Archivo de la categoría: Salud

el paracetamol y el cáncer

La estadística es una ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno.

George Bernard Shaw

En los últimos días, además de las ofrendas, el pan de muerto y los espectáculos aterradores; he notado un par de cosas pululando en la red, los memes de los estudiantes de medicina que nunca se quitan la bata y los del informe de OMS sobre la clasificación de la carne procesada.

Recuerdo vívidamente mis épocas de estudiante, la hermana de mi amiga Norma entró a estudiar medicina, ella y al parecer su familia estaban muy preocupados porque los vecinos se iban a dar cuenta nunca me pudo explicar las terribles consecuencias de que los vecinos se enteraran, teníamos un amigo común que estudiaba medicina, nada diferente que los demás estudiantes de las demás carreras, quizá con la excepción de que le tiraba la onda a mi amiga, a su mejor amiga y a otra compañera más al mismo tiempo, eso no es diferente de los estudiantes de las demás carreras, lo que sí puedo confirmar es que bailaba con bata.

Quizá no tenga mucha experiencia en el laboratorio pero sí tengo bastante analizando datos y conclusiones, incluso oficialmente la estadística forma parte de mi carrera. Los recientes artículos de parte de la OMS respecto a las características cancerígenas de la carne procesada. En primer lugar es la IARC (International Agency for Research on Cancer) y no fueron estudios sino las conclusiones de 22 expertos que se juntaron para examinar los diferentes estudios existentes. Y lo que dicen son los agentes cancerígenos, que significa que estar expuesto a estos agentes lleva un riesgo de estar ligado con el padecimiento del cáncer. Parece poco viable hacer estudios que puedan aislar los factores que pueden producir cáncer, encontrar personas que no hayan sido expuestos a la contaminación ambiental. Cuando los resultados de un estudio no son claros se tiene que hacer uso de la estadística para justificar los resultados.

Los efectos de esta noticia supongo que no pasarán de una serie de chistes que durarán lo mismo que la preocupación del huracán Patricia, dudo mucho que alguien tome medidas tan drásticas como las de Angelina Jolie —extirpar los senos y los ovarios— si los fumadores han resistido la marginación de su espacio, las imágenes de las cajetillas y los impuestos estoy seguro que los que tienen un gusto por la carne procesada no pedirán sus hamburguesas de soya y sin tocino,  las pizzas sin carnes frías y dudo que le hagan el feo cuando les les ofrezcan en una fiesta salchichas cocktail —sin referencias ni albur— parece que nos encanta el arguende, el alboroto y en especial los chistes, pero generalmente no hay ninguna acción:

Si bien la mayoría no se protege de los rayos gamma —que también son agentes cancerígenos— probablemente con la ilusión de adquirir la fuerza de Hulk, dos tercios de la población tienen la bacteria Helicobacter Pylori muchos de ellos sin siquiera darse cuenta, en los 80s al Dr. Emmett Brown le valiá madre que el plutonio era un agente cancerígeno —el amor a la ciencia— y lo manipulaba alegremente para arrancar al DeLorean, si las personas no usan condones para no contagiarse del SIDA menos los usan para evitar el contagio del virus del papiloma humano, además tanto el pescado al estilo cantonés, el alcohol y la radiación solar son agentes cancerígenos. Todos los mencionados anteriormente están en una categoría mayor que la carne procesada.

De alguna forma me parce que estos temas están relacionados, mientras unos se burlan, otros se ofenden, muchos repiten la noticia de la OMS, pocos se toman la molestia de reflexionar un poco al respecto, de despojarse un poco de los prejuicios.

Bata

 

Equinoccio

Morir, y joven: antes que destruya/el tiempo aleve la gentil corona;/cuando la vida dice aún: soy tuya,/aunque sepamos bien que nos traiciona.

Manuel Gutiérrez Nájera

Durante el equinoccio vernal el sol se encuentra sobre mi cabeza al medio día, el primer punto de libra completamente opuesto a mi signo, supuestamente el calor debería disminuir y las hojas caer. aún llueve y el año entra en la recta final.

Estos son símbolos del cambio, todo tiene un ciclo, todas las cosas mueren, pero esas muertes son solamente comienzos, las leyes de conservación de la energía nos dicen que todas las cosas en el universe son como un ave fénix, con la salvedad de que va cambiando de forma.

Algunas veces los apegos nos impiden dejar el libre flujo de esta transformación, ese miedo al cambio que se manifiesta como un deseo de control, cuando no controlamos nada, ese deseo de asirse a una idea, persona, cosa, situación intentando evitar el cambio.

Las cosas cambian, lo querramos o no, no podemos detener en caambio, lo que hacemos frente a él es lo que nos define. Todas esas cosas que nos mueven el piso son enseñanzas —muertes, accidentes, enfermedades, divorcios, separaciones, cambios de residencia o trabajo— no son casuales, nos muestran un camino.

El fuego es un instrument claro de transformación. Pero ya nadie quema sus naves.

 

 

Mensajes flotando

Entre tú y la imagen de ti que a mí llega hay un espacio al cabo del cual eres sólo una memoria..

Jorge Cuesta

Hace aproximadamente un año fue encontrada en el mar báltico por un pescador alemán una botella que contenía un mensaje que lanzó Richard Platz desde Dinamarca en 1913, pudieron decifrar el remitente y hallar a su nieta Angela —que vivía en Berlín—a la que se le entregó el mensaje, unos cien años después.

Han cambiado mucho los tiempos, es difícil, imaginar ahora cifrar un mensaje, ponerlo en una botella sellada y lanzarlo al mar, dejar que flote durante años esperando que encuentre algún destinatario, más si es una mensaje de auxilio en el que se concentran las esperanzas de rescate o supervivencia. Es como poner todos los huevos en una canasta en este caso nuestras palabras en una botella de cristal.

Los mensajes han pasado por los anuncios del periódico, las últimas páginas de las revistas, los trípticos repartidos, las hojas de papel con una foto pegadas desesperadamente en todos los sitios público, incluso brincando al mundo virtual primero en forma de mensajes en los tableros de anuncios, (BBS), gopher, telnet, y luego la WWW, miles de páginas personales en el mar cibernético buscando destinatarios, canales en el IRC, tópicos de fórums, o los precursores del bloggeo como livejournal (deadjournal anyone?), después otros como hi5, facebook twitter, tumblr, y podríamos seguir nombrando.

Algunas cosas cambian con esta nueva tecnología, ahora que se puede usar la destinatario, algunos prefieren seguir lanzando mensajes anónimos, en algunos casos porque así no gastan balas para cazar amores, pero algunas personas no tienen destinatarios definidos, se encuentran en busca de que una respuesta les diga que no están solos. Que ese sentimiento que les agolpa la garganta puede ser compartido, que los pensamientos vergonzosos no son exclusivos, que las preferencias son matices y que la sangre puede hacer eco en un corazón.

Tal vez por eso suelo contestar tantos llamados, porque sé que muchas veces la apatía se apodera de las personas, cualquier molestia es pretexto para no tender una mano, algunos dicen que en casos extremos el egoísmo es saludable, otros nunca han mirado afuera de su ego. Además cada puente que se tiende es un aprendizaje, es un grano de arena en la balanza del universo, es una voz más que fue escuchada. Siento que al escuchar ese llamado uno no puede quedarse impávido.

Quizá también esto que escribo es un mensaje en una botella.

 

 

 

teoría y práctica

Se sugiere que cuando la energía vital de un hombre se encuentra obstruida en su interior, la suavidad sirve para despertarla y traerla a luz.

I Ching Hexagrama 59 Huan (la disolución)

Cuando íbamos a jugar carambola a la academia de billar Gabriel Fernández —ruega por nosotros— me sorprendía mucho la habilidad de ejecución de nuestro fallecido amigo “El Chore”, cuando le decías lo que tenía que hacer era el que mejor lo ejecutaba, sin embargo era incapaz de encontrar la jugada adecuada según la ocasión, era totalmente dependiente de la ayuda de los demás. Yo era el mejor en la teoría y en la práctica me iba bien pero no tanto como lo hubiera esperado. También por esa disparidad entre la teoría y la práctica desistí de estudiar física.

Parece que siempre he sabido que tengo problemas y también la solución posible, a diferencia del Chore no he podido ponerlos en practica, muchas veces me recrimine por eso, ante la simple instrucción de “tienes que amarte a ti mismo” me descubrí perplejo, incapaz de llevarlo a la práctica, aún sabiendo que era algo en extremo necesario, vital incluso. Pero ese tiempo ha quedado atrás, estoy en un proceso de cambio, de profunda transformación en el que estoy aprendiendo a domar mi mayor fuerza: mi mente. Estoy dispuesto a cambiar, al hacer esta afirmación mi cuerpo tiembla un poco y la garganta se cierra, como si todo mi cuerpo se resistiera al cambio. El cambio no es fácil.

Mi mente suele  imaginar un sin fin de posibilidades  y generar una fuerza poderosa. Cuando estas características son bien utilizadas suelen producir portentos en diferentes ámbitos incluídos el académico, laboral, recreativo. Pero la moneda puede caer del otro lado y causar un cantidad innumerable de pensamientos que me lastiman, pierden y sofocan. Hasta ahora había dejado que se apoderaran de mí demasiadas veces, es como intentar domar una bestia poderosa con infinidad de cabezas, es de esas veces que no se puede matar al enemigo sino se tiene que convencer, con amor.

Mi poder es el de la transformación, entonces puedo convertir algo cotidiano en mágico, encontrar el lado luminoso en la desgracia, usar la fuerza de un golpe como impulso, pero también puedo desviar los halagos o peor aún reinterpretar comentarios inocuos como ideas lacerantes.

Por ejemplo si alguien hacia un comentario ofensivo a una persona obesa, yo sentía que los comentarios eran dirigidos a mí, recientemente hablaba con una amiga que describió a otro hombre como “perfecto” y repentinamente me sentí inadecuado, estas pensamientos llegaron a ser mucho peores en las relaciones de pareja.

Creo que siempre me he situado al final de la fila, esperando ser merecedor de algo que nunca llega —sin pedir ni expresar los deseos eso nunca iba a llegar— me sentía abandonado y muchas veces yo provocaba esta situación, como si al entrar en esa situación conocida tuviera algo de control. Muchas veces durante este aislamiento recurría a la comida o bebida para calmar esa ansia de amor, terminaba sintiéndome culpable al final. No me daba cuenta que era yo quien me estaba abandonando, que lo que veía en los demás era solamente un reflejo de lo que pasaba en mi interior. Quizá no me horroriza la dureza de mis pensamientos porque me he dado cuenta sino el tiempo sin hacer nada al respecto, la incapacidad de pasar de la teoría a la práctica.

Lo que comienzo a hacer son cosas que hago por primera vez, me siento desconfiado y perdido, como caminando en un terreno pantanoso, sin apoyo, como aprendiendo a caminar de nuevo, con muchas sensaciones nuevas. Estoy tomando este camino porque ya no me queda otro remedio. Yo quiero estar bien.

 

 

el gis y la teoría de la información en el día del maestro

El mayor problema en la comunicación es la ilusión de que se ha logrado

George Bernard Shaw

La teoría de la información surgió principalmente debido a la segunda guerra mundial, donde las comunicaciones por medios tecnológicos, en términos básicos, existe un emisor, un canal de comunicación y un receptor; lo que se estudia es la forma más económica y eficiente para mandar el mensaje. Esto podría parecer trivial pero era de vital importancia en las trasnmisiones con códigos secretos en la guerra, en el caso de las comunicaciones con alguna estación espacial la mayoría del mensaje se pierde en el camino, así que hay que repetirlo, no es muy diferente que cuando se está hablando con alguien que apenas oye. Tampoco es difícil que algún ruido no nos permita escuchar o que alguna interrupción interrumpa el canal, por eso las famosas “cambio” y “cambio y fuera” para avisar que se terminó con la comunicación. O el cambio de señal analógica a digital donde lo que hablamos por el celular es convertido a 0’s y 1’s que serán transmitidos y luego convertidos de vuelta en un tiempo a veces imperceptible, también en Skype y en los hangouts de G+.

Pero lo más importante de todo es el mensaje, ¿cómo asegurarse que lo que uno quiso transmitir, no solamente llegó sino que fue interpretado correctamente esta es una pregunta que borda en los límites de Wittgentein y no tiene respuesta definitiva.

Quizá mi mayor experiencia se centra en la docencia donde pensaba que entendía el ruido que se filtraba entre el maestro y el alumno, que escribí aquí mismo. Quizá entonces tenía más claro la comunicación, o estaba más en contacto con diferentes personas, o que era un ámbito más académico, tal vez haya perdido mis capacidades pero siento que ahora mucho de la comunicación se me escapa.

Tengo una inflamación en los oídos que me dificulta conciliar el sueño, esto es producto de que una gripa se complicó y se extendió a los oídos, eso me pasa porque mi tolerancia a los síntomas es alta y no me cuido lo suficiente, ahora la primera vez que recibí el diagnóstico me recomendaron que no usara más gis. Y recordé un regalo de mi época, un portagises que de alguna forma me hacía sentirme orgulloso de dar clases, y recuerdo lo triste de la noticia, como si no fuera mi camino.

Pero mucho más que volver a dar clase quisiera poder comunicarme.

 

 

el extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde

Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.

Aristóteles

Durante algún taller de poesía me observaron que tenía dentro de mí dos individuos: Batman y el Arcángel —yo no le puse los nombres— además no sabíamos cuál era el bueno o malo pero parecía que uno se encargaba de anular las acciones del otro, para escribir debía entonces aprender a escuchar solamente a uno. Pero antes de este tiempo ya tenía la sospecha que había más de una fuerza dentro de mí.

De niño tuve un par de experiencias extracorpóreas, una de ellas me dejó impactado porque iba en bicicleta, me veía manejando sin tener en verdad el control pero algo me decía que nada podía mal, todos los movimientos eran milimétricamente certeros, podía hacer cualquier cosa en aquel estado era una sensación de invencibilidad que puedo revivir en ocasiones.

En la alcoholescencia afloraron otro tipo de fuerzas, esas pulsiones otrora llamadas eros y tánatos, que eran como dos caballos que se pasaban jalando en rumbos diferentes sin ponerse de acuerdo, algunas veces empujándome hacia límites peligrosos que no resultaron mortales quizá por la intervención de la fuerza contraria. Algunas noches dejaba que los deseos emergieran y me llevaran por cualquier camino, entonces no pensaba que fueran en alguna dirección.

Ahora he experimentado la otra parte en la que la otra parte toma el comando y todas las acciones van en mi contra, como si tomara la dirección opuesta en esta ocasión. Si hubiera sido al revés no hubieran tenido el mismo impacto, parece que le gustara ser aparatoso.

¿Acaso será la misma parte la que ejecuta las acciones? Lo positivo o negativo depende de la interpretación. ¿Podría ser que cada una de las acciones que me llevaron a un extremo hayan tenido la misma firma? Y no es evadir la responsabilidad, cuando hablo de estas fuerzas estoy consciente que soy yo aunque aún no alcance a entender cómo es que esas fuerzas se manifiestan.

Tengo esta manía de tener que revisitar todo cuando algo pasa.

remedios caseros

El doctor que a mi me ve,de este mal que aquí me inflama recetome tomar te y ahora te tomo en la cama.

Tomando té – Chava Flores

La casa de mis abuelos maternos está en la colonia Escuadrón 201, cuando comenzaron a usar estufas de gas hubo un accidente en unos departamentos en la colonia vecina: Sector Popular, un tanque de gas explotó, lo que ocasionó que muchas personas regresaran a usar sus estufas de petróleo —mi abuela entre aquellas personas— creo que por eso solían desinfectarnos las heridas con petróleo, así como en las películas muchos se curan las heridas con algún licor —quizá lo mismo hubiera sido si las heridas me las hubieran curado cualquiera de los integrantes masculinos de mi familia. Pero fueron las mujeres con muchos ingredientes de los que se usan en la cocina.

Cuando tenía alguna herida que necesitara cicatrización generalmente la cubrían con la piel de la cebolla me resultó altamente efectivo el remedio, por supuesto están los numerosos tés, infusiones o tisanas, la manzanilla entre las más recurridas, además del té de buganvilia para la tos, el de doradilla para los riñones, mi papá tomaba regularmente té de ajenjo —el verdadero nombre de la absenta— , alguna vez vi uno en la mesa, le pregunté a mi mamá lo que era y ella me dijo tranquilamente: “tómatelo si quieres”, después de probarlo me quedó la boca amarga por mucho tiempo. También el té de cuachalalate que es buen remedio para la gastritis —tan bueno que ya está en peligro de extinción—, durante las peregrinaciones hacia San Juan de los Lagos vendían té de cuachalalate —se hace con el tronco del árbol— en lugar del té de canela. También de la corteza —el jugo del tronco específicamente— se utiliza para la elaboración del bálsamo negro muy efectivo para cicatrizar las heridas de arma blanca.

Otra de las presentaciones es dejar remojando la planta en alcohol para después consumirla, algunas veces tomándola como la prodigiosa que mi abuela siempre tenía a la mano, cuando alguien regresaba enojado o con gran frustración le daban un traguito a esa bebida, cuando se experimentan esas emociones su sabor amargo no se percibe. Mi tía Luisa padecía de reumas que trataba frotándose el alcohol en el que se remojaba una planta de marihuana, en una ocasión me tocó buscar una planta en el rancho de mi tío Lauro, fue una labor tardada que concluyó exitosamente con apenas unas picaduras de mosquito que pueden ser tratadas con aceite de lavanda.

Como padecí de las amígdalas probé un sinfín de remedios, alopáticos, homeopáticos y naturistas —al final para el caso ninguno surgió efecto— pero también muchos otros para los síntomas, como la  hoja de ruda en el oído o la gárgaras de vinagre.

Además de las recetas curativas existen un sinfín de usos prácticos como la elaboración de engrudo —igual con ingredientes de cocina— que de nuevo mi tía preparaba para la ayudarme en mis labores escolares, o las monedas o clips a manera de fusibles, la elaboración de queso con la leche cortada, o la multitud de arreglos con masking tape.

Los remedios eran los que se tenían a la mano, es como usar el ambiente a favor propio mucho antes de que este DIY estuviera de moda, además de que muchos remedios vienen de una tradición ancestral de la herbolaria en México, Es una forma de entender nuestra relación con la naturaleza, el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Pero para algunos males no hay remedio.

 

de sangre pesada

Es el miedo, el miedo con sombrero negro escondiendo ratas en mi sangre, o el miedo con labios muertos bebiendo mis deseos.

El Miedo – Alejandra Pizarnik

Cuando era niño y había mucho calor la nariz solía sangrar profusamente dificultando la limpieza de mi ropa y obligándome a poner un trapo húmedo sobre la frente y un tapón en la nariz hasta que se calmara, cuando iba junto mi amigo Felipe a las tortillas —hasta la esquina de Apaches y Escuela Naval Militar siempre regresaba con la camisa manchada pero con las tortillas intactas, luego me quedaba en su patio con la cabeza bajo el grifo y dejando correr el agua durante varios minutos, disfrutaba mucho de esto, algunas veces cuando estaba en la casa y pasaba lo mismo mejor me bañaba, así dejaba que fluyera simulando la escena de Psicosis. Más que molestarme fue algo que siempre disfruté, cuando alguien me preguntaba el motivo siempre decía que tenía demasiado hierro en la sangre y necesitaba drenar un poco y estaba en lo cierto.

El alcohol es un catalizador que aumenta los niveles de absorción del hierro, Basta imaginar lo contrario de la anemia en una persona contraria a una abstemia, puede resultar en una combinación nefasta.

Estas noticias que vienen en forma de análisis clínicos pueden ser interpretadas de diversas formas, una de ellas es la verlo como un heraldo de la muerte, una sentencia a una vida no planeada, una condena a sustraerse de los placeres de la vida. El futuro pavimentado de burlas como “ya es hora de la pastura”, “ahora serás conductor resignado”, “ya bebo más que tú”, o quejas de que ya no podré brindar con ellos o simplemente una mirada por encima del hombro. Como si no bastara ya esta sensación de estar defectuoso con la que he convivido toda mi vida, ahora además tengo la confirmación clínica. Estoy consciente de que es una consecuencia de los enormes y cotidianos excesos, creo que muchas de mis exageraciones fueron para desviar la atención de los defectos de mi persona —que yo sentía inmensos— y que necesitaba erguir una barrera del mismo tamaño para mantener a las personas a una distancia que me impidiera horrorizarlos, no sabía que —contrario a lo que pensaba— no hacía ningún bien a nadie; esta situación  podría verse como el justo castigo a la vida disipada, pero ya es demasiado tenerme a mí de juez.

Cuando bebía sentía una necesidad de vaciar el vaso, de hacerlo desaparecer de un solo trago, porque quería acabar con ese sentimiento, porque necesitaba poner distancia inmediatamente, como si ver las cosas desde una perspectiva externa me permitieran hacer a un dejar incólume  mi lastimoso y herido espíritu, pero era infructuoso lo único que lograba era quedar inmerso en divagaciones que me hacían pensar en que mi lugar era fuera de este mundo. Pero mi vida no terminó en la fecha que tenía en mente y llegó el tiempo de decidir el rumbo que quiero tomar.

También estas noticias son una oportunidad de cambiar, de destruir los viejos esquemas, de abrazar por completo la torre que es destruida por un rayo. Recibí la última llamada a la función pero aún a tiempo para tomar el papel que en verdad quiera interpretar en mi vida, soltando las costumbres adquiridas bajo una falsa luz, apegándome apenas a lo esencial, a lo que estoy dispuesto a pelear con lo que me queda, ya estuvo bueno de gastar la pólvora en infiernillos, no solamente hay que elegir con cuidado a los enemigos, también las tareas cotidiana, basta de dejar que los actos negligentes me destruyan.

No puedo dejar de lado los recuerdos,así que dejo esta canción.