Archivo de la categoría: Comida

De colores

De colores, de colores se visten los campos en la primavera.

Canción popular mexicana.

Mi capacidad para distinguir colores ha disminuido recientemente. Esta es una clara desventaja en la culinaria mexicana porque me asaltan muchas preguntas.

Comenzando con el desayuno: ¿Tamal verde o rojo? eso no es suficiente para saber cuál es más picoso, o más salado, o cuál tiene más carne, ni siquiera si alguno es más propenso a convertirse en guajolota. Si lo acompañara con café no tendría problema alguno pero si elijo el té entonces sí llega la decisión, si negro, verde, blanco o rojo; aquí incluso se trata de la misma planta en todos los casos. Mi corazón se divide entre el English Breakfast y el Prícipe de Gales (qué mamón).

Si se me ocurriera almorzar unos chilaquiles también tendría que elegir entre verdes o rojos, en enchiladas igual (las suizas no tienen que ver con los colores de la bandera). Incluso los podría acompañar de queso azul y tomar un jugo verde para que resbale.

La comida podría ser con arroz blanco, o rojo, o verde. Para acompañar el mole tendría que ser rojo, pero ahora sería mole negro, verde, amarillo; acompañado de tortillas que pudieran ser de maíz blanco o azul. De postre podría pedir zapote negro o blanco. O una gelatina roja, verde o amarilla. Los respados sí son de sabor sin importar si son más artificiales.

Para no dejar fuera mi estadía en el estado hay tacos de chorizo rojo o verde, con salsa verde o roja, y un mundet rojo (o blanco). Más tarde unas uvas rojas o verdes para botanear y de inmediato se desprende el vino tinto, blanco o rosado.

Mientras no digan tomates verdes todo está bien.

 

 

 

 

el paracetamol y el cáncer

La estadística es una ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno.

George Bernard Shaw

En los últimos días, además de las ofrendas, el pan de muerto y los espectáculos aterradores; he notado un par de cosas pululando en la red, los memes de los estudiantes de medicina que nunca se quitan la bata y los del informe de OMS sobre la clasificación de la carne procesada.

Recuerdo vívidamente mis épocas de estudiante, la hermana de mi amiga Norma entró a estudiar medicina, ella y al parecer su familia estaban muy preocupados porque los vecinos se iban a dar cuenta nunca me pudo explicar las terribles consecuencias de que los vecinos se enteraran, teníamos un amigo común que estudiaba medicina, nada diferente que los demás estudiantes de las demás carreras, quizá con la excepción de que le tiraba la onda a mi amiga, a su mejor amiga y a otra compañera más al mismo tiempo, eso no es diferente de los estudiantes de las demás carreras, lo que sí puedo confirmar es que bailaba con bata.

Quizá no tenga mucha experiencia en el laboratorio pero sí tengo bastante analizando datos y conclusiones, incluso oficialmente la estadística forma parte de mi carrera. Los recientes artículos de parte de la OMS respecto a las características cancerígenas de la carne procesada. En primer lugar es la IARC (International Agency for Research on Cancer) y no fueron estudios sino las conclusiones de 22 expertos que se juntaron para examinar los diferentes estudios existentes. Y lo que dicen son los agentes cancerígenos, que significa que estar expuesto a estos agentes lleva un riesgo de estar ligado con el padecimiento del cáncer. Parece poco viable hacer estudios que puedan aislar los factores que pueden producir cáncer, encontrar personas que no hayan sido expuestos a la contaminación ambiental. Cuando los resultados de un estudio no son claros se tiene que hacer uso de la estadística para justificar los resultados.

Los efectos de esta noticia supongo que no pasarán de una serie de chistes que durarán lo mismo que la preocupación del huracán Patricia, dudo mucho que alguien tome medidas tan drásticas como las de Angelina Jolie —extirpar los senos y los ovarios— si los fumadores han resistido la marginación de su espacio, las imágenes de las cajetillas y los impuestos estoy seguro que los que tienen un gusto por la carne procesada no pedirán sus hamburguesas de soya y sin tocino,  las pizzas sin carnes frías y dudo que le hagan el feo cuando les les ofrezcan en una fiesta salchichas cocktail —sin referencias ni albur— parece que nos encanta el arguende, el alboroto y en especial los chistes, pero generalmente no hay ninguna acción:

Si bien la mayoría no se protege de los rayos gamma —que también son agentes cancerígenos— probablemente con la ilusión de adquirir la fuerza de Hulk, dos tercios de la población tienen la bacteria Helicobacter Pylori muchos de ellos sin siquiera darse cuenta, en los 80s al Dr. Emmett Brown le valiá madre que el plutonio era un agente cancerígeno —el amor a la ciencia— y lo manipulaba alegremente para arrancar al DeLorean, si las personas no usan condones para no contagiarse del SIDA menos los usan para evitar el contagio del virus del papiloma humano, además tanto el pescado al estilo cantonés, el alcohol y la radiación solar son agentes cancerígenos. Todos los mencionados anteriormente están en una categoría mayor que la carne procesada.

De alguna forma me parce que estos temas están relacionados, mientras unos se burlan, otros se ofenden, muchos repiten la noticia de la OMS, pocos se toman la molestia de reflexionar un poco al respecto, de despojarse un poco de los prejuicios.

