Don Chucho

El que tiene tienda, que la atienda, o si no que la venda

– Refrán popular

No importa que el nombre oficial haya sido miscelánea Lupita, siempre fue la tienda de Don Chucho, cuando recién llegó mi familia al retorno era una zona despoblada, había que caminar una distancia considerable para ir a una tienda —a la piloto— o a las tortillas —los apaches y la salud— así que cuando hubo una tienda en la esquina se volvió popular inmediatamente.  La tienda era atendida diligentemente por Don Chucho, que era el padre de mis amigos Cuquín y Vani, cuyos nombres verdaderos eran Jesús Fabian —el Jesús era por su padre y Fabián en honor al cantante de Tiger

— y René Miguel. Además de tendero trabajó de repartidor en la Bimbo y tenía un taxi.

Conoció a su esposa —Maritza— durante los festejos en el ángel en el mundial de 1970, si tomamos en cuenta que el mundial terminó el 21 de junio de 1970 y que mi amigo Chucho nació justo un año después se asoma cierta vehemencia en su carácter.

Siempre que iba a la tienda tenía un buen surtido, había refrescos fríos y cuando pedías queso amarillo —algo no muy común entonces— él cortaba el papel estraza en cuadritos con el cuchillo que usaba para cortar el queso blanco y acomodaba los papeles entre las rebanadas para evitar que se pegaran.

Recuerdo una vez que llegó una joven pareja, recién salidos de la secundaria, y después de que se fueron nos aleccionó con el comportamiento de la chica, nos dijo que era muy interesada porque cuando él le ofreció algo ella eligió el producto más caro —un pay de nuez marinela—, nos aconsejaba no confiar demasiado en las mujeres. La mayoría de sus consejos eran prácticos.

Además de la prematura calvicie —que mi amigo heredó sin remedio— tenía la voz algo aflautada y una cara redonda y bonachona que una vez estuvo completamente cubierta por moretones y vendajes debido a una caída por las escaleras del metro Polanco, esto reveló su calidad mortal.

Y la semana pasada me avisaron que falleció.

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el enero 27, 2016 en Adolescencia, Biografía, Infancia y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s