de seguro tiene seguro

Seguro, s. Ingenioso juego de azar que permite al jugador la confortable convicción de que está derrotando al que tiene la banca.

El diccionario del diablo – Ambrose Bierce

Nadie tiene la certeza de que puede afrontar todos los acontecimientos que la vida le va a plantear. Primero porque son demasiadas las cosas que pueden ocurrir, en segundo lugar porque la definición de afrontar es subjetiva.

Unas personas tienen miedo de que la muerte les impida hacerse cargo de su descendencia, otros que un ladrón los despoje de su medio de transporte —eso casi no pasa en México— pero hay de todo, de destrucción de casa, recuerdo que Angie Dickinson (la mujer policía) aseguró sus piernas por un millón de dólares —¡en 1966!—, incluso Holly Madison (conejita preferida de Hugh Hefner) aseguró hace unos cinco años su busto también por un millón con todo y que su forma fue gracias a una cirugía plástica. Pero también hay seguros que te protegen en contra de que te caiga un coco, haya una invasión alienígena, sean víctimas de un hechizo o haya un apocalipsis zombie.

Las personas gastan más en asegurar su carro que su salud, algunos confiados en que de su salud se encargará el estado, yo creo que el manejo que hace de los impuestos los ha convencido de que harán un papel estelar administrando los rescursos de la seguridad social. Ya han mostrado un gran ingenio en el manejo como cuando eran dueños del equipo de fútbol Oaxtepec —sí jugaba en la primera división y tenía de portero a La Volpe— o centros recreativos.

En caso de tener seguro y necesitar utilizarlo, el via crucis de hacer las reclamaciones, llamar al ajustador o recibir el reembolso. La tardanza en recibir ese dinero seguramente es debido a la diligencia de las instituciones y nada tiene que ver con jinetear el dinero.

Luego de mi relativamente reciente paso por el hospital, donde afortunadamente el seguro sí cubrió los gastos hospitalarios —salvo las excepciones descritas con claridad en las letras pequeñas del contrato además del deducible y el coaseguro— sin embargo tuve que pagar a los médicos directamente, es decir al cirujano, anestesista, instrumentista, bueno todos los médicos involucrados. A la fecha aún no he podido recibir esa devolución —por diferentes circunstancias— creo que los los tiempos que toma la aseguradora son un poco más tardados de lo normal. Como tardar más de una semana para mandar un correo de contacto —sin información basta un puede envier el correo aquí— y nada de eso me sorprende porque mi carrera surgió por las necesidades de los seguros.

Quizá nunca me dediqué a los seguros porque prefiero dormir tranquilo, aunque suene a contradicción.

 

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el marzo 3, 2016 en Biografía y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s