Bata

 

Quesadilla de huitlacoche

Quesadilla:  Méx. Tortilla de maíz rellena de queso u otros ingredientes que se come caliente.

Real Academia Española

Parece que el origen etimológico de la quesadilla sí tiene que ver con queso, algo que no me hace mucha gracia pero que tampoco tiene tanto impacto, no es la primera vez que la etimología no corresponde con el concepto: como el murciélago que es ratón cieguito o trabajo que son tres palos.

Pero recientemente ha circulado la idea de que el huitlacoche es de uso reciente o al menos solamente es reconocido en la cocina a hace muy pocos años. Patrañas, el hecho de que no sea un elemento gourmet o documentado no quiere decir que no se haya usado.

Los pueblos prehispánicos no iban a desperdiciar el maíz tan fácilmente así que seguramente las primeras quesadillas que existieron fueron de huitlacoche, los dos elementos están juntos piden ser preparados juntos, cuando solía ir a la central de abastos, los domingos en medio del pasillo solían poner la mercancía para rematar, un día me encontré con una señora que vendía huitlacoche y le pregunté ¿cuánto por todo? y tomé la oferta, es la única vez que he hecho algo así, tuve que repartir todo entre mi familia pero me sentí muy feliz de hacerlo, y disfruté de muchas quesadillas y tacos después.

Las quesadillas son un alimento popular, cuando uno se acerca a la marchanta para hacer el pedido, generalmente hay fila y mucha gente esperando, entonces ella pregunta ¿de qué va a querer? y pues uno suelta la lista, siempre hay alguien que pide de chicharrón —creo que es de las más populares—, están las de solamente queso para los melindrosos, unas de tinga de pollo, yo siempre pido de huitlacoche o flor de calabaza, que es uno de los pocos platillos típicos de la Ciudad de México.

Algunos domingos con mis amigos comprábamos quesadillas de sesos en el puesto de carnitas, de esas que salían bañadas en aceite del cazo y que eran muy baratas. Otras veces íbamos al mercado que se pone frente a Bachilleres 4 para comer las de masa azul. O en casa de Azul incluso pedíamos la entrega a domicilio. Tampoco es poco frecuente encontrar quesadillas enormes a precios populares. Las quecas son un platillo recurrente que resulta accesible a bolsillo de casi cualquier consumidor.

Pero también se pueden hacer quesadilla de otros ingredientes no tan caros pero que requieren más preparación, como en un cumpleaños en el que mi mamá se dedicó a limpiar jaibas para tener solamente la carne y poder hacer quesadillas de pescado camarón y jaiba.

Cuando alguien alegue que las quesadillas solamente son de queso, como ya ocurrió en algún mercado dominical de la perla de occidente, dejaré que viva en su error, si no aprecian las quesadillas de huitlacoche, mejor que no las coman.

Huitlacoche

 

a jitomatazos

Al mejor cocinero se le va un jitomate entero.

Refrán

El jitomate es una fruto de origen mexicano como como sugiere su nombre derivado del náhuatl, primero tomatl significa fruto hinchado, y jitomate viene de xictli que significa ombligo y tomatl referido con anterioridad, porque el tomate es verde y con cáscara, en realidad hay diferentes variedades en México como el miltomate, el tepetomate, el coztomate, el coyotomate, el xaltomate, el tecomate y la estrella de esta entrada el jitomate. Ningún lugar del mundo —México com excepción— lo cultivaba antes del siglo XV. Y algunos tardaron mucho más, como nuestros vecinos, Washington lo cultivaba como planta ornamental, y cuentan que Jefferson alguna vez comió uno en público para probar que no eran venenosos esto último probablemente es falso pero el hecho de que todavía existan los rumores es una clara indicación que no formaban parte de su dieta.  Muy diferente al pueblo de Buñol en Valencia que organiza la fiesta de la tomatina donde hay una guerra a lanzando el fruto que por esos lares es simplemente tomate. En Italia también es cultivado e incluso exportado —por estos lares son muy apreciados— esas exportaciones que son la razón para que el protagonista de Léolo se considere italiano; tienen que ver la película.

Siempre ha formado parte de mis alimentos preferidos, de niño justo cuando mi hermana aún no cumplía el año solía escabullirme a la cocina para beber el jitomate molido que mi mamá usaba para hacer la sopa. Aunque sabía que era un fruta preferida quizá nunca la había apreciado tanto como ahora. Estaba tan acostumbrado a tener a la mano tanta variedad, como el saladette —mucho más sabroso que el jitomate bola— que era el de batalla. Siempre estaba presente en los platillos pero casi nunca se llevaba el lugar estelar, acaso en los jitomates rellenos de atún o la ensalada caprese.

Uno de los usos más extendidos ha sido en la elaboración de las salsa cátsup, que es el único alimento del que me he hartado, cuando iba a vender los fines de semana a un tianguis en la colonia escuadrón 201 y que el menú solían ser hotdogs con mucha ćatsup, luego de hartarme pasaron más de 10 años para que la volviera a probar, y justo la sede de una de las compañías productoras más famosas está en la ciudad que alberga al equipo deportivo del que soy más fanático quizá el único.

Ahora que me mudé a São Paulo me sorprende lo verdes que se consumen y lo caro que están, basta decir que el kilo cuesta arriba de 7 dólares, que es el triple de lo que está el aguacate, además de que el sabor dista de ser lo parecido a lo que estaba acostumbrado. A pesar de que Brasil produce más que México tiene que exportar el puré desde China que es el principal productor, resulta descorazonador saber que es necesario traer desde tan lejos ese alimento, hasta se quitan las ganas. Pero también me doy cuenta de que muchas veces vamos por la vida sin apreciar lo que tenemos, aunque parezca de menor valor, influencia o proporciones; pero cuando cambia no nos sentimos igual, la ramificaciones puede ir más allá de lo que pensábamos, es diferente a la ausencia total —los nopales por ejemplo— que puede ser un shock pero que terminas aceptando como dejar de fumar o tronar con alguien, pero el aprender a vivir con una sombra es más difícil.

No sé de dónde viene la costumbre de tirar jitomates podridos a los malos actores.

Jitomates

de fresa por favor

La princesa está triste, ¿qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa

Rubén Darío

La fresa no es una fruta sino un racimo deforme que expone múltiples frutos, como no es una fruta no me debería sorprender que no estuviera presente cuando íbamos a comprar fruta al mercado, era mucho más común encontrar sandía, melón papaya (la amarilla antes de que fuera más común la maradol), plátanos o manzanas, claro que no tuve que esperar a cumplir 22 años para probarlas -a diferencia de las peras- ocasionalmente había fresas con crema a las que generalmente se les añadía azúcar o leche condensada para disminuir su acidez.

Recuerdo en mi infancia, luego de una excursión a Chapultepec, fuimos a comprar hamburguesas y por primera vez la acompañé con una malteada de fresa, también al salir de una consulta médica probé por primera vez un helado flotante, no exactamente el sabor más clásico: helado de fresa con peñafiel de limón, pero resultó una gran elección, hasta como para repetirlo. Durante una peregrinación, en una fría madrugada se me ocurrió pedir un esquimo de fresa, que resultó muy difícil de consumir, podía incluso voltear el vaso sin derramar el líquido, no es la mejor bebida en tiempos de frío.

Durante mi estancia en la Facultad de Ciencias fuimos a Guanajuato —el estado— y nos hospedamos en la ciudad del mismo nombre para hacer una práctica de campo en Silao —ciudad que conocía bastante— convencí a 4 de mis compañeros de ir en tren y regresar en camión, pasando por Irapuato, la capital fresera, de ida calculé mal y llegamos demasiado temprano —yo contaba con que el tren se iba a retrasar— así que tuvimos que esperar a la vuelta para conseguir las fresas con crema pero como estaban reparando el centro tuvimos que dar una gran vuelta para encontrar un puesto abierto. También fue una parada obligada de regreso de mi luna de miel, ahora fue para comprar una canasta a la orilla de la carretera. La misma parada fue en el último viaje con mi papá, un par de meses antes de que muriera.

#YoConfieso que lo mejor de mi viaje a Puerto Vallarta fue el desayuo de fresas salteadas con huevo, también que alguna vez hice la mamona combinación de champagne con fresas y que es el último sabor que pido cuando compro un licuado y que en muy raras ocasiones compro solamente la fruta, digamos en el mercado.

Y hay numerosos productos que tienen a la fresa como sabor, yogur, mermelada, relleno cremosito, cobertura de pastel, hasta las famosas picafresas es como si fuera el sabor más común entre los productos artificiales.

A mi parecer las fresas han sido sobrevaloradas porque siempre hay un sabor mejor: en los licuados el de mamey no tiene comparación, para los helados de vainilla, los esquimos de rompope, y hasta los plátanos fritos con crema están mejor y así se pueden seguir enumerando casos.

Claro que la palabra fresa también tiene otro significado, es equivalente a pijo en España, Cheto en Argentina, pituco en Perú, cuicos en Chile, o sifrinos en Venezuela; y entonces las fresas están aún más sobrevaloradas, por ellas mismas, y en ambos casos, conforme pasa el tiempo, es un sabor que va quedando fuera de mis preferencias.

Fresas con crema

bailes solitarios, amigos solidarios

Que en amigotes de los que hay agora
Ni deuda ni mujer está segura.

Lope de Vega

El sábado pasado me sentía cansado y sin ánimos pero terminé visitando un restaurante suficientemente mexicano donde había una oferta de tequila al dos por uno, aunque no había cerveza victoria para acompañarla así que tomé XX al cierre nos encaminamos a otro lugar para seguirla, fue un lugar donde uno de los grupos tocaba covers de Bon Jovi y una de las canciones que no tocaron me recordó las fiestas donde la bailé porque era una canción que siempre bailé solo, me hubiera gustado poder decir que era Dancing with myself de Billy Idol pero esa siempre la he bailado acompañado.

Una de esas ocasiones fue en una fiesta en una casa en cerro de la Libertad a unos pasos de Taxqueña, en un garage con las paredes blancas lleno de sillas plegables de metal y plástico negro, cuando comenzó la canción tenía tanta energía acumulada que empecé a bailar animadamente, me subí en una de las sillas y salté, incluso algunas veces contra las paredes, las únicas que no me huían durante el slam que no tardó en armarse, yo iba preparado con mis botas con casquillo y mi chamarra con algunos pedazos de metal añadidos, al final las paredes terminaron manchadas de sangre. Para variar el Chore no se quería regresar a su casa, juntamos una lana  y lo subimos a un taxi junto con Paco ambos ebrios en exceso, en ese entonces el primero vivía cerca del metro Ermita y el otro en Mitla.  Los demás nos regresamos a pie, Vani y el Wrote todavía me hablaban.

Nos invitaron a otra en la calle El Mayorazgo, cerca del cruce de Acoxpa y el periférico, aunque cuando nos invitaron nos dijeron que era la calle de Tallorango una dirección falsa, pero no fue la primera vez que llegamos a un lugar del que no teníamos dirección, solamente que en ahora cobraban la entrada, Paco tuvo que echar mano de sus dotes de galán para que nos dejaran pasar gratis, la bebida era de mejor calidad pero no era tan abundante, además no vieron con muy buenos ojos que yo me subiera a los muebles para bailar.

La otra ocasión fue en la calle de Club Necaxa, ahí solamente fui con Chucho y Vani, un amigo de ellos llegó en una moto y nos encontramos a Aby  y con varias de sus compañeras, entonces nos comportamos mucho más sociales así que durante el slam procuré no causar estragos. La última fue la fiesta de quince años de Erika A. hasta fuimos a misa a la Parroquia de Jesús Sacramentado el recuerdo basta para hacerme sonreir, como era costumbre en cada fiesta que nos invitaba una amiga nuestro comportamiento fue completamente vergonzoso, como en la ocasión que Chucho confundió al papá de la quinceañera con un mesero, al menos en esta ocasión parece que la familia no se incomodó, hasta bailé con la quinceañera, pero en algún momento volvieron a poner la canción y comencé a bailar de nuevo, sobre las sillas.

Yo no sabía que todas esas ocasiones había sido observado hasta que tuve un truene romántico unos días antes de una excursión de parejas que se había organizado. Mis amigos preocupados, bien por mi bienestar emocional o quizá porque mi ausencia representaba un coche menos, el caso es que me consiguieron novia en un par de días: Aurora, bueno era una candidata porque tuve que pasar oficialmente por el ritual de pedir su consentimiento, fue una cita muy rara, porque ambos sabíamos pero pretendimos que la cosa era casual, ahí me contó que ya me conocía -yo era el que bailaba solo esa canción en las fiestas- yo no había reparado en su presencia en las fiestas anteriores, parece que no es muy común bailar solo.

mi abuela materna

No me salgas con que a Chuchita la bolsearon

Dicho popular.

Durante toda mi infancia el sobrenombre de mi abuela estuvo omnipresente: Chuchita, todos pensaban y muchos aún piensan que su nombre era María de Jesús.  Pero su verdadero nombre era María Epifanía Eustorgia, cuando lo descubrió se dio cuenta de el problema que tenía, porque los demás papeles los tenía a nombre de María de Jesús, lo que indicaba que no iba a poder recibir la herencia de mi abuelo en caso de que falleciera, así que se dirigió al registro civil de Salto del Agua, de ahí la mandaron a donde se registró originalmente: Salamanca, y el encargado del registro civil era un conocido pero esto no ayudó mucho porque seguía al pie de la letra la ley, y como ahí decía que tenían que ir sus padres —era la hija de dos viudos con hijos—, ella bromeaba ¿a poco quiere que les lleve los esqueletos? No importaba que el funcionario hubiera conocido a mis bisabuelos, tampoco que el presidente municipal fuera un pariente, tuvo que esperar a que se retirara y usar un plan alternativo: conseguir que le agregaran el nombre de Jesús a su acta de bautizo.

Mi abuela estuvo adelantada a su época ella no dejó de trabajar al casarse, lo que le aseguró a su familia tener desayuno en tiempos de crisis, mientras las familias vecinas se tenían que contentar con té y tortillas frías, la familia de mi madre desayunaba avena. Ella consiguió asegurar un bienestar para su familia a base de su trabajo. Además siempre está sonriendo, buscándole el mejor ángulo a las cosas, invariablemente la encontrabas de buen humor.

Le gustaba mucho la bohemia, las fiestas, el baile y el alcohol; como era amiga de Amalia Mendoza frecuentemente estaban en las mismas fiestas y cantaban juntas  —yo la he escuchado cantar un par de veces y lo hace bastante bien aunque ya no tiene el aire suficiente— en las fiestas que se organizaban en la familia siempre estaba hasta el final. Me la encontré una vez en unas vacaciones en Acapulco —iba con varios amigos y con otros de sus nietos— y nos invitó una botella en la playa. Se ha ido con mi madre de vacaciones varias veces y los demás se sorprenden de su vitalidad.

Se dedicaba a la costura, una decisión muy acertada de su parte, jamás he visto a nadie tan veloz en la over —nombre de cariño para la máquina over-lock— así que armada de su Pfaff era capaz de terminar cientos de prendas en un santiamén. Y nunca fallaba, una vez se atravesó un dedo con una aguja y solamente se vendó para no manchar las prendas y terminó a tiempo. También podía copiar un modelo de memoria, i.e., iba a las tiendas a ver los modelos, y cuando regresaba podía hacer los moldes para el vestido onda oído absoluto de la costura. De hecho en el 64 fue nombrada en los periódicos como la costurerita que fue apuñalada.

Este incidente ocurrido en las calles de Soledad marcó su salud para los siguientes años, su primer infarto fue apenas 3 años después, seguido de diferentes condiciones que se tornaban delicadas algunas veces, iba tanto al Instituto de Cardiología que hizo amistad con otra paciente regular, tanto que terminó casándose con un amigo de mis tíos —hijos de mi abuela— han sido múltiples las veces que ha entrado al hospital, ha recibido tratamientos experimentales, sus niveles de azúcar, presión, o pulso han estado en niveles exorbitantes. En esos exámenes médicos cuando te preguntan si un familiar ha tenido x enfermedad, la respuesta es siempre sí, y ¿quién la ha tenido? mi abuela. Luego del interrogatorio los médicos se sorprenden que aún siga con vida.

Pero creo que ahora las cosas son diferentes, como quería festejarse su cumpleaños, para conseguir dinero dejó de tomar su medicina para el corazón, lo que provocó otro infarto que la dejó delicada y hace unos días se cayó, lo que causó una fractura en la cadera. Cuando llegó al hospital —ahora el de ortopedia que está por la estación Xomali del tren ligero— se dieron cuenta que tenía una insuficiencia pulmonar, necesita un clavo y como está delicada de los pulmones y el corazón es difícil que la puedan operar, como la perspectiva de tener que estar postrada en silla de ruedas aparece por primera vez su ánimo no es tan optimista.

Mi última foto con ella.

Chuchita

problemas domésticos

Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa.

Proverbio

Los últimos días han sido una sucesión de eventos relativos a la administración de la casa. Primero fue cuando me avisaron que la lavadora no funcionaba, aunque evidentemente era un problema del interruptor no tuve otra opción que buscar ayuda profesional, que solamente atendía en horario comercial —de 9 de la mañana a 6 de la tarde— así que tuve que trabajar desde casa mientras esperaba su llegada, afortunadamente fue antes de la 1 de la tarde, pero solamente era para diagnosticar, si aceptaba el presupuesto iría al día siguiente, ni modo. Supongo que el apagador era carísimo porque salió en más de 150 dolarucos.  Pero la cosa no se detuvo ahí, luego empezó a salir más agua de la debida en una de las llaves del lavabo que por el momento está clausurada, luego siguieron unos focos fundidos que al cambiarlos con mis delicadas manos terminaron ligeramente perjudicados.

Una de las pocas desventajas de vivir solo es que tienes que resolver estos problemas tú, ahora dentro de un ambiente digamos desconocido, donde no tienes mecánicos, electricistas o talacheros de confianza, porque marchantes ya tengo. He preguntado las mejores opciones, pero siempre que escucho las respuestas me doy cuenta de que aprendo más del que responde que de su consejo, se dejan ver varias cosas a través de su respuesta, como que le hablen a su esposa para preguntar y luego confiesen que ellos no tienen ni idea.

Recibí comunicación de un amor previo, donde me platicaba sus problemas con la mudanza —también considerados domésticos aunque sea por el cambio de domicilio— esto por supuesto después de los famosos convencionalismos de ¿cómo has estado? ¿qué has hecho? o preguntarle por el baile o recibir comentarios acerca de la natación, pero ya para finalizar deslizó una información extra, supongo que para mantenerme al tanto: se mudaba con alguien más, yo musité un ok cuando en realidad lo que pasaba por mi mente era un “a mí qué chingados me importa” claro que en otro idioma se escucha diferente. Afortunadamente esos días fui premiado con visiones cautivadoras de una dama que, junto con una breve plática, me levantaron el ánimo, el espiritu y otras cosas.

Con ese ánimo febril decidí buscar a una conocida con la que bateo de emergente —el tercero en el orden al bat, hazme el favor— así que fue una combinación de fin de semana con comida que incluía mariscos —yo comí langosta— y una visita a ver Batman en IMAX. Entre ambos eventos ocurrió otro accidente, la ruptura de la base de mi cama que seguramente asustó a un vecino, afortunadamente en esta ocasión no se quejaron; esto me obligó a dormir en el piso —con todo y lo dicho en la entrada anterior— y al parecer la temperatura cambió drásticamente: de 28 grados bajó a 12 súbitamente lo que me agripó un poco. Tuve que usar el ingenio y la literatura para una solución temporal:

La última vez que fui a México fue en enero, olvidé ir a tramitar mi FEA digo mi FIEL y ahora no hablo de mujeres sino de las firmas electrónicas que requiere hacienda, también olvidé tramitar otro token en Inbursa, lo que sí hice fue renovar el de Banamex, pero además olvidé hacer un pago en esta última institución, por supuesto que ignoraron los años de puntual cumplimiento y se dedicaron a hostigar para recuperar la grandiosa cantidad de 800 pesos. El problema fue que le hablaron no solamente a los contactos registrados —la dirección que tengo registrada— también le hablaron a las personas que alguna vez les deposité y agregué su celular para que les informaran además de hablarle a la tía de mi ex-esposa porque alguna vez llegó mi recibo a esa dirección. Bueno pues recibí un mail de ella pidiéndome que no le marcaran a su tía y explicaba algunas circunstancias. Yo le contesté explicando brevemente lo que había ocurrido y diciéndole que ya había sido arreglado. Pero al parecer algo les falló porque cada 3 meses, cerca del fin de mes hablan de nuevo, y cuando les hablo se disculpan. Afortunadamente una de las registradas —Yess— es muy amiga mía y además trabaja en un banco así que ya los conoce. Además el hoy 2 de agosto es su cumpleaños así que sirva esta entrada también de felicitación. Bueno pues luego de recibir otro mail reclamando me descubrí preocupado por esta cuestión, pero luego de una reflexión me di cuenta de que parte del divorcio es también que ahora soy un extraño cualquiera, que no es mi problema aunque yo sea el causante indirecto, ya me tocó que hablaran a mi casa innumerables ocasiones por un deudor que yo no conocía y tuve que apechugar. Terminé bloqueando su correo  —ni modo— no voy a cargar más con los problemas domésticos de otra persona y mucho menos en ese caso que fue tan costoso romper ese vínculo. Confieso que me invadió un sentimiento incómodo que abordaré en una entrada posterior.

El martes que quería cenar algo me tocó una salchicha descompuesta, la última vez que me pasó fue hace mil añosn cuando iba con mi papá al deportivo Tulyehualco y compramos un hotdog cuyas salchichas estaban verdes por dentro por eso tuve  que ir a una tienda de gasolinería que es lo más cercano a un Oxxo por acá —porque además recién cerraron la tienda-panadería de la esquina— total que fui por un sándwich empaquetados y un par de botellas de agua mineral, al momento de pagar me hicieron ojitos unos cigarros de una marca que no voy a promocionar porque no había podido escribir nada pero finalmente me contuve. Al día siguiente ocurrió otra incidente, digamos la gota que derramó el vaso así que había decidido ir por unos cigarros y cuando llegué a la misma tienda ya se habían acabado, fue como una señal que me hizo más fácil contenerme y me dio la idea para esta entrada y me mostró que tengo que resolver algunas cosas para seguir avanzando.

No se alcanza a ver per justo al final de la gorra de la que acomoda los cigarros hay un lugar vacío ¿a poco no parece  el  uniforme del Oxxo? Hay días que extraño tanto mi ciudad.

¡chúpale pichón!

Que me sirvan de una vez pa’ todo el año, que me pienso seriamente emborrachar.

Pa’ todo el año – José Alfredo Jiménez

Las primeras veces que probé alguna bebida alcohólica no fue placentero en absoluto: primero fue en una fiesta de cumpleaños de mi abuelo, donde confundí una cuba libre con coca —tenía recién cumplidos los 5 años— a partir de entonces tuve más cuidado porque siempre fue una casa donde abundaban las bebidas. La segunda vez pasó un par de años después donde fue un vaso de vino tinto que pensé que era jugo de uva, a manera de disculpa jamás pensé que hubiera vino tinto en el refrigerador. Durante mi primera comunión —Hélas como deben estar la chelas— me costó trabajo tragar la hostia así que el padre me ofreció un trago generoso de vino, que casi me hizo vomitar. Y esa fue la última vez que tomé, antes de los 10 años.

Las fiestas en casa de mis respectivos abuelos eran contrastantes mientras en una no había alcohol en la otra era todo lo contrario, y como casi todos mis amigos de esa cuadra eran mayores tuve que empezar pronto mi alcoholescencia. La primera vez que tomé copiosamente —que no quiere decir que haya bebido en copas— estaba muy curioso del proceso así que asistí regularmente al baño para mirar mi cara, las pupilas observar el avance de los efectos de la bebida. Al final de la fiesta decidí que podía beber sin dificultades tomando apenas un par de precauciones.

Siempre cargaba en mi cartera un hoja con “Poderoso Caballero es Don Dinero” de Francisco de Quevedo, y cuando alguien decía que ya estaba pedo, la sacaba, se la daba y me ponía a recitarla demostrándoles que aún estaba sobrio, la otra precaución que tomaba era tener un billete de 5 mil —los niños héroes— en la carterita de la licencia. Por si me pedían mis documentos.

Durante mis primeras fiestas decembrinas las marcas se reducían a Don Pedro y Presidente que era lo que los adultos tomaban y de las bebidas que conseguíamos sustraer sin ser vistos, normalmente mucho más brandy que refresco y más tehuacán que coca, todavía no había envases de plástico.

La primera gran borrachera con mis amigos del retorno fue con brandy Algusto, luego algo de bacardí blanco para terminar con charanda de Morelia mezclada con jugo de una naranja. Ese fue el inicio de una frenética sucesión de aventuras en las que el alcohol sería un participante más.

La bebida económica era el brandy Richardson mezclado con pepsi y servido en bolsa de plástico, apenas 2 refrescos de 355 ml el chiste era tener bebida a la mano y terminar bebido. Claro que la opción cuando la banda ya estaba muy eriza era el aguardiente León —para ponerse fiera— porque jamás recurrimos al extremo de tomar loción como un vecino apodado “El Quick” lo hiciera en alguna ocasión. En una fiesta que terminó en pelea bebimos “Cordón Real” en una garrafa de plástico de un galón

Cuando me tocó buscar el olvido al estilo Jalisco en lugar de tequila tomé ron, a pesar que la elección familiar era el Bacardí —añejo cuando andaban finos— no me gustaba así que siempre busqué alguna alternativa.  Me gusta mucho más el sabor del ron fabricado en isla, aunque hay continentales buenos con un costo-beneficio muy bueno como el Flor de Caña que es nicaragüense es un poco seco pero siempre lo disfruté, el Cacique que es venezolano con un poco más de sabor dulce artificial creo que el Ocumare es mejor, estos los conocí por Alejandro que vivió por aquellos lares un tiempo.  Ahora el reputado ron Zacapa creo que está bueno pero es demasiada lana para tomarlo, digo por muy maya que lo quieran hacer, el añejarlo a una altitud superior a la Ciudad de México va en contra del espíritu del ron. Respecto a las islas pues está el famoso Mount Gay de barbados, prefiero el Appleton —en especial el Appleton State Extra—, está por supuesto que el Matusalen que ya se hace en la República Dominicana y que estaba muy presente cuando salía con mis compañeros de trabajo. Pero mi absoluto preferido es el Havana Club, y el añejo especial como bebida habitual pero me gusta en todas las presentaciones pero no he probado el Havana Club Máximo de 100 años, pero espero hacerlo en una visita a la isla. Pero no siempre hubo lana para escoger así que consumíamos sin discriminar ron Potosí o “Cabeza Negra” , ahora me he topado con el  Kraken pero es demasiado dulce para mi paladar.

Otra que fue una bebida muy socorrida durante mucho tiempo fue el vodka, el primero era el wyborowa porque, como rezaba el slogan: wodka se escribe con w, con w de wyborowa. Desafortunadamente bajó de calidad, casi como el Smirnoff, porque evitábamos el oso negro porque solamente era bueno como chiste y para dar cruda. Eso sí, la cruda del vodka no te deja el tufo de otras bebidas. Unos 50 días antes de terminar la década los 80s en una reunión probamos la combinación de cada sabor de boing con vodka y decidimos que la mejor era la de uva. A partir de ese día nos dedicamos a promocionar la bebida, me vale madre que no me crean que fuimos nosotros. Luego llegó el muy de moda Absolut, que es buena pero no más, en realidad casi nadie toma el vodka solo, así que hay opciones para escoger. Mi elección solía ser Eristoff de precio accesible y sabor adecuado, claro que cuando iba al Issste a las 6 de la mañana compraba Terenka —salía más caro el jugo— y con ese vodka bauticé a mi coche: Napoleón —nada que ver con el brandy—, ahora el equivalente sería el Karat. Cuando bebo en algún bar o cantina siempre pido un vodka tónic para distinguir la calidad o descubrir si está adulterado, esa es la bebida que más conozco. El Stolichnaya no me convence, y el Danzka. Ahora el Skyy lo conocí por los la botellas que venden en el OXXO que le gustaban a mi vecina.  En plena jumentud solíamos empezar a beber con un trago de vodka derecho, para calentar garganta, y siempre decía que era como agua.

En una fiesta ochentera que se hizo en Paseos de Taxqueña había cantidades industriales de bacardí y cerveza que no era precisamente yo me puse en el bar para servir y administrar —y buscar otra bebida— cuando ocurrieron dos desastres simultáneamente, se acabó el refresco y se fue el agua. La casa era prestada así que parece que no pudieron conectar la cisterna o se acabó el agua, como en ese tiempo todavía tenía ganzúas pues abrí el bar de la casa, y encontré una botella de Cutty Sark, que se podía tomar sin acompañamiento para los demás la bebida era: ron bacardí blanco, rebajado con cinzano y cerveza; el baño terminó del asco. Pero el gusto por el whisky no, así que alguna vez compramos unos Passport, que entonces eran decentes, luego fuimos por un Chivas, pero parece que ahora los adultos eran los que nos pedían, además aprendí que es difícil conseguir un Chivas a las 6 de la mañana. Dejé mucho tiempo de tomarlo, y me sumaba a lo que la mayoría bebiera, así que solamente lo tomaba ocasionalmente con algunas personas. Así fue hasta que descubrí —en el cuartel de Arequipa— que a la reina del wild le gustaba también el whisky, así que comencé a incluirlo en las botellas que llevaba para las maratónicas sesiones de juego. Normalmente Johny Walker etiqueta negra, algunas veces comentaba acerca de la pelícual 4 Bodas y un Funeral y les decía que se fijaran que en las bodas sirven etiqueta roja, pero lo que toman en el bar es etiqueta negra. Pero los single malt como el mostrado son buenísimos.

La cerveza solamente la comencé a tomar en el viaje a Acapulco de aquella semana santa del 90, donde durante el día en la playa tomábamos cerveza y por la noche todo lo que nos podía proporcionar la barra libre, bebidas clásicas como el Tom Collins o los Muppets durante el baile —te ponían un casco, ahí golpeaban el caballito y lo tomabas— y siempre han existido bebidas para acelerar la embriaguez, pero solamente caen los incautos como un amigo que siempre ordenaba perlas negras cuando estaban al dos por uno o en mi despedida de la oficina me quisieron emborrachar com shots de colores —ilusos—.

Y el tequila no es mi bebida favorita, creo que las veces que más he tomado ha sido con extranjeros presentes porque si bien no me gusta no voy a dejar que un extranjero tome más tequila que yo, aunque la forma correcta de tomarlo sea a sorbos disfrutándolo y no frenéticamente al estilo de los springbreakers. Normalmente Cazadores, por un tiempo el 100 años pero nunca le hago el feo así venga en una garrafa que alguna vez contuvo gasolina como aquellas que sacaba mi amigo Teodo, había uno que me daba mucha risa el Tequila charro negro blanco, claro que el charro era el negro y el tequila blanco. Pero es un bebida sumamente popular de la que he hablado con mis amigos extranjeros, explicándoles las partes finas. Hace poco en la final de la libertadores en un bard e São Paulo la festejante pidió celebar con tequila.

Hay otras bebidas que transitaron como la Ginebra que combina con un coco y granadina en Acapulco, o el Pisco que se lo pelean entre Perú y Chile, la Cachaça a la que ahora tengo acceso ilimitado, el Cognac que solamente se lo regalo a mi mamá porque nunca lo tomo, o el Jerez que nos invitaban en casa de Mónica. Y está el pulque del que se puede hablar mucho, o el vino que tiene una historia aparte. Y no quiero dejar de mencionar a los pajaretes: alcohol de 96 con leche bronca y chocomilk.

La imagen que añadí del mezcal es significativa y no lo menciono mucho porque ha sido la bebida que logró emborracharme realmente, claro que después de un hidalgo de 3/4 no es de sorprenderse, ese hecho fue en unos quince años donde ambos novios de la festejada aparecieron y se armó una bronca campal y Felipe fue testigo del acontencimiento histórico y Chucho me salvó un par de veces al volante.  Además esa bebida ha triunfado aquí en São Paulo, le sorprende demasiado el gusano que trae el mezcal.

En Busca del LP perdido (Two minutes warning)

El porvenir ya existe -respondí-, pero yo soy su amigo

El jardín de los senderos que se bifurcan – Jorge Luis Borges

A manera de introducción —para las personas jóvenes— habrá que aclarar que LP no se refiere al gas —Liquefied Petroleum— que es repartido a domicilio que va perdiendo terreno frente al gas natural, tampoco se refiere a una medida usada en las pulcatas —Litro de Pulque— ni el procedimiento médico para extraer líquido cefalorraquídeo —Lumbar Puncture— tan nombrado en las series médicas, LP es la abreviatura de Long Play y se refiere a los discos de vinilo de 12 pulgadas que eran tocados a 33 1/3 de revoluciones por minuto.

Hay momentos en la vida de donde los caminos se bifurcan, aquellos con los que te preguntas ¿qué hubiera sido de mi vida sin ese momento? aunque TODOS los momentos son así. El tema salió por una canción que mencioné en twitter y que prometí contar la historia.

Un día nos invitaron a la fiesta de los 17 años de Ana Margarita, que era amiga y compañera de escuela René, que era mejor conocido como el Vani que como el hidrógeno lleva un 2O después — Vani-dos-ó — y creo que ya he dado muchas explicaciones en esta entrada. Bueno el caso es que nos invitó para que lleváramos la música, fue nuestro primer gig como DJs, todavía sin un surtido musical muy extenso. Y como en ese tiempo lo más importante eran las fiestas asistimos.

Cuando llegamos a Osa Menor 207 —entre Triángulo y Centauro— la fiesta estaba prácticamente desierta, algo que no mejoró con el tiempo, la única mujer era la anfitriona pero había un par de joyas entre los discos que pedimos que llevaran, un recién desempacado Disintegration de The Cure y el sencillo de Blasphemous Rumours de la banda preferida de Vani:

Debido a la ausencia de féminas nos dedicamos a beber y a escuchar los discos a placer: el sencillo de Depeche Mode tenía 4 canciones grabadas en el Empire Theatre de Liverpool —Inglaterra no la tienda— dos de ellas no muy comunes: Ice Machine y Two Minute Warning esta última es la referencia del twitter. Para sorpresa de todos, poco después de las once de la noche apareció Jairo, con su coche lleno de mujeres, que fueron asediadas por una jauría semialcoholizada, al mensajero le tocó perder a su hermana —con el Chore— y a su novia. Entre las asistentes estaban Mónica y Abigail Fabiola.

No solamente fue por Aby que probé por primera vez los nachos, por ella comenzamos a frecuentas el hueso skate, y pues por ella conocí a Natalia, y mis amigos conocieron a Carmen, Rocío, Nadia, Ingrid. Y nos toco vivir relaciones que nos marcaron. Fuimos a celebrar un 14 de febrero a un cementerio y nos robamos un letrero de zona arqueológica —delito federal— luego de ser perseguidos por la policía. También los estudios de Felipe en el extranjero tienen que ver, la primera vez que volví a fumar, o mi asistencia a 2 funerales está relacionada con ese momento. En nuestra última actuación como DJ —donde las damas nombradas estaban presentes— la fiesta terminó en una batalla campal —por culpa de una de las damas nombradas— donde no solamente serví como escudo contra balas, también las bocinas fueron destruidas y mis discos confiscados por el honorable cuerpo policial, sí, también por eso cambié de LPs a CDs.

Pero cuando compré el CD equivalente al disco mostrado en la imagen de arriba solamente tenía 2 de las canciones originales y 3 canciones en vivo fueron cambiadas por otras 2 diferentes, una en remix y otra en vivo. Y sí, las cosas no vuelven a ser iguales, sin importar cuál sea el punto de origen no hay regreso y esos cambios sutiles —como el disco— que parecen tener poca importancia pueden definir por completo otro momento.

Les dejo otra versión de la canción que referida, aún no he conseguido la versión del otro disco,  si alguien la tiene que se moche: