de tránsito en el tránsito

El tráfico fluía inacabable como una procesionaria

Charles Bukowski

Los lunes suelo salir más tempranos rumbo al trabajo, para evitar el tráfico, al salir vi un par de personas caminando, con gruesas chamarras y con la cadencia que indicaba que ese era su camino cotidiano. Casi al llegar al trabajo vi una mujer con una chamarra negra con adornado esquimal en la gorra tomando un camión justo frente a la fuente de petróleos y recordé mis trayectos. Me puse a pensar al respecto.

Cuando comencé a ir a la primaria, la escuela estaba apenas a una media docena de cuadras, a medio camino entre las casas de mis abuelos paternos y maternos. Era muy fácil caminar, pero mi papá solía llevarnos en su Ford 200 del año del 62, uno podría pensar que en esos tiempos no había tráfico, pero algunas veces se dificultaba cruzar Ermita por la calle de Trojes. En una ocasión un auto aceleró para no dejarnos pasar y chocó. El claxon se quedó trabado y mi papá tuvo que desarmarlo para lograr un poco de silencio.

Cuando me cambié a la CTM no había un transporte directo, únicamente un pesero que daba mil vueltas para llegar a Taxqueña. Tomábamos una de dos salidas, o por el Puente del Toro y avenida Tláhuac, La otra salida era por el antirrábico que estaba en Taxqueña y Escuela Naval Militar, fue hasta varios años después donde la Ruta 100 se abrió paso (que inauguró López Portillo cruzando en un camión frente a la casa de mis abuelos) durante algún tiempo fue gratis, cuando no pasábamos a casa de abuela Chuchita mi tío Mundo nos llevaba a casa.

Para la secundaria no había una ruta directa (era necesario tomar 3 camiones) Acoxpa, Miramontes, Santa Ana. Casi nunca fue necesario, algunas veces mi mamá iba por mí acompañada de Felipe y de su mascota “la chiquita” para que se diera vuelta por los campos de fùtbol. En el trayecto matinal era común darle aventón a los alumnos de la prepa 5.

Para la preparatoria ya tenía permiso de conducir y auto, llevaba a mi hermna a la secundaria y luego llegaba a la escuela bastante temprano. Fueron las primeras experiencias con el tráfico, midiendo el tiempo y los trayectos, entonces era muy diferente no había eventos catastróficos que te retrasaran más de media hora.

En la universidad todo cambió, fui un asiduo usuario de la ruta 100. La ruta más rápida para llegar a Ciudad Universitaria era tomar la ruta 64, lo abordaba en Santa Ana y me dejaba en Copilco. pero lo tenía que tomar antes de las 6:30 de lo contrario no hacía parada porque iba lleno. La otra opción era tomar el camión que me dejaba enfrente de la UAM Xochimilco de ahí tomaba el ruta 72 que me dejaba en el metro CU. También podía ir a Taxqueña y tomar el ruta 1 que entraba a Ciudad Universitaria, o el ruta 32 que iba por las calles de Santa Úrsula llegando también al metro CU. Entonces lo más valioso que llevaba en la cartera era mi abono de transporte y la credencial de la biblioteca central.

Después estuve vagando en diferentes rumbos, algunas veces sin un horario estricto, como en la terminal de Pantaco o dando clases por el casco de Santo Tomás, donde llegaba en metro y cuando se me hacía tarde me salía más caro tomar un taxi que me descontaran la hora. Hasta que el área alrededor de la fuente de petróleos se convirtió en mi lugar habitual de trabajo. Al principio era todo una odisea, eran 22 kilómetros que duraba más de una hora, algunas veces se acercaba a las dos, me tardaba como 40 minutos en llegar a la terminal Taxqueña y tener acceso al metro y entonces un trayecto ligeramente controlado. Algunas veces con el ánimo de acelerar el trayecto me bajaba en Tacubaya e intentaba tomar un taxi, no me iba muy bien compitiendo con otras personas por tomar un taxi. Así que hacia un transbordo y me bajaba en el metro Auditorio, si los peseros no tenían mucha fila tomaba uno y me bajaba en monte Elbruz, pero casi siempre terminaba caminando.

Cuando emprendía el regreso me fijaba en los rostros de los demás pasajeros, en especial en el metro. Las caras estaban repletas de cansancio, gastadas de una rutina que no parecía tener fin. Era muy difícil encontrar una sonrisa a esas horas en los vagones repletos.

Así me fui acercando paulatinamente, primero cerca del metro Portales, después en la colonia Narvarte, con tanto impulso que terminé en Brasil y terminé en Toluca.

Acerca de Brujo Postergado

Soy un brujo postergado, que se divierte interviniendo el universo.

Publicado el diciembre 22, 2019 en Biografía, México y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .