disyuntivas

No es el amor quien muere, Somos nosotros mismos

Luis Cernuda

Basta una plática alrededor de un metro, de una colonia para desbocar los recuerdos, para hacer un viaje galopante al pasado, con el corazòn punzante y los ojos entrecerrados.

Parece que en cada relación había un camino, casi siempre me tocaba recorrerlo, de ida y de venida (cuando había coincidencia). Casi siempre tan embriagado, en estas ocasiones de amor, que no percibía sus acciones.

Yo actuaba exagerada y apasionadamente. Regalaba objetos extravagantes, escribía cartas llenas de fuego y poesía, aunque ilegibles. Pero eso no siempre bastaba para iluminar su mirada.

Era como una apuesta, donde ponía todas mis canicas sin importar mis probabilidades de ganar. Tampoco importaba que fuera un mal jugador de canicas. Lo veía como una gesta medieval.

Y como en todo, a veces se pierde y a veces se gana. Unas veces termina en retirada, existen victorias pírricas o pérdida total (y sin seguro).

Quizá es hora de dejar de emprender una campaña donde no existe interés.

Tal vez todo este fluir de conciencia castrense, amoroso y épico sea por ver tantas series.

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el mayo 24, 2019 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .