener mudanza, es decir, lo único que me iba a llevar es lo que cupiera en mis maletas.

La cantidad de cosas que uno puede acumular a lo largo de apenas cuatro años puede llegar a ser exagerada, pero las cosas indispensables no son tantas. Esta semana tuve la tarea de decidir lo que me llevo y lo que no, además de acomodarlo en las maletas, gracias a la visita de mi madre serán 5 maletas y mucho mejor acomodadas.

Además de cancelar servicios, tarjetas, cerrar los pendientes —no es que sea muy fácil darse una vuelta para hacer las cosas— ya me tocará declarar impuestos remotamente (nada de gracia) y espero que no se me pase nada. Por lo pronto también tendré que desmembrar mi computadora y trasladar apenas su cerebro y corazón para ser transplantadas en otro cuerpo al llegar al destino.

Aún me falta establecerme, aún no sé si tengo electricidad, los demás servicios menos, claro que conociéndome no tardaré en tener lo básico: una computadora, un refrigerador y una cama —en ese orden— finalmente es otro comienzo.

Por ahí dicen que sólo se es poseedor de aquello de lo cual uno puede desprenderse; de lo contrario no se es poseedor, sino poseído.

del ronco pecho

Lo mejor que conocimos, separó nuestros destinos que hoy nos vuelven a reunir;

Cómo hemos cambiado – Presuntos Implicados

Recién había adquirido, luego de muchos años jugando exclusivamente en la computadora, una consola de juego y estaba de moda los juegos musicales con instrumentos como Guitar Hero y Rock band, cuando compré el juego de los Beatles, había una opción de cantar con 3 micrófonos para conseguirlos conseguí el SingStar que incluía 2 micrófonos, ese juego permaneció oculto hasta una reunión donde comenzamos a usarlo, inmediatamente se convirtió en un hit.

Al principio éramos pocos los que jugábamos, pero casi nadie se negaba a participar: Lola, Pepe, Saúl, Julio, Raúl, Gustavo, Paco, Nayeli, Azul, Alcíbar, Tris, eran ávidos participantes, yo apenas pude destacar en don’t stand so close to me de The Police, pero mi único récord no duró mucho, porque conforme más personas jugaban mi lugar iba descendiendo en la misma proporción. Una manera diferente de decir que era el peor.

Pero el canto se trata de expresar el sentimiento —arriba José Alfredo Jiménez— si bien alguien pude cantar mucho mejor que uno —prácticamente todo mundo— las canciones siguen siendo igual de llegadoras. Es un proceso catárquico que libera muchas cosas y forma vínculos.

Fue común terminar las madrugadas cantando, algunas veces en modo más competitivo y otras, los récords comenzaron a llenarse de la misma persona, la única vez que conseguí ganarle a Lola fue cuando le cambié el micrófono y su puntuación quedó bajo mi nombre.

Espero pronto esa experiencia se vuelva a repetir.

 

 

 

 

 

 

Cuenta regresiva

Toda dificultad eludida se convertirá más tarde en un fantasma que perturbará nuestro reposo.

Frédéric Chopin

Mi departamento está lleno de cajas llenas de las cosas que forman parte de mi mudanza, cuando me mudé a Brazil este proceso fue terminado por mi madre con ayuda de mis amigos, pero en esta ocasión no puedo dejar pendientes.

Aún tras pocos años hay cosas que pueden dejar muchas raíces. Hay cosas simples y evidentes como los proveedores de servicios, cancelar el teléfono, el servicio de internet o televisión, otras relacionadas como los pagos de luz y agua automáticos.

Algunas cosas no pueden ser resueltas inmediatamente, como por ejemplo las declaraciones de impuestos de este año —lo más seguro que el próximo también— tendrán que ser elaboradas y pagadas si fuera el caso. Los impuestos nunca perdonan.

Cancelar tarjetas de crédito nunca ha sido una tarea fácil, el traslado de puntos, las suscripciones a alguna revista, cerrar todas las cuentas, pagar todas las deudas, cumplir los contratos.

Pero lo más difícil es el adiós a las personas. Es un vínculo que no acaba pero que se modifca.