Archivo del sitio

Los orígenes de la Herencia de Miranda

A veces me pregunto cómo se las arreglan los que no escriben, los que no componen música o pintan, para escapar de la locura, de la melancolía, del terror pánico inherente a la condición humana.

Graham Greene

Aún desde niño tuve la necesidad de sacar lo que llevaba dentro de alguna forma, al principio fue dibujando con resultados desastrosos, luego escribía placas de coches, mapas con flechas y garabatos en las agendas de Santiago Textil que le regalaban a mi padre. O los laberintos en las últimas páginas de mis cuadernos. Pensaba que eso sería una información valiosa en el futuro, que podría entender descifrar secretos y plasmarlos en papel.

Hubo muchos intentos sueltos hasta que en plena adolescencia me atrapó un sentimiento del que no me pude deshacer y dejé algunas cosas escritas, algunas de esas hojas aún las conservo.

wpid-20140705_215304.jpg

Justo el año siguiente fue uno de los más complicados y más documentados, quizá todo lo escrito en un diario ex professo que no necesitaba para revivir el dolor o los pormenores sufridos. Cuando veía a mis amigos tan ajenos a lo que ocurría, no recordaban cosas de unos meses atrás, pensaba que seguro no iban a recordar nada después y que yo era el encargado de tomar nota de las aventuras del grupo, por decirlo de alguna forma, pero también había muchas cosas que sentía y no conseguía explicar ni siquiera escribir pero algunas sentimientos se filtraban entre las letras. El diario fue destruido hoja por hoja como un ritual de renacimiento.

Pasó algún tiempo para que volviera a hacer un ejercicio de registro de actividades, La siguiente vez fue de manera virtual en LiveJournal, de los early adopters, la comunidad de México era muuy pequeña y todos nos leíamos aunque discretamente. Recuerdo que mis escritos eran demasiado crípticos, sin considerar en absoluto una audiencia. Y escribía primordialmente en inglés, creo que se me hacía mucho más fácil abordar los sentimientos en otro idioma, necesitaba una especie de lejanía para sacarlos a la luz. Entonces era muy hermético, dejando apenas vislumbrar algunas cosas, pensaba que mis amigos no me conocían del todo, que había fragmentos de mi persona esparcidos entre diferentes personas y algunas veces me preguntaba si, en caso de una muerte, se hubieran juntado para armar el rompecabezas. Es triste, y algo decepcionante, admitir que no lo harían.

Comencé haciendo unas notas en facebook referentes a los juegos, una especie de notas con explicaciones de cómo jugarlos, dirigidos a una posible hija, pero me di cuenta que siempre terminaba colándose información referente a mí, que se filtraba mi vida al hablar de esos juegos, así que comencé a ampliar los temas que publicaba. Entonces encontré un curso de autobiografía novelada en el Claustro de Sor Juana con la maestra Rosa Nissan, fue un curso que disfruté muchísimo, las últimas clases las tomé ya trabajando en Brasil. Fue un curso lleno de arlequines, lo primero que aprendí es a encontrar la propia voz, este fue uno de los aprendizajes más importantes, la forma de exhibir que sea solamente mía, sin importar que no me dedique a ello profesionalmente.

Encontré a una multitalentosa habitante del livejournal, nos leímos por tanto tiempo y es la primera vez hablamos frente a frente ahí también encontré un tocayo poeta con  animal místico y me tocó vivir con ellos encuentros memorables e intensos, aún los sigo considerando hermanos cósmicos. (Xaguar, Lark, <3)

Con ellos descubrí lo diferente que soy, que mi camino era otro, que carecía de el talento de ambos pero el mensaje que quería mandar es importante y la forma de transmitirlo de alguna manera me describe, por eso decidí crear un blog en wordpress para escribir las cosas que quiero decir, lo que quiero que permanezca. Algunas veces quizá he cometido indiscreciones pero algunas cosas tienen que ser nombradas.

Y aquí sigo.

 

 

 

la regeneración del 97

Cada suspiro es como un sorbo de vida del que uno se deshace.

Pedro Páramo – Juan Rulfo

He hecho muchas referencias a muchos otros años tanto en este blog como en conversaciones personales, pero creo que de alguna manera he evitado el año de 1997, no porque carezca de importancia -al contrario- quizá todavía no he encontrado una explicación para la forma en que ocurrieron las cosas, sospecho que aún no terminan las secuelas y estoy seguro que algunos hechos estén conectadas con el futuro.

Comenzó con un viaje que hizo evidente la fractura de mi relación más larga hasta la fecha, fue el único viaje que hicimos juntos, a la ciudad que tiene un templo barroco que ocupa el segundo lugar dentro de mis preferencias: Santa Prisca. Si algo me gusta del barroco es el diseño intrincado y recargado con tantas cosas que lo alejan de la simpleza y que me recuerdan a la vida misma. No me di cuenta que ella intentaba romper conmigo cuando me dijo que me había estancado, que ni siquiera había terminado mi tesis; para demostrarle lo contrario la terminé esa noche y se la presenté al día siguiente. Este tipo de eventos se repitieron hasta que en un sueño musical me llegó la claridad y me di cuenta que las cosas habían terminado, bueno cambiado porque ese rompimiento fue muy largo, demoraría hasta la llegada del milenio la verdadera separación. Pero gracias a eso en ese año presenté mi examen profesional y obtuve mi título que, evidentemente, no es nobiliario. Y que eventualmente me llevaría a mi trabajo en la universidad.

La estancia en la Universidad me permitió tener a mano una conexión de internet suficientemente rápida buscar cosas que me distrajeran de los problemas amorosos y qué mejor que la música, entre los diferentes grupos que entraron a mi vida se encuentran Rasputina y Cibo Matto, ambos grupos habían sacado un disco en año anterior y tenían un evidente elemento femenino, como probablemente le dedicaré en un futuro un post al primero, en esta ocasión me referiré al segundo, donde en la alineación estaba Sean Lennon. Su música tiene la importante cualidad de ponerme de buenas, además su video de Sugar Water, dirigido por Michel Gondry es uno de mis favoritos.

Así como cuando aprendes una nueva palabra o adquieres un nuevo conocimiento las referencias suelen  aparecer por todos lados, en este caso Cibo Matto apareció en un episodio de mi serie favorita y un cartel de su disco Viva! La Woman en la película de Chasing Amy (fotos abajo) pero las referencias no terminaron ahí, unos años después, cuando me inicié en el mundo de los blogs -antes de tener ese nombre- en livejournal, solía escribir mucho más crípticamente de lo que hago ahora, en ese sitio podías buscar personas por país o por gustos de cada cuenta, algo parecido a los tags de ahora. No había muchos fans de Cibo Matto en México, yo seguía las publicaciones de una persona con la que coincidía en muchos gustos además del grupo mencionado; tiene una vena artística admirable, siempre disfruté sus post que incluían collages, fotografías y música. Hace un par de años la conocí en persona finalmente por casualidad mientras tomaba un curso en el Claustro de Sor Juana, es muy raro hablar frente a frente por primera vez con alguien que conoces en línea por más de un sexenio, pero todo fluyó perfectamente hablábamos largamente mientras escuchábamos música de una random playlist, lo que nos hacía reír mucho por las referencias que aparecían en la música que combinaba completamente con los temas de la conversación la rola con la que más nos reímos fue la de de Know your Chicken relativa a intereses románticos. Como quería tener el disco original hice un pedido en Amazon, pero siempre he procurado armar paquetes cuyo costo de envío sea óptimo entonces compré varias películas además entre ellas la mencionada pero no recordaba la escena donde salía el cartel fue una casualidad descubrí luego que llegaran en el mismo paquete, fue como si el inconsciente estuviera trabajando.

Y es evidente que aún sigo evadiendo contar todo lo que pasó ese año.

CiboMattoBronze

Screenshot-Chasing.Amy.1997.DVDRip.Xvid-Nile.avi-2

Y el video