Archivo de la categoría: General

violencia en todos lados.

La violencia no es sino una expresión del miedo.

Arturo Graf

He estad0 meditando al respecto del asesinato de una mujer (Lesvy) en Ciudad Universitaria, acerca de las causas de este incremento (a mi parecer mundial) de la violencia en contra de las mujeres y la búsqueda, bueno al menos el inicio, de una solución.

Me parece que el motivo subyacente es el miedo, un miedo enorme e irracional que amenaza con destruir el mundo/status quo/las creencias. Y el único recurso que se tiene para respoder es la violencia (sí, el último recurso del incompetente como dijera Assimov).

La educación es diferente para cada género. Puedo hablar un poco de las diferencias que percibo. Existe en mayor o menor medida un esfuerzo por parte de la madre en dar a sus hijos, y me parece que las cosas que se le dan al varón son mayores en proporción a lo que se les da a las mujeres (quizá la carencia del término equivalente a varón en castellano sea una señal). Hay numerosos ejemplos de madres desvividas por sus hijos (las madres de Avelino Pilongano de los Burrón, Gordolfo Gelatino de los Polivoces o las misma aMarga López en corona de lágrimas). No he visto casos parecidos donde la madre haga tanto por su hija (quizá los haya y en ese caso sería en mucha menor cantidad).

Otra diferencia fundamental es la exaltación de la rudeza, de lo fuerte, del la permanencia; la resolución de los conflictos por medio de la dominación del otro, de alzarse como único vencedor, con arrasar con el rival. Y en cambio minimizar la importancia de los sentimientos, algunas veces hasta el extremo de la burla. El llanto, la tristeza, el miedo y cualquier sentimento que muestre vulnerabilidad son desterrados.

Y sí, el hombre siente un gran miedo ante muchas actitudes de las mujers, porque amenaza su mundo:

Durante mucho tiempo un hombre que se casaba aseguraba la perpetuación del apellido (si había hijos varones), relaciones sexuales a voluntad, una “ama de casa” que le resolviera las tareas domésticas. Todo eso a cambio de una manutención que muchas veces era insuficiente e intermintente. Esta persona ve amenazado su mundo al existir mujeres que pueden pedir el divorcio, que no tienen miedo de salir a buscar trabajo. Eso dejaría al hombre no solamente sin sus ventajas ganadas sino a merced de la burla de los otros. Porque el escarnio de los demás es una forma de perpetuar la ideología y las acciones.

El que las mujeres tomen control de su sexualidad es también una amenza para el hombre, ahora hay que luchar por algo que se consideraba seguro, ahora es posible que la mujer descalifique o compare el desempeño sexual y se salga perdiendo en esa comparación. Además del miedo a mantener progenie de alguien más.

También la irrupción de la mujer en cotos de poder (la política, los puestos gerenciales, las tomas de decisión) es una amenaza para las formas en las que el varón controlaba las transacciones de ese poder. Esos intercambios de poder solían ser entre hombres.

Todas estas formas en las que se ve amenzado el varón, me parece son las que generan la violencia. Es un miedo a ver su mundo destruído, por eso no creo que apelar a los derechos humanos tenga efecto, o que haya mensajes de indignación. Creo que un colectivo de mujeres hartas de la violencia y expresando su enojo causan aún más miedo. Creo que de alguna forma hay que hacer ver que este mundo donde las mujeres ocupan otros espacios, tienen los mismos derechos, ejercen su sexualidad y cuya labor sea reconocida por igual es un mundo que es mejor para ambos, que los privilegios que se dejan atrás son menos que las ventajas de estar en contacto con los sentimientos, en dejar de estar encerrados en una armadura rígida, en cargar demasiadas cosas y ser responsables de otras que no nos corresponden.

 

 

 

saber perder

Fue un juego y yo perdí, esa es mi suerte, y pago, porque soy, buen jugador.

Amor Perdido – Pedro Flores

Después de un buen tiempo sin manejar, bastaron unos días para que ese enfrentamiento cotidiano con el tráfico arrojara algunas reflexiones. Apenas un pequeño incidente basta para que el flujo vehicular sea afectado severamente.

Cuando la fila de carros que viene en el carril derecho es detenida, sea porque alguien va a dar vuelta o porque tuvo que detenerse algunos instantes, los que se encuentran detrás se niegan a perder tiempo, a esperar a que el coche de enfrente reanude su marcha o de la vuelta, son incapaces de tomar la pérdida de tiempo y se la quieren transferir al del carril siguiente, y esto se multiplica por el número de carriles que tenga la calle/avenida/eje vial. Cuando ocurre que una serie de autos están en una fila nunca falta el que se niega a formarse y busca adelantar rebasando y luego intentando colarse entre los coches, pasando la pérdida al que tenga la decencia de darle el paso para no contribuir al desorden.

En los estacionamientos públicos hay muchas escenas parecidas, los que se estacionan en los espacios exclusivos para discapacitados, porque son los más cercanos y de más fácil accesso —por supuesto— porque consideran que ellos no van a perder su tiempo buscando alguno desocupado y caminando, además suelen ser los mismos que van en coche a los cajeros para pagar el boleto y los que no se toman más de un lugar de estacionamiento. Tampoco es muy diferente el deslizar algunos billetes a la hora de la verificación para que los instrumentos de medición sean recalibrados.

Todo esto supera el ámbito automovilístico, durante el periodo escolar es muy común negarse a estudiar y depender de copiar a un compañero, conseguir el favor del profesor —sea por medio del cohecho, de hacer la barba o usando la galanura—, aprovecharse del trabajo en equipo. Incluso ayuda externa, lo que sea con tal de evitar el trago amargo del trabajo arduo.

¿Cuántas personas no se hacen los desentendidos con tal de que otros ean los que ejecuten sus tareas? Desde las más simples como recoger el excremento de sus mascotas hasta los algo más complicado como llegar a tiempo a una cita o avisar cuando se llegará tarde —independientemente de lo complicada que sea esta ciudad— o el jefe que insiste en que los empleados se queden tarde “en señal de apoyo”.

Ni hablar de las relaciones interpersonales cuando alguno de los dos busca sacar provecho, o se niega a contribuir a la par, o no es sincero respecto a sus verdaderas intenciones. Es muy común dejar que la otra persona cargue con responsabilidades que nos corresponden.

En cada uno de estos actos muchas personas se niegan a tomar la pérdida, prefieren transferirla al prójimo  —o al próximo pendejo que se deje— pero así como la materia o la energía eso no se destruye, nada más se transfiere. Lo que las personas que se niegan a asumir parecen no considerar es que la consecuencias de sus actos no solamente están circunscritas a esos actos en particular, sino al panorama global, este panorama global que las personas que suelen tomar la pérdida —a veces por civilidad, consideración, amor— ven que esos esfuezos lo únio que consiguen es la proliferación de comportamiento gandalla es posible que resulten decepcionados y sus ganas de hacer los correcto disminuyan, cada vez se van extinguiendo aplastados por los actos de los demás.

 

 

 

 

 

la memoria a cuestas

El olvido es más tenaz que la memoria

Farabeuf – Salvador Elizondo

¿Recuerdas?

Es una pregunta que tiene un sinnúmero de respuestas.

Cuando la respuesta es “no”  Algunas personas la pueden encontrar terrorífica quizá por sus implicaciones durante la época de exámenes, o como un alarmante signo de que el alzheimer nos llega. Pero también puede ser una respuesta que indica que el dolor pasado quedo ahí. Otras veces puede indicar una falta de interés al respecto.

Yo suelo recordar demasiado.

Los recuerdos suelen venir con sensaciones y sentimientos, algunas veces con olores y colores, siempre con imágenes muchas con sonido; es como empezar a sacer un hilo y jalar, vienen muchas más cosas, conectadas con otras en una maraña mucho mayor que cualquier telaraña que haya visto.

Muchas veces son recuerdos dolorosos, y el hecho de poder traerlos al presente y revivir las sensaciones puede resultar muy conveniente para la escritura pero no para el ánimo o la convivencia. Pero creo que estos recuerdos se pueden reinterpretar, o al menos verlos de una manera menos dañina. Otras veces los recuerdos son como un sonrisa del pasado, como bañarse de nuevo en esa luz que brilló intensamente. En general son experiencias que nos sirven como instrumentos de navegación.

Un día durante un juego de fútbol en el retorno, eran los primeros días y los piracantos aún no crecían lo suficiente para dividir el cemento del pasto, recibí una zancadilla que me catapultó lo suficiente para caer con la mitad superior de mi cuerpo en el pasto. La casualidad quiso que mi padre saliera en ese momento, justo para regañarme frente a mis compañeros de juego con un “ya te dije que no anduvieras jugando en el pasto”, seguramente el regaño injusto y las burlas de los demás ayudaron a que el incidente y los sentimientos alrededor de él quedaran fijados en mi memoria.

Durante una de muchas idas al cine a principios de los años 90s —julio de 1991— en la película “El misterio de Von Bülow” con Glenn Close y Jeremy Irons a media película recordé un reportaje que salió en la revista Vanidades —una lectura habitual de mi madre— de la demanda de los hijos en contra de su padre, luego de que éste hubiera sido absuelto por segunda vez de la acusación de haber matado a su esposa. Que estaba justo antes de un reportaje con fotos del la fiesta de 21 años de Brooke Shields que fue en un Chippendale cuando ella se encontraba estudiando en Princeton. Encontrar conexiones como esta me produce gran placer, es como encontrar esos hilos que conectan el universo.

Mi primer viaje a Los Angeles fue a la presentación del disco Parlour de Darling Violetta, mi plan original era usar el transporte público, pero en un impulso súbito me subí a uno de esos autobuses que te llevan a las agencias que alquilan coches y alquilé uno, salí del aeropuerto sin mucha noción de dónde estaba, luego de avanzar medio a la ciega pude ver el letrero de Sepúlveda Blvd lo que me recordó la película de Volcano con Tommy Lee Jones y Anne Heche. Y seguí el camino contrario a la lava por “Bayona Creek” hasta La Brea, ese fue mi instrumento de navegación.

Y estos ejemplos se repiten sin cesar.

 

 

 

 

Paisaje diario

Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad.

Goebbels

Los deseos de buenos días.

Las características maravillosas del celular nuevo.

Lo seguro que estaré al frimar su póliza.

El espectáculo divertido que será la próxima película.

El maravilloso país en el que viviré cuando los candidatos lleguen al poder.

Lo sabrosa que está esa hamburguesa de promoción.

El mejor camino que me sugiere la voz femenina del GPS.

El dinero que pronto me será pagado.

La dominación del ser humano sobre los elementos del planeta.

Las causas de la contingencia ambiental.

La brevedad que durará la interrupción del servicio.

La culpa es del sistema —cualquiera al que se refieran—

El pronóstico positivo de mi enfermedad.

Lo mucho que me amas.

declaración de intenciones

Vivir sus deseos, agotarlos en la vida, es el destino de toda existencia.

Henry Miller

Mucho tiempo ha pasado caminando por sendas que no llevan a mi destino, ahora tengo delante la pregunta: ¿qué quieres hacer?

Escribir un libro, transformar esta herencia en algo físico, que pueda ser regalado, ver en tinta las anécdotas, los paisajes en la azotea y lo que le escurre al corazón. No dejar que esos pasajes de mi vida se pierdan —y de la vida de los que me rodean— o esas minucias sociales queden enterradas.

Recorrer el laberinto de Hampton Court Palace, dejar que mi laberíntico inconsciente se libere y camine al igual que en mi única pesadilla, he vivido fascinado toda la vida por estas construcciones, es hora de enfrentarlas.

Añoro dar clases, o más específico mi labor en el taller de matemáticas, decir ¿en que te puedo ayudar? y, sin importar la respuesta encontrar una acción, una respuesta, una solución.

El hambre de películas, música, libros es insaciable; sin mucha discriminación, por lo pronto ya tengo mi boleto para Batman versus Superman, y estoy tratando de convocara a una función para ver películas en un comité menor y que se puedan discutir. También estoy reconfigurando mi biblioteca —quedó muy mermada en la mudanza de país.

Y otro tipo de hambre puede ser saciado con unos mejillones a la crema en Bruselas, una pasta con espárragos y almejas en Verona o un huachingano a la Moctezuma en Puebla. Los antojos no admiten sustitutos.

Quiero aprender, hay tantas cosas que desconozco y que están a la mano para seguir armando el rompecabezas cósmico, hay que darse tiempo para armarlo, desarmarlo y formar otra figura.

Tengo espíritu guerrero, voy a seguir batallando enemigos, socorriendo al indefenso, matando dragones para tomar las torres por asalto aunque no hay ninguna princesa en ellas.

 

 

 

el paracetamol y el cáncer

La estadística es una ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno.

George Bernard Shaw

En los últimos días, además de las ofrendas, el pan de muerto y los espectáculos aterradores; he notado un par de cosas pululando en la red, los memes de los estudiantes de medicina que nunca se quitan la bata y los del informe de OMS sobre la clasificación de la carne procesada.

Recuerdo vívidamente mis épocas de estudiante, la hermana de mi amiga Norma entró a estudiar medicina, ella y al parecer su familia estaban muy preocupados porque los vecinos se iban a dar cuenta nunca me pudo explicar las terribles consecuencias de que los vecinos se enteraran, teníamos un amigo común que estudiaba medicina, nada diferente que los demás estudiantes de las demás carreras, quizá con la excepción de que le tiraba la onda a mi amiga, a su mejor amiga y a otra compañera más al mismo tiempo, eso no es diferente de los estudiantes de las demás carreras, lo que sí puedo confirmar es que bailaba con bata.

Quizá no tenga mucha experiencia en el laboratorio pero sí tengo bastante analizando datos y conclusiones, incluso oficialmente la estadística forma parte de mi carrera. Los recientes artículos de parte de la OMS respecto a las características cancerígenas de la carne procesada. En primer lugar es la IARC (International Agency for Research on Cancer) y no fueron estudios sino las conclusiones de 22 expertos que se juntaron para examinar los diferentes estudios existentes. Y lo que dicen son los agentes cancerígenos, que significa que estar expuesto a estos agentes lleva un riesgo de estar ligado con el padecimiento del cáncer. Parece poco viable hacer estudios que puedan aislar los factores que pueden producir cáncer, encontrar personas que no hayan sido expuestos a la contaminación ambiental. Cuando los resultados de un estudio no son claros se tiene que hacer uso de la estadística para justificar los resultados.

Los efectos de esta noticia supongo que no pasarán de una serie de chistes que durarán lo mismo que la preocupación del huracán Patricia, dudo mucho que alguien tome medidas tan drásticas como las de Angelina Jolie —extirpar los senos y los ovarios— si los fumadores han resistido la marginación de su espacio, las imágenes de las cajetillas y los impuestos estoy seguro que los que tienen un gusto por la carne procesada no pedirán sus hamburguesas de soya y sin tocino,  las pizzas sin carnes frías y dudo que le hagan el feo cuando les les ofrezcan en una fiesta salchichas cocktail —sin referencias ni albur— parece que nos encanta el arguende, el alboroto y en especial los chistes, pero generalmente no hay ninguna acción:

Si bien la mayoría no se protege de los rayos gamma —que también son agentes cancerígenos— probablemente con la ilusión de adquirir la fuerza de Hulk, dos tercios de la población tienen la bacteria Helicobacter Pylori muchos de ellos sin siquiera darse cuenta, en los 80s al Dr. Emmett Brown le valiá madre que el plutonio era un agente cancerígeno —el amor a la ciencia— y lo manipulaba alegremente para arrancar al DeLorean, si las personas no usan condones para no contagiarse del SIDA menos los usan para evitar el contagio del virus del papiloma humano, además tanto el pescado al estilo cantonés, el alcohol y la radiación solar son agentes cancerígenos. Todos los mencionados anteriormente están en una categoría mayor que la carne procesada.

De alguna forma me parce que estos temas están relacionados, mientras unos se burlan, otros se ofenden, muchos repiten la noticia de la OMS, pocos se toman la molestia de reflexionar un poco al respecto, de despojarse un poco de los prejuicios.

Bata

 

Tesoros perdidos

Nunca se desprende uno de lo que le pertenece, aunque lo tire o lo regale.

Goethe

Las cosas no son eternas, aunque la ley de la conservación de la materia pueda interpretarse de muchas maneras, pero hay objetos que llevan imbuidas cualidades que nos hacen darle un valor mayor,

Durante mi primera mudanza se perdió mi juguete favorito —era de un extraño color amarillo— después de la segunda necesité algún tipo de transporte para ir a la escuela o visitar la familia.

Otra ocasión terminaron en la basura numerosas pertennecias de papel, como revistas “Tiempo Libre”, o las carteleras de la UNAM,  todos los exámenes/tareas que califiqué y que nadie recogió, el periódico informativo del club de ajedrez de la delegación Benito Juárez, mis cuadernos de “apuntes” que en realidad contenían garabatos —sería demasiado pretencioso llamarlos dibujos—, ideas, frases y laberintos, también los exámenes que había hecho, las copias de libros y artículos,solamente me quedé con 4 libros en copias —la era antes del PDF—

  • La mano en la trampa, Beatriz Guido
  • Les fleurs du mal, Charles Baudelaire
  • Ergodic Theory and Information, Patrick Billingsley
  • Foundations of Probabiliy, Alfred Rényi

También quedó en el camino mi colección de latas de pepsi, 2 de mis tres computadoras, los pósters que me regalaron mis alumnos de Cinemex, de películas como Women on Top o Taxi 2, y un sinnúmero de chácharas´.

Una de ellas ocurrió en solamente un día, gracias a la ayuda de mis amigos y de mi decisión de tirar indiscriminadamante casi todo lo existente, en una especie de renovación y limpieza. La parte difícil fueron las cajas de libros, desde entonces aprendí la lección que las cajas grandes llenas de libros, pesan muchísimo.

Mi cambio de país necesitó un detallado inventario para sortear un par de aduanas burocráticas pero con una empresa de por medio casi todo con ayuda de maestro del tetris mientras yo ya me encontraba en Brasil

Ahora hay mudanza en puerta.

El último de la fila

¿Acaso existe un modo ordenado de describir el caos?

Félix J. Palma

Mi apellido comienza con la última letra del abecedario, en prácticamente toda mi historia escolar era el último de la lista con la excepción de dos personas: Zurita y Zepeda —una persona real y otra imaginaria pero eso es parte de otra historia—, si a ese hecho le sumamos mi estatura el resultado fue que siempre me tocó estar en los últimos lugares, porque los criterios de localización de lugar siempre fueron o apellido o estaturas. Estar al final trajo diversas consecuencias:

Al pasar lista siempre que llegaba el momento de contestar presente ya nadie estaba poniendo atención, en especial si la lista se toma al final de la clase tenía que esperar para más tiempo para salir, mientras que Aburto ya estaba fuera mucho tiempo antes que yo. Como estaba al final del salón, cerca de la pared o una columna pude hacer figuras —desfiguros— de cera de campeche que se quedaban pegadas por mucho tiempo. También se organizaba la hora feliz —generalmente en clase de matemáticas— donde había intercambios culinarios —compartir una mitad de torta y un dar un trago de boing de triángulo— algunas veces me ganaba el sueño —clases de literatura donde se leía el libro de texto en lugar de los originales—, también estar cerca de la pared me permitió azotar la cabeza de un compañero en extremo molesto. Creo lo más interesante fue que me permitió entrenarme en decifrar textos a lo lejos —después supe que necesitaba lentes y mucho después comencé a usarlos de verdad— entonces eso me sirvió porque cuando veía un camión que venía a lo lejos y había lluvia sábía lo que decían a pesar de ver todo borroso, y ese era mi secreto para manejar bajo la lluvia sin limpiaparabrisas —con una combinación de la fuerza y a veces de detergente roma—

Rara vez alcanzaba repartición o premio, generalmente en orden; de la misma forma que no le pegaba a la piñata o en la víbora de la mar iba atrás —la verdad generalmente deteniendo al novio—, pero lo mismo pasa con las revisiones de la tarea, o la entrega de la cartilla, o cualquier trámite por apellido; a mi estancia en Brasil se le sumó un componente extra en su extrañeza respecto a los apellidos que comienzan con Z.

También tiene sus ventajas, buscar en una lista es sumamente fácil, vas al final y subes, ni siquiera hay que saltar el encabezado, también generalmente se tiene más tiempo para reflexionar la respuesta, se tiene un mejor panorama del salón, de todo lo que pasa. quizá adquirir un poco de paciencia y saber cómo se juega en una viuda cuando te toca el último turno. Quizá lo mejor sea que cuando se está en esa situación cualquier alteración en el orden resulta ventajosa.

la tecnología y el reto a lo retro

¿Por qué esta magnífica tecnología científica, que ahorra trabajo y nos hace la vida mas fácil, nos aporta tan poca felicidad? La repuesta es está, simplemente: porque aún no hemos aprendido a usarla con tino.

Albert Einstein

Después de ver Mad Max, Terminator y que vienen los cazafantasmas, pareciera que es obligado echar un vistazo al pasado; ahora que todo está en mi teléfono, me doy cuenta cómo los recursos disponibles en mi aparato —el teléfono– han pueso a la mano de todos muchas facilidades, algo que en el pasado nos costó mucho tiempo.

GPS

Ahora a los taxistas les basta poner una dirección y recibe la ruta y hasta el reporte de tráfico. Antes es eran los que respondían todas las preguntas respecto a las rutas. También mi madre solía responder las clásicas preguntas: ¿cómo llegas a tal lado?

Yo me enfrenté a retos a los cuales no estoy seguro cómo hubiera reaccionado un GPS, Por ejemplo cuando nos dieron como direcciones equivocadas para algunas fiestas como la que estaba en la calle Sebastián Ligarde —dudo que su trabajo en quinceañera le hubiera bastado para tener una calle— o en la calle de Tallorango —será que la inteligencia artificial sabría que se trata de Mayorazgo— o la vez que el Pandita nada más nos dió las direcciones a parir del  metro San Pedro de los Pinos claro que una izquierda la cambió por derecha. Y dudo que Siri consiga dar la ruta para llegar a la calle con el árbol en medio allá por Tlalpan. Así como mi primo José Carlos puedo describir el camino de un lugar a otro con los detalles pintorescos alrededor. O como la primera vez que fuimos a casa de Chela, nadie había ido pero mi sentido arácnido me ayudó a saber dónde bajar del pesero.

wpid-screenshot_2015-07-02-12-07-13-1.png
Cámara

Las cámaras existen desde hace mucho, las ventajas ahora son evidentes, es instantáneo el resultado, la restricción del número de fotos que puede ser tomadas —ya no hay rollo— prácticamente ha sido eliminada, y pues los cubitos de flash están en el pasado. Como ahora no se necesita llevar a revelar no se pasan verguenzas y por eso las selfies con poca ropa proliferan, es curioso como antes ocasionaba más pudor saber que una persona iba a ver las fotos que tomaste que ahora que las fotos publicadas tienen una audiencia mundial. El hecho de saber cómo revelar fotos —cuarto oscuro y toda la cosa ya perdió mucho valor— si bien las fotos son más baratas y eso causa que medio mundo publique en instagram, rara vez es una mejoría para el arte pero los documentos fotográficos para el periodismo se han incrementado exponencialmente.

wpid-1255965175837_f.jpg

 

Google y Wikipedia

Me gustaba jugar maratón, trivial pursuit y recordar datos al parecer inútiles, cifras, fechas, árboles genealógicos de la realeza. Siempre fui un curioso de muchas cosas, y solía ser consultado por la familia, los amigos y algunos extraños respecto a diversos temas. Incluso dentro del trabajo ya más recientemente algunos comenzaron a decirme Pedropedia, tuve otros motes parecidos en el pasado. Ahora basta hacer una pregunta, buscar en google, hacer preguntas en yahoo, u hojear wikipedia, me da gusto que el conocimiento se haya democratizado, quizá ahora haya que trabajar en alguna aplicación que genere opiniones con un mínimo de congruencia.

Whatsapp, Telegram, Line, Skype, Google Hangouts, SMS y de pilón teléfono

Esto no tiene comparación, la comunicación me ha permitido hablar, ver y hasta jugar con mis seres queridos, los mensajes inmediatos para preguntar si todos están bien luego de un temblor, las buenas noticias cuando alguien nace, ahora el costo de esas comunicaciones ha bajado. Esto es un cambio respecto al pasado, cuando no teníamos celular como en el 14 de febrero que fuimos a celebrar en 2 coches (el fairmont de Chucho y mi querido Napoleón) que nos separamos, pudimos encontrarnos luego de una hora gracias a ciertas habilidades lógicas; también podía encontrar personas en las calles del centro en temporada navideña. Y me tocó muchas veces estar en la fila de un teléfono público, donde las conversaciones tenían que acortarse y la privacidad era nula. También existía una regla de cortesía de que las llamadas debían ser entre las 9:00 y 21:00 —algo ignorado por las llamadas automáticas de cobradores ahora— porque no sabías si alguien de la familia estaba ya durmiendo. También obtener entonces un teléfono de una chava era significativo porque la familia se daba cuenta cuando le llamabas, ahora dan el número a diestra y siniestra porque nada más ellas saben cuando y quién les manda mensajes, pueden estar con muchos al mismo tiempo y coleccionar fotos de penes que vienen con propuestas indecorosas.

Juegos

Quedaron muy atrás los tiempos de depositar dos pesos para poder jugar un videojuego, la idea entonces era que ese dinero fuera bien invertido y durara el mayor tiempo posible, ahora es al contrario los creadores del juego son los que quieren con un solo juego que estemos dando monedas, sea para tener más vidas en Candy Crush, tener el objeto especial en la granjita o que el ejército sea más fuerte con un mercenario pagado con dinero real. La definición es mucho mejor que el atari de entonces y hasta de volante improvisado sirve el teléfono. Y ya no necesito tener una LAN en casa para jugar con otra personas.

Música y tele

Tiene incluído radio, tornamesas, acceso a toda la tu colección de música y a la colección de Spotify, incluso te ahorra la pena de preguntar el nombre de la canción usando Shazam. También puedo ver mis series favoritas o los programas usando Netflix. Y pues puedo ponerme a ver Adventure Time mientra pido una pizza por el celular.

 

Mensajes flotando

Entre tú y la imagen de ti que a mí llega hay un espacio al cabo del cual eres sólo una memoria..

Jorge Cuesta

Hace aproximadamente un año fue encontrada en el mar báltico por un pescador alemán una botella que contenía un mensaje que lanzó Richard Platz desde Dinamarca en 1913, pudieron decifrar el remitente y hallar a su nieta Angela —que vivía en Berlín—a la que se le entregó el mensaje, unos cien años después.

Han cambiado mucho los tiempos, es difícil, imaginar ahora cifrar un mensaje, ponerlo en una botella sellada y lanzarlo al mar, dejar que flote durante años esperando que encuentre algún destinatario, más si es una mensaje de auxilio en el que se concentran las esperanzas de rescate o supervivencia. Es como poner todos los huevos en una canasta en este caso nuestras palabras en una botella de cristal.

Los mensajes han pasado por los anuncios del periódico, las últimas páginas de las revistas, los trípticos repartidos, las hojas de papel con una foto pegadas desesperadamente en todos los sitios público, incluso brincando al mundo virtual primero en forma de mensajes en los tableros de anuncios, (BBS), gopher, telnet, y luego la WWW, miles de páginas personales en el mar cibernético buscando destinatarios, canales en el IRC, tópicos de fórums, o los precursores del bloggeo como livejournal (deadjournal anyone?), después otros como hi5, facebook twitter, tumblr, y podríamos seguir nombrando.

Algunas cosas cambian con esta nueva tecnología, ahora que se puede usar la destinatario, algunos prefieren seguir lanzando mensajes anónimos, en algunos casos porque así no gastan balas para cazar amores, pero algunas personas no tienen destinatarios definidos, se encuentran en busca de que una respuesta les diga que no están solos. Que ese sentimiento que les agolpa la garganta puede ser compartido, que los pensamientos vergonzosos no son exclusivos, que las preferencias son matices y que la sangre puede hacer eco en un corazón.

Tal vez por eso suelo contestar tantos llamados, porque sé que muchas veces la apatía se apodera de las personas, cualquier molestia es pretexto para no tender una mano, algunos dicen que en casos extremos el egoísmo es saludable, otros nunca han mirado afuera de su ego. Además cada puente que se tiende es un aprendizaje, es un grano de arena en la balanza del universo, es una voz más que fue escuchada. Siento que al escuchar ese llamado uno no puede quedarse impávido.

Quizá también esto que escribo es un mensaje en una botella.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: