Archivo del sitio

playeras estampadas

La moda muere joven

Jean Cocteau

Las camisetas aparecieron apenas en el siglo XX, al principio como la ropa interior de la fuerza naval estadounidense, siendo una prenda obligatoria, dicen que en la Universidad del Sur de California también las utilizaron para los jugadores de fútbol americano, no tardó mucho en que otros estudiantes comenzaran a usarlas a manera de moda lo que obligó a la universidad a poner una leyenda en las playeras para evitar que las usaran, sin mucho éxito.

En México, en películas como Nosotros los Pobres era un atuendo de la case baja, en algunas películas hollywoodenses  el look era mucho más cool como en Un Tranvía Llamado Deseo y Rebelde sin Causa Al menos durante los 70’s en México no eran usadas cotidianamente, yo creo que fue a raíz del popular video de Wham —de esas raras veces que importamos la moda— así empecé a ver playeras con aquella famos leyenda de Choose Life, entonces las playeras dejaron de ser una prenda que se distinguía solamente por carecer de cuello y mangas, ahora tenían mensaje.

Al principio solamente eran blancas, luego tuvieron logos simples y después comenzaron los diseños más elaborados, recuerdo que la principio había muchos logos de universidades norteamericanas, también estaba el famoso I♥  NY no tardaron en surgir los colores, el negro era especialmente favorecedor para adornarlo con los grupos musicales preferidos, la prenda se convirtió en un estandarte para portar públicamente las preferencias musicales o deportivas una especie de declaración personal, claro que al principio es me pareció genial pero siempre la producción en cantidades industriales le quitaba parte de su encanto.

Me parece muy interesante que ahora las remeras —al estilo argentino— pudieran estar relacionadas con un gusto específico, claro que eso no se extendía a todo mundo, algunos no tienen opción a otros nos les importa. Pero eso parecía como una oportunidad para expresarse. Hay numerosas leyendas que van desde el clásicom “mi amigo fue a tal lugar y solamente me trajo esta pinche playera” , “100% auténtico”, o algunas variantes de marcas conocidas como “Ando en combi” en lugar de Abercrombie y tampoco faltan los dobles sentidos como “Huevos para todos, yo invito”.

Una playera que tuve que me gustaba mucho era de un concierto de Depeche Mode en Basel -Basilea- Suiza, que incluso alguna vez me la pidieron prestada. incluso  la perdí en una apuesta con una amiga,  era acerca de la existencia de un fantasma, pero ha sido de las contadas ocasiones, que no pude subsanar una deuda de juego porque la playera terminó en manos de un bella muchacha de Minnesota —no hablo de Ciudad Nezahualcoyotl— durante un semana santa en Acapulco.  Otra que fue muy comentada fue una de La Castañeda con la que fui muchas veces a dar clase, no faltaron tampoco las burlas porque era el segundo disco.

También llegó la tecnología con una impresora podía poner los estampados que yo quisiera, pero el diseño no era lo mío, así que si bien me gustaban no tuvieron demasiado éxito, eso no me importaba porque en esa ocasión sí eran únicas, completamente personales, mucho mejor que un tatuaje porque se podían cambiar a voluntad, ¿con qué frecuencia se arrepienten de un tatuaje?

Dentro del ámbito deportivo tuve algunas de los Steelers pero mi favorita es una de los Phillies que jamás pude combinar con una gorra que tuve y que perdió mi hermana, pero eso una de las cosas que la torna favorita, no solamente me recuerda la infancia, mi primer beso, a mi padre y hermana, mis viajes, de alguna manera es como ir cargando memorias. Otra a la que le tenía mucho cariño era de mi serie de televisión favorita, y en últimos tiempos he estado más del lado de la ciencia ficción o los videojuegos. #YoConfieso que nunca he tenido una playera de The Cure lo que  parece extraño, lo es.

Es curioso como podemos imbuirle valor a cualquier objeto, como en este caso es una prenda es com si estuviéramos vistiendo esos valores, recuerdos o emociones. Entonces es como si estuviésemos vistiendolos.

Aquí el video mencionado y abajo tres de las playeras mencionada y el logo de la que falta.

En Busca del LP perdido (Two minutes warning)

El porvenir ya existe -respondí-, pero yo soy su amigo

El jardín de los senderos que se bifurcan – Jorge Luis Borges

A manera de introducción —para las personas jóvenes— habrá que aclarar que LP no se refiere al gas —Liquefied Petroleum— que es repartido a domicilio que va perdiendo terreno frente al gas natural, tampoco se refiere a una medida usada en las pulcatas —Litro de Pulque— ni el procedimiento médico para extraer líquido cefalorraquídeo —Lumbar Puncture— tan nombrado en las series médicas, LP es la abreviatura de Long Play y se refiere a los discos de vinilo de 12 pulgadas que eran tocados a 33 1/3 de revoluciones por minuto.

Hay momentos en la vida de donde los caminos se bifurcan, aquellos con los que te preguntas ¿qué hubiera sido de mi vida sin ese momento? aunque TODOS los momentos son así. El tema salió por una canción que mencioné en twitter y que prometí contar la historia.

Un día nos invitaron a la fiesta de los 17 años de Ana Margarita, que era amiga y compañera de escuela René, que era mejor conocido como el Vani que como el hidrógeno lleva un 2O después — Vani-dos-ó — y creo que ya he dado muchas explicaciones en esta entrada. Bueno el caso es que nos invitó para que lleváramos la música, fue nuestro primer gig como DJs, todavía sin un surtido musical muy extenso. Y como en ese tiempo lo más importante eran las fiestas asistimos.

Cuando llegamos a Osa Menor 207 —entre Triángulo y Centauro— la fiesta estaba prácticamente desierta, algo que no mejoró con el tiempo, la única mujer era la anfitriona pero había un par de joyas entre los discos que pedimos que llevaran, un recién desempacado Disintegration de The Cure y el sencillo de Blasphemous Rumours de la banda preferida de Vani:

Debido a la ausencia de féminas nos dedicamos a beber y a escuchar los discos a placer: el sencillo de Depeche Mode tenía 4 canciones grabadas en el Empire Theatre de Liverpool —Inglaterra no la tienda— dos de ellas no muy comunes: Ice Machine y Two Minute Warning esta última es la referencia del twitter. Para sorpresa de todos, poco después de las once de la noche apareció Jairo, con su coche lleno de mujeres, que fueron asediadas por una jauría semialcoholizada, al mensajero le tocó perder a su hermana —con el Chore— y a su novia. Entre las asistentes estaban Mónica y Abigail Fabiola.

No solamente fue por Aby que probé por primera vez los nachos, por ella comenzamos a frecuentas el hueso skate, y pues por ella conocí a Natalia, y mis amigos conocieron a Carmen, Rocío, Nadia, Ingrid. Y nos toco vivir relaciones que nos marcaron. Fuimos a celebrar un 14 de febrero a un cementerio y nos robamos un letrero de zona arqueológica —delito federal— luego de ser perseguidos por la policía. También los estudios de Felipe en el extranjero tienen que ver, la primera vez que volví a fumar, o mi asistencia a 2 funerales está relacionada con ese momento. En nuestra última actuación como DJ —donde las damas nombradas estaban presentes— la fiesta terminó en una batalla campal —por culpa de una de las damas nombradas— donde no solamente serví como escudo contra balas, también las bocinas fueron destruidas y mis discos confiscados por el honorable cuerpo policial, sí, también por eso cambié de LPs a CDs.

Pero cuando compré el CD equivalente al disco mostrado en la imagen de arriba solamente tenía 2 de las canciones originales y 3 canciones en vivo fueron cambiadas por otras 2 diferentes, una en remix y otra en vivo. Y sí, las cosas no vuelven a ser iguales, sin importar cuál sea el punto de origen no hay regreso y esos cambios sutiles —como el disco— que parecen tener poca importancia pueden definir por completo otro momento.

Les dejo otra versión de la canción que referida, aún no he conseguido la versión del otro disco,  si alguien la tiene que se moche: