Archivo de la categoría: Tlaltelolco

Tribus Urbanas

Ciudad tan complicada, hervidero de envidias,
criadero de virtudes deshechas al cabo de una hora …

Declaración de OdioEfraín Huerta

Una tribu urbana es un grupo de personas que se comporta de acuerdo a las ideologías de una subcultura, que se origina y se desarrolla en el ambiente de una ciudad o casco urbano.

México Tenochtitlán fue fundada sobre una lago, principalmente porque los aztecas no fueron admitidos en ningún lugar por el que pasaron, para comunicarse con los diferentes poblados además de las trajineras había algunas calzadas que iban del centro hacia la periferia , Tacuba, Nonoalco, Tepeyac, Ixtapalapa, Coyoacán. Al crecer el imperio azteca, su dominio se amplio, pero conservó algunas tribus cercanas sin conquistar para manter guerras cosntantes y mantener su suministro de soldados sacrificados. Claro que en la conquista española estos grupos dejaron salir el odio acumulado y pelearon al lado de los españoles. Después de la conquista, durante la nación mexicana se formó un crisol donde los nuevos mexicanos fueron etiquetados en castas.

Pero creo que siempre hay violencia latente -y latiente- dentro de estos términos,  estos adjetivos son usados de pretexto para discriminar, prejuzgar o denostar. En palabras de Carlos Singüenza y Góngora:

“… porque, siendo plebe tan en extremo plebe, que sólo ella lo puede ser de la que
se reputare la más infame, y lo es de todas las plebes, por componerse de indios, de negros, criollos y bozales de diferentes naciones, de chinos, de mulatos, de moriscos, de mestizos, de zambaigos, de lobos y también de españoles que, en declarándose
zaramullos (que es lo mismo que pícaros, chulos y arrebatacapas) y degenerando de
sus obligaciones, son los peores entre tan ruin canalla …”

La ingenuidad de la infancia se va borrando en la adolescencia, en la búsqueda de una identidad perdemos a nuestro verdadero yo,  buscamos diferenciarnos de nuestros padres pero no recorremos el camino en solitario, necesitamos de un grupo que nos arrope, que nos celebre o que nos abrace. Y somos capaces de mudar vestimenta, peinado, música y hasta opiniones; los otros grupos se convierten en hostiles, indiferentes si hay suerte. Dentro de las frases que usamos para describirlos se asoma el miedo y en los insultos se precibe un odio lleno de frustración acumulada en una ciudad difícil inmersa en un país con problemas económicos.

Un factor determinante en la identidad es la geografía, es mucho más fácil identificarse con lo próximo, así que muchas de las tribus urbanas o bien surgen de una colonia o barrio específico. Yo nací en viví en la delegación Iztapalapa -la cuna de la mexicanidad- que es la delegación con más habitantes en el Distrito Federal pero tiene los peores servicios. En casa de mi abuela compraban agua electropura desde mucho antes del 85 porque el agua salía café, ahora no sale, no es de extrañar que en estas condiciones difíciles los crímenes suban, no es sorpresa tampoco que sea conocido como Iztapalacra, así como Ecatepec -mayor distrito electoral- es conocido como Ecatepunk y tantos otros nombres: Asalta Mónica, Mataúrsula Coapa, Valle Drogado, Briaguepantla, Cuaticrack, Santa María La Ratera, Tacubajan, Martín Ratera, Echegaraid, MiNezota, Tepisur, Los Reyes Iztaharvard.

Las tribus no son nuevas, alrededor de la primera mitad del siglo pasado había tarzanes y pachucos, posteriormente los rebeldes -en una clara alusión a la película de James Dean. Y desde entonces no han dejado de surgir, crecer, mutar y se han expandido incluso en las redes sociales, donde la información se propaga como las malas noticias, aparecen constantemente en los Trend Topics de twitter lo que contribuye a la dispersión de los prejuicios. Cuando son las autoridades las que discriminan por la pertenencia a un grupo social, entonces es una violencia oficial, no es de sorprender que la mayoría

Al actuar en cualquier grupo social, cualquier acto puede ser usado para ser etiquetado dentro de un grupo, si tienes un fleco cubriendo un ojo eres emo, si traes un rosario con la camisa con 2 botones sueltos eres mirrey, pantalones de mezclilla de colores con peinado igual a la espuma de su frapuchino indican que eres hipster, un peinado estilo mohicano basta para ser punk. Y hasta aquí no hay nada que diga algo al respecto de la persona, solamente retazos externos que sirven como barreras.  Y sí, tambén estuve inmerso en esta vorágine, pero jamás pude pertenecer a un grupo, quizá debería comenzar uno -los ajax- pero mis gustos musicales me acercaron alos chvos banda al principio, sí usé el cabello largo estilod The Cure, y luego corto a la Depeche Mode, usé arete, pero era de clip, pantalones rotos y stretch, tenis de astronauta, topsiders, mezclilla deslavada. Y eso nada más para hablar de la ropa. En música también pasé de chincol a jote. Pero de alguna manera siempre me sentí como los aztecas y no porque me corrieran, siempre fue al contrario, pero porque no pertenecía. Y es que creo que nadie pertenece realmente a un grupo, solamente  es un disfraz que nos previene de que nos conozcan.

Aquí dejo una explicación cómico-musical:

2 de Octubre no se olvida (¿o sí?)

La oscuridad engendra la violencia y la violencia pide oscuridad para cuajar el crimen.  Por eso el dos de octubre aguardó hasta la noche para que nadie viera la mano que empuñaba el arma, sino sólo su efecto de relámpago. Rosario Castellanos 

Quizá lo que pasó en el 68 esté olvidado, pero el cambio en la forma de protestar no. Tomar la calle se transformó en la manera de protestar contra el gobierno, las nutridas manifestaciones provocaron una reacción exagerada del gobierno mostraron las multitudes en la calle son una medida de fuerza.

Tuve una discusión durante una comida acerca de la política brasileña, uno de mis colegas se quejaba de la corrupción del gobierno, de los impuestos altos y absurdos, de la poca inversión en la educación, que mientras se tuviera fútbol y carnaval el pueblo no iba a reaccionar; y proponía como solución la violencia, el asesinato de los malos políticos  argumentando que era la única opción viable. En el trasfondo lo que ocurre es que le duele pagar un sobreprecio por el nuevo iphone, y además jamás va a hacer nada al respecto. Cualquier semejanza con una historia de la vida real es mera coincidencia.

El acto de protesta implica un esfuerzo que las personas instaladas en la comodidad no suelen hacer, es necesario tener la pasión, el tiempo o razón necesaria para hacerlo.

Yo he estado en distintas protestas estudiantiles, manifestaciones frente a la embajada americana durante la primera guerra en Irak, protestas contra el gobierno y hasta alguna en apoyo al movimiento lésbico-gay. Hay que sumarse a la causa cuando comulgas con ella.

Fueron muchas durante la huelga de la UNAM para terminar el milenio, tras las medidas aprobadas para reducir los turnos en el CCH, el aumento de cuotas, los cambios en los planes de estudio y el sometimiento al CENEVAL.

Fueron días de organización: el taller de matemáticas fue adaptado como central de información, había transmisiones de radio y envíos masivos de correo. También había que botear en el metro para conseguir dinero, organizar los suministros en la cocina, quedaba claro que cuando hay voluntad se pueden lograr muchas cosas.

Y las calles fueron tomadas, con una asistencia varible, casi nunca acompañé al contingente de mi facultad, era más común ir con los de la FES Zaragoza o los de Filosofía y Letras. En una ocasión desfilé al frente en una manta, labor que no repetí por lo cansado de seguir el ritmo determinado. El 23 de abril hubo una marcha que culminó en el zócalo antes de un concierto de Madredeus, una noche en la plaza vestida para la celebración de la independencia con la voz de un ángel coronando los esfuerzos del día, fue mágico. Hubo otra que más disfruté: fue la marcha de las antorchas, siempre he tenido espíritu incendiario.

Las cosas han cambiado ya no puede ocurrir otro Tlatelolco, ahora se puede mandar una foto por twitter y diseminar la información velozmente, y los regímenes no cuentan con esa oscuridad más, basta acordarse de Mubarak en Egipto. Es mucho más fácil dar un RT que salir a la calle.

¿Será que ahora son otras calles las que tenemos que tomar?