Archivo del sitio

Mi cielo

Creo que sí mirásemos siempre al cielo acabaríamos por tener alas.

Gustave Flaubert

Cuando era niño me gustaba mirar el cielo, encontraba muy interesante cómo las nubes bailaban formando figuras caprichosas a las que me empeñaba entender, ya desde entonces andaba interpretando los signos que el universo me mostraba, como si sospechara que algo importante estuviera escondido.

Solía sentarme en el coche de mi papá, un Ford 200 que durante mucho tiempo fue de color verde botella, me sentaba en el cofre y me recargaba en el parabrisas. Y ahí me quedaba mirando el cielo, olvidándome del mundo, de las preocupaciones que me ocuparon demasiado tiempo en la vida. Al mirar su vastedad me llegaba una sensación de que algo más grande existía.

Un día sentí un miedo extraño, me imaginaba que todo cambiaría de dirección y el cielo se convertiría en un vacío enorme en el que todos caeríamos, solamente nos quedaba aferrarlos a algo que nos salvara de caer, claro que eso no ayudaba demasiado porque nos condenaba a vivir aferrados y con miedo. Algo sorprendentemente parecido a la codependencia y ansiedad. Cada vez soportaba menos tiempo quedarme viendo a las alturas.

Y dejé de mirar el cielo, las preocupaciones me rodearon y comencé a vivir al pendiente de muchas otras cosas, como si la vida girara en torno a la tierra, ensimismado y prisionero de alguna forma, atado a la idea de aferrarse a algo para evitar caer. ¿Y si soltarse y caer en realidad fuera volar?

Ahora que vivo en una ciudad con edificios más altos que me han invitado a mirar al cielo de nuevo creo que la claridad regresa poco a poco, y me descubro mirando al cielo con mayor frecuencia y tranquilidad. Espero que eso sea el indicio de un cambio.

wpid-20140222_133730.jpg

#VemPraRua

“Não vi Pelé e nem quero ver Neymar. Quero ver o Brasil mudar.”

Frase de las protestas

Algunas personas me han preguntado acerca de lo que está pasando en Brasil, antes de abordar el tema quisiera dar unos datos que pueden ayudar a poner en contexto lo que está pasando, el país tiene casi 200 millones de habitantes, siendo sexto país más poblado y el quinto más grande en extensión territorial, es un país fútbolcentrista: la primera vez que hablé al servicio de soporte de mi compañia de cable/teléfono/internet contestó una grabación diciendo: si es algo relacionado con un partido de fútbol, marque 1; en las tiendas de videojuegos hay una categoría de fútbol separada del deportes y el miércoles 26 de junio fue declarado feriado en Belo Horizonte porque iba a será el partido entre Brasil y Uruguay.

Aproximadamente un 40% de la población y 50% de la riqueza se concentra alrededor de los estados de Rio de Janeiro, Minas Gerais y São Paulo. Aunque el mayor ingreso per cápita está en la capital Brasilia donde se concentra el gobierno. El mercado financiero se transformo bajo el mandato de Lula en apenas algunos años logró llegar al cuarto lugar por volumen el mercado de accionario y llegando a ser considerado como una promesa dentro de los países emergentes, y con los próximos eventos del mundial y las olimpiadas todo indicaba que tenía su camino pavimentado para el para el primer mundo.

Existen numerosos contrastes sociales en el país, escasez de médicos, retraso en la educación y transporte juntos con una alta tasa impositiva, el ambiente que percibí al llegar era de mucha inconformidad, escuchaba numerosas quejas de todo mundo sin percibir las ganas de hacer algo por cambiar la situación, una especie de apatía.  Pero hubo diversos factores que confluyeron.

Hubo una serie de escándalos respecto al compro de votos en el congreso llamado el mensalão, entre otros respecto a la corrupción. El diputado federal João Campos mandó una iniciativa de ley que permite el tratamiento psicológico de la homosexualidad —conocido como “cura gay”— la propuesta fue apoyada por el presidente de la comisión de derechos humanos Marco Feliciano que es un pastor de una iglesia ligada a la asamblea de dios. También salieron a la luz los gastos de la tarjeta de crédito corporativa de la presidenta: apenas unos 60 millones de reales.

Cuando elevaron las tarifas del transporte en muchas ciudades del país hubo una reacción de indignación de parte de la población y comenzaron las protestas, pensando en que querían sacar más para la copa confederaciones.

Aquí en São Paulo fueron en lugares donde se concentra en los que confluyen diferentes rutas de transporte, comenzaron marchas de protesta que fueron reprimidas por la policía, generalmente con las llamadas bombas de efecto moral, bajo una cobertura sesgada de la cadena televisiva predominante. Curiosamente esta cobertura cambió de tenor conforme el movimiento fue avanzando. Ahora todos estaban a favor de las protestas pero en contra del vandalismo. Quieren mantener ignorante y pobre al pueblo, lo hacen enojar y luego se asustan —nota del editor.

En Río de Janeiro las protestas fueron más combativas, y ser vieron empañadas por mucho actos de pillaje y vandalismo como un ataque a una concesionaria de automóviles al parecer por habitantes de la famosa favela Ciudade de Deus, al menos los participantes que escuché fueron más argumentativos.

En la ciudad de Belo Horizonte la edad de los manifestantes era, en promedio menor, incluso la radio estaba invitando a los padres de familia a hablar por teléfono a sus hijos para que dejaran las protestas, al día siguiente vi a los policias dialogando con los parroquianos respecto al día anterior, algunos explicando la postura.

Ahora me he mantenido a una mayor distancia que antaño, porque, además de ser extranjero acá nadie me puede sacar del tambo. Pero sí he estado a tiro de piedra y hablado con los manifestantes. Me gustaría que esto se contagiara por todo el continente.

a jitomatazos

Al mejor cocinero se le va un jitomate entero.

Refrán

El jitomate es una fruto de origen mexicano como como sugiere su nombre derivado del náhuatl, primero tomatl significa fruto hinchado, y jitomate viene de xictli que significa ombligo y tomatl referido con anterioridad, porque el tomate es verde y con cáscara, en realidad hay diferentes variedades en México como el miltomate, el tepetomate, el coztomate, el coyotomate, el xaltomate, el tecomate y la estrella de esta entrada el jitomate. Ningún lugar del mundo —México com excepción— lo cultivaba antes del siglo XV. Y algunos tardaron mucho más, como nuestros vecinos, Washington lo cultivaba como planta ornamental, y cuentan que Jefferson alguna vez comió uno en público para probar que no eran venenosos esto último probablemente es falso pero el hecho de que todavía existan los rumores es una clara indicación que no formaban parte de su dieta.  Muy diferente al pueblo de Buñol en Valencia que organiza la fiesta de la tomatina donde hay una guerra a lanzando el fruto que por esos lares es simplemente tomate. En Italia también es cultivado e incluso exportado —por estos lares son muy apreciados— esas exportaciones que son la razón para que el protagonista de Léolo se considere italiano; tienen que ver la película.

Siempre ha formado parte de mis alimentos preferidos, de niño justo cuando mi hermana aún no cumplía el año solía escabullirme a la cocina para beber el jitomate molido que mi mamá usaba para hacer la sopa. Aunque sabía que era un fruta preferida quizá nunca la había apreciado tanto como ahora. Estaba tan acostumbrado a tener a la mano tanta variedad, como el saladette —mucho más sabroso que el jitomate bola— que era el de batalla. Siempre estaba presente en los platillos pero casi nunca se llevaba el lugar estelar, acaso en los jitomates rellenos de atún o la ensalada caprese.

Uno de los usos más extendidos ha sido en la elaboración de las salsa cátsup, que es el único alimento del que me he hartado, cuando iba a vender los fines de semana a un tianguis en la colonia escuadrón 201 y que el menú solían ser hotdogs con mucha ćatsup, luego de hartarme pasaron más de 10 años para que la volviera a probar, y justo la sede de una de las compañías productoras más famosas está en la ciudad que alberga al equipo deportivo del que soy más fanático quizá el único.

Ahora que me mudé a São Paulo me sorprende lo verdes que se consumen y lo caro que están, basta decir que el kilo cuesta arriba de 7 dólares, que es el triple de lo que está el aguacate, además de que el sabor dista de ser lo parecido a lo que estaba acostumbrado. A pesar de que Brasil produce más que México tiene que exportar el puré desde China que es el principal productor, resulta descorazonador saber que es necesario traer desde tan lejos ese alimento, hasta se quitan las ganas. Pero también me doy cuenta de que muchas veces vamos por la vida sin apreciar lo que tenemos, aunque parezca de menor valor, influencia o proporciones; pero cuando cambia no nos sentimos igual, la ramificaciones puede ir más allá de lo que pensábamos, es diferente a la ausencia total —los nopales por ejemplo— que puede ser un shock pero que terminas aceptando como dejar de fumar o tronar con alguien, pero el aprender a vivir con una sombra es más difícil.

No sé de dónde viene la costumbre de tirar jitomates podridos a los malos actores.

Jitomates

tránsito lunar

Un loco enamorado sería capaz de hacer fuegos artificiales con el sol, la luna y las estrellas, para recuperar a su amada.

Goethe

Regresé a mi amada ciudad luego de más de un año sin ser cobijado por su inmensidad, encontré algunos espacios que aún no tienen historias impregnadas en mi memoria como la línea 12 del metro en la que estos días será mi transporte hacia el trabajo desde el cual veo una cantidad caminos nuevos rodeando a la torre de petróleos.

Fui recibido con mucho amor —con un par de excepciones— me he sentido un poco abrumado y con falta de tiempo para hacer todas las demostraciones afectivas que quisiera. Incluso la ínfima convivencia que he tenido con mi ahijado porque casi todo el tiempo de sus escasos meses de edad he estado a muchos kilómetros no ocasionó que me rehuyera. También recibí con gran alegría y sorpresa el cariño de Tania —hija de mi nucleomante amigo— así como con las demostraciones de mis primos y tíos.

Este cambio momentáneo de hemisferio ha desatado una proceso de Las constelaciones son un diferencia sutil, en el hemisferio sur veo a sirius, que representa al estado de Minas Gerais en la bandera de Brasil —aún tengo que averiguar la razón de esta correspondencia— de este lado está el cinturón de orión  aunque la luna sea la misma.

Tengo que aceptar que no tendré tiempo para hacer todo lo que quisiera o probar los platillos añorados, hablar con los amigos, visitar a la familia. La frugalidad del tiempo es harto conocida. Si bien ya comí escamoles, nopales, flor de calabaza, tuétano y tacos pero seguro hay cosas que no probaré.  El tiempo nunca es suficiente para satisfacer todos mis deseos o saciar todas mis curiosidades. Afortunadamente me acordé de mi tiempo en la academia —no hablo de programas dominicales sino de sistemas dinámicos— y aquello que aprendí me tranquiliza:

Todos los estados son transitorios.

FuenteDePetróleos