cuesta una lana

Asco le tengo a los pesos y más asco a los tostones, pero más asco le tengo a esa punta de …

El Charro Ponciano – Óscar Chávez

Desde los primeros años noté que el dinero era un tema de discusión vehemente por ejemplo en la época navideña al decidir lo que se gastará en ahorros. Intenté ayudar de diferentes formas pero la verdad es que el no pude contribuir monetariamente hasta que entré a la escuela.

Yo acompañaba a mi madre a muchos lugares, el banco inclusive donde había que llenar fichas de depósito que contenían un material muy apreciado por mis compañeros de la la primaria, ese era un gran negocio, sin ninguna inversión las cambiaba por algunos centavos.

Decía mi papá: “cuida los centavos que los pesos se cuidan solos” y juntando los centavos alcanzaba para comprar estampas enfrente del mercado de la colonia escuadrón 201. Cada una costaba $1.50 al revenderlas yo decía pues tengo de a dos pesos, bueno tengo de a uno cincuenta pero esas no te las garantizo, gracias a esa amenaza velada conseguía las ganancias suficientes para seguir con el negocio.

También di clases de regularización para los niños de primaria —yo tenía 14 años— y junté lo suficiente para comprarme un reloj de ajedrez, fui a dar mi adelanto para apartarlo a la casa del ajedrecista, un movimiento telúrico le dio en la madre a mi ciudad, a Tlaltelolco y a mi pago. No he comprado un reloj de ajedrez desde entonces y cuando no he evitado los adelantos  la suerte no ha sido favorable.

Pronto me vi involucrado en el negocio familiar, la fabricación y venta de ropa, fui conociendo todos los aspectos del negocio, donde en verdad brillaba era en el aprovechamiento de tela, la optimización era natural para mí aún antes de estudiar mi carrera. Era un buen negocio.

Pero ese buen negocio lo cambié para dar clases, el equivalente de sueldo en un mes con el negocio era más que todo el año dando clases, pero el dinero nunca ha sido determinante en mis elecciones en la vida. Al crecer las cosas que observaba en relación al dinero fueron gestando diferentes ideas.

Muchas veces mi padre iba a su cuarto, abría el cajón y sacaba varios billetes para hacer un préstamo que nunca regresaba, otras veces se lamentaba de oportunidades no tomadas, pero la confesión que tuvo más peso fue su deseo de ser hippie, pasarla escuchando a Creedence mientras hacía inventos o arreglaba coches.

Los ingresos han sido variables dependiendo de la actividad, como en un grupo de teatro donde no alcanzaba ni para la comida, manejando un taxi donde depende de la jornada, vendiendo en un tianguis en donde mis habilidades de vendedor son escasas. Algunas veces, al dar clases sale más caro que te descuenten una hora que tomar un taxi. Pero siempre alcanzó para comer e ir al billar, o para —como nos decíamos mi compadre Julio y yo— prestar una campanita.

Muchos de mis compañeros me recriminaron que haya roto mi promesa de nunca trabajar para la iniciativa privada, mi acercamiento me costó quedar preso de la secretaria de hacienda y condenado a presentar declaraciones al menos anuales, al comienzo tenía que hacer muchos malabares fiscales, después dejé que el outsourcing se llevara más del 60% de lo que generaba con tal de que ellos se ocuparan de las negociaciones y los cobros.

Finalmente tomé el camino más transitado.

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el febrero 25, 2016 en Adolescencia, Amigos, Infancia y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s