Archivo de la categoría: Matemáticas

ceros y unos

Las máquinas me sorprenden con mucha frecuencia.

Alan Turing

Casi toda mi vida me ha intrigado el pensamiento de los otros. Las ideas que hay detrás de cada acción, la correspondencia (mucha, poca o nula) entre sus palabras y acciones. Tiene mucho tiempo que acepté que es un mundo inexpugnable para mí.

Durante mi infancia comenzaron a asomarse algunos dispositivos electrónicos (mattel) que captaron mi atención. Fueron mis primeras interacciones con los transistores ─los radios no cuentan─ la primera vez que usaba baterías. En ese tiempo nada más había Eveready, Ray-o-vac y águila negra. Que muchos estudiantes de secundaria llevaban la versión heavy duty (una pila grande y cuadrada) que usaban para el taller de electricidad.

Y hacia finales de mi infancia recibí un regalo que, ahora que lo reflexiono, cambió de alguna forma mi vida. Una computadora, la timex sinclair 1000, que tenía 2k de memoria. Trescientos veinte veces menos que la primer PC con windows que utilicé. Tenía el basic integrado, incluso cada tecla era un atajo para un comando del lenguaje, aún con esta característica era muy tardado programar. Los programas se guardaban en un cassette común y corriente.

Pero lo que me impactó fue la definición de un lenguaje. Por primera vez podía interactuar con un ente externo en con reglas definidas, podía entender por completo lo que sucedía, podía comprobar que mi mensaje llegaba y la forma en que era interpretado.

Después siguieron la commodore 64, una TRS-80 que era de Radio Shack, que tenía un sistema operativo llamado OS-9 muy parecedio a UNIX. Después llegaron las PCs con el sistema MS-DOS, yo usé desde la versión 3 hasta la 6. Después windows que hasta el win 95 no era un sistema operativo.

Pero desde entonces he escuchado múltiples comentarios acerca de las computadoras y la tecnología alrededor que hace evidente la diferencia de visiones que tengo con el mundo:

La compu no me hace caso

Se volvió loca la PC.

No quiere arrancar.

Se puso lenta

A mí no me obedece.

Falló así nomás, yo no hice nada.

Se murió mi máquina

Cada problema tiene una explicación lógica, aunque esté enterrada en numerosas capas hexadecimales. Cada problema tiene un origen y una solución. Porque no hay mentiras, todo queda visible debido a su cualidad binaria. Es un sí o un no, un uno o un cero.

Y eso siempre ha sido fácil para mí, interpretar los resultados, analizar las evidencias, diagnosticar y solucionar. Pero ahora estoy trabajando en la parte humana, en comunicarme con otro lenguaje completamente análogo, lleno de matices y con interlocutores variables.

 

 

 

visión periférica

El todo es más que la suma de sus partes

Aristóteles

Durante el tiempo previo a la confirmación de necesidad de anteojos mi vision del mundo era desenfocada, puntillista, caótica; algo parecido a lo que se ve a través de un vidrio en una tarde lluviosa, mi trabajo siempre fue armar esa especie de rompecabezas en la mente para saber lo que estaba frente a mí. Eso me dejó algunos vicios y virtudes que han influído en la vida cotidiana.

No asistí al kinder —jardín de niños— entonces aprendí a leer de corridor con los cuentos de los chicos malos contra rico mac pato, me fijaba en el número 176 que debía ser el número de preso de alguno de ellos, fue como empezar con la lectura rápida desde el comienzo, lo que facilitó la lectura —con excepción de las ediciones de Sepan Cuántos o alguna otra en 2 columnas— desde entonces ha sido fácil escudriñar un texto en busca de la información relevante.

Al esperar en la parada del camion era necesario escudriñar con más detalle el horizonte, los gestos de los automovilistas, su forma de manejar, el tiempo necesario para hacer parada y que se detuviera, y bueno en la espera hasta si venía lleno o no, eso era muy últil cuando los peseros eran coches regulares y tenías que compartir el asiento trasero con 3 personas más.

Cuando visitaba la calle de Donceles, donde había muchísimos libros sin orden alguno me servía mucho para detectar libros de mi interés con un golpe de vista, claro que sirve para cualquier tipo de compras, claro que es mucho más fácil buscar detergente en los pasillos que libros en el piso. Me fue particularmente útil en el mercado de San Telmo, del que rescaté una joya.

Quizá mi fortuna respecto a los incidentes “me libré por un pelito” sean gracias a esta habilidad, la vista puesta en todos lados me permite reaccionar expeditamente —en todos los estados— a las sorpresas. Quzá como la pantalla se circunscriba a un plano no recciono de la misma manera en los videojuegos. —ja—

Es útil a la hora de depurar código, hacer búsquedas, encontrar errores. Se ve afectada con los errores ortográficos y las “ingeniosas” formas nuevas de escribir en las redes sociales.

En la esquina de Vértiz con Concepción Beistegui hay un OXXO. La primera vez que pasé por ahí luego de mi regreso me di cuenta inmediatamente, hay cosas que salta en mi campo periférico, como la falta de chocoroles en un seven eleven sobre tlalpan.

Cuando pones un punto negro sobre una servilleta blanca y miras el punto, llegas a olvidarte no solamente desde la servilleta sino del mundo, quizá esa constante búsqueda del exterior para que fijemos la atención nos esté privando de un universo más rico.

La habilidad apenas me alcanzó para sacar 61 en este test.

20151014_114646

 

reflexiones en días nublados

Respiré, me senté en el fondo del pozo y apoyé mi espalda contra la pared. Luego  cerré  los  ojos  y  dejé  que  mi  cuerpo  se  familiarizara  con el  lugar.  «¡Bueno!», pensé, «ya estoy en el fondo de un pozo»

– Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, Haruki Murakami

Algunas veces un poco de tiempo reflexionando nos da la oportunidad de ver lo que hemos hecho y la forma en que ha tenido impacto en nuestra vida. Repasar cada una de las acciones, sus impactos y lo que me hicieron sentir en su momento y ahora. Creo que es posible cambiar lo que siento al respecto.

No quiero pasarme la vida intentando convencer, dando argumentos o pidiendo educadamente lo que creo merecer. La única manera es enfocar la misma energía o más en mis sueños y metas que lo que he enfocado en otras cosas. Esto es como dar la vuelta a la esquina, entrar en una dirección nueva, dejar fuera de la vista la calle anterior.

Aún en dirección nueva la familia, los amigos, la literatura y la música me siguen acompañando. Así no existe la soledad.

Sigo un poco enfermo y no muy animado, pero no quería de dejar pasar por aquí y dejar algo.

 

 

 

 

 

el valor del valor

hay que tener más valor que el primero que se comió un zapote prieto

Refrán mexicano

Esta semana asistí a una TED talk en el trabajo en la que se habló del valor de perseguir los sueños, poniendo como ejemplo a Steve Jobs, no es precisamente mi modelo a seguir —muy lejos de ser— sin embargo la discusión posterior fue alrededor de la el coraje necesario para dejar cosas atrás y perseguir los sueños. Para cada persona lo que valora y lo que sueña es diferente, sin embargo casi todas las personas mencionaron el aspecto económico como indispensable en su plan de vida la idea de una felicidad en la pobreza es contradictoria en la cabeza de muchas personas.

São Paulo no tiene actividad sísmica, tampoco tsunamis o huracanes, poca gente ha visto de cerca la desgracia de perder una casa con todo el patrimonio dentro y apenas salvar la vida, ese es un evento traumático pero liberador, te deja sin ningún tipo de ataduras.

Pero es diferente cuando se trata de perseguir un sueño, porque la cabeza está llena de sueños de los demás, una casa, un carro, un matrimonio, hijos, una foto junto a la Torre Eiffel, algunos se pueden hasta transformarse en reality shows —más de una sueña en transformarse en la próxima top model— yo siempre he pensado que somos muy diferentes y quizá el cultivar esas diferencias sea ser más auténticos.

Recordé el sinnúmero de veces que he cambiado de rumbo, mi breve paso por el mundo del teatro, la música, las artes plásticas —de lo que el mundo se salvó— pero también mi cambio de decisión de carrera que pasó por física, filosofía, letras, pase dos años en Ciencias Políticas, regresé para ciencias y mi paso por Actuaría o la maestría en matemáticas. El tiempo dedicado a repartir comida, manejar un taxi o hacer ropa. Dar clases, estar todo el día en el taller de matemáticas, trabajar por proyecto y tomar vacaciones al terminar. O mi mudanza de país.

Desde niño me he aventurado en muchas cosas porque soy curioso, la verdad no me he necesitado de ningún valor especial o arrojo de mi parte, me ha producido placer y he sido obsesivo con mis intereses. Mis travesías quizá carezcan de mérito pero sí me han permitido tener una perspectiva de cómo las otras personas ven la vida, lo que te dicen.

Algunas veces alcanzo a ver lo que sueñan, ya sea en pisar algún escenario,  tener una vida pastoral, trabajar en locución o doblaje, vivir en Miami, volar, que sus hijos se casen bien, tener una cintura de avispa, tener un coche importado. Algunas veces basta un par de pases mágicos para que esas personas se encuentren en el paraíso.

Hay muchos motivos para dejar de perseguir los sueños, muchas veces estamos convencidos de que es mejor hacer otra cosa, o que nos vamos a morir de hambre persiguiéndolos, que no nos va a alcanzar para ir a Disney o a esquiar, que la gente nos va a mirar como locos, que primero está la familia, que es un desperdicio de tiempo, que es mejor hacer las cosas pensando en el futuro. Pero todas esas voces no son nuestras.

Claro que cuando ni siquiera se conocen los sueños la cosa está más difícil, ya de por sí son tímidos los deseos, ahora si ni siquiera están claros es más fácil que queden abandonados, abandonarlos es como abandonarse uno mismo, uno que de por sí ha vivido en ese sentimiento. Quizá por eso la manía de quemar las naves, es otra forma de estarse abandonando.

Es más fácil cambiar de país que de ideas.

 

 

 

 

Cavilaciones matemáticas

El más pequeño entero positivo que no pueda ser definido con menos de veinte palabras.

G.G. Berry

Algunas veces escucho hablar de que algún conjunto es muy pequeño, mi mente vaga hacia teoría de la medida. En especial en los conjuntos de medida cero, que no son conjuntos vacíos pero cuya valor asignado —lo que estamos midiendo— es cero. Algunas veces son descritos como conjuntos pequeños, despreciables, insignificantes o insustanciales, dando la idea de que se trata de conjuntos de menor tamaño, sin embargo cuando hablamos de conjuntos infinitos esto debe ser tomado con cuidado. Y ejemplifico

Sea (Ω,A,P) un espacio de probabilidad donde

Ω = [0,1]

A = \displaystyle \wp(Ω)  conjunto potencia de Ω, i.e. la mayor σ-álgebra de Ω

P = la medida de Lebesgue.

Sea N el conjuto de los números normales en base 2 (número binarios para simplificar la demostración).

Esto es si x es un número expresado en notación binaria

x= 0.b_{1}b_2b_3…   donde x \in {0,1}

entonces decimos que x \in N si

\displaystyle \lim\limits_{n \to \infty}{\frac{\sum\limits_{i=1}^{n} b_{i}}{n}} = \frac{1}{2}

Esto quiere decir que los 0’s y 1’s aparecen uniformement en la expansión decimal de cualquier número de ese conjunto. Inclusive eso es cierto para cualquier combinación finita de cifras, digamos el 01110 aparece regularmente y la frecuencia ahora sería  \displaystyle \frac{1}{2^5}  en general para cualquier cifra de tamaño n su frecuencia sería: \displaystyle \frac{1}{2^n} .

Entonces la medida del conjunto N es igual a 1 P(N) = 1 = P(Ω) lo que muchos dicen que N es casi todo el conjunto Ω o que la medida se concentra en N, la segunda afirmación es evidente, pero

Si ahora, usando la misma expansión binaria, consideramos el conjunto N_{p}

donde ahora  x \in N_{p} si

\displaystyle \lim\limits_{n \to \infty}{\frac{\sum\limits_{i=1}^{n} b_{i}}{n}} = p

Los conjuntos x \in N_{p} son conjuntos disjuntos —cacofonía rítmica— es decir N_{r} \cap N_{s} = \emptyset para r \neq s además todos ellos tienen medida cero excepto cuando p = \displaystyle \frac{1}{2} lo que nos proporciona un conjunto de la misma cardinalidad de los número reales \Re

No importa si esos conjuntos son \aleph_{1} o no —como tenemos libertad religiosa podemos creer o no en la hipótesis del continuo— el caso es que podría ser una partición del conjunto de [0,1] —añadiendo el complemento del todos para asegurarnos de que sea completa— donde solamente uno de esos conjuntos tiene medida 1 y los demás 0. ¿Ahora no parece tan grande el conjunto de los conjuntos normales?

Además estoy seguro que hay sendas medidas para cada p, aunque no sean invariables bajo traslación pero resultarían interesantes, por ejemplo una de ellas podría representar el comportamiento de una moneda que no sea completamente justa —al lanzar volados porque en economía ninguna moneda es justa— honestamento no tengo idea si estas cavilaciones ya están documentadas en algún lado, si algún lector lo sabe le agradecería infinitamente cualquier información.

Acaso el motivo de esta entrada —ligeramente diferente a las demás— no quede muy clara, puede parecer una lección chafa de un maestro que no preparó la clase en Teoría de la Medida, quizá lo hice para practicar el uso de mi oxidado \LaTeX en WordPress o tal vez para mostrar mi marcada preferencia por los conjuntos que no son normales. La verdad es que es la preparación para el siguiente post.

Continuará …