Archivo del sitio

Gestos y opiniones del Doctor Peyot

La patafísica es la ciencia de las soluciones imaginarias

Alfred Jarry

Dicen que a las personas las conocemos por sus actos y no por sus palabras, pero creo ni siquiera la combinación de ambas alcanza para entender lo que pasa por la mente de esa persona.

Cuando tomaba clases de inglés un par de maestros que me dieron clase en distintas ocasiones comenzaron a discutir al respecto de mí, de mi actitud y comportamiento en clase, fue una discusión tirante en la que solamente se pudieron poner de acuerdo en mi desempeño, cuando le preguntaron a mi entonces profesor respecto a mí les dio otra versión. y ninguno estaba equivocado.

En una clase me preguntaron mi opinión de la filosofía de San Agustín de HIpona, como me encontraba somnoliento no di una respuesta académica, solamente expresé lo que pensaba en verdad, medio salón lucía perplejo, cuando terminé de responder la maestra me miró a los ojos y me preguntó “¿en verdad piensas eso?”

En algún momento de mi infancia, al intentar explicar la parentela política, usé a una niña como ejemplo para explicar que el esposo de su tía —la hermana de su padre— era su tío político porque en verdad no era su tío, coincidentemente ella era hija putativa, fui acusado de insensible.

Una tarde estaba en un café de Coyoacán en Jardín Centenario platicando con una amiga y se acercaron a ofrecerme unos panfletos mientras daban sus discursos acerca de su condición con VIH y de cómo estaban recabando dinero honradamente, yo les señalé que me gustaban mucho más los panfletos anteriores, los que tenían información, datos estadísticos y las últimas noticias acerca de la enfermedad; que quizá el cambio a poemas cursis lograra el efecto de ablandar el corazón y quizá obtendrían algo más de dinero pero seguramente no ayudaba mucho en el cambio de mentalidad. Fui tachado de homofóbico y, aunque desconozco la razón, no volví a salir con mi amiga.

En una fiesta en casa de Azul, su amigo Afi estaba despotricando en contra de mi amada ciudad y alabando la regalada vida de su natal Tehuacán, yo estaba pensando seriamente llevarlo de visita al bordo de Xochiaca pero terminé dándole un aventón —no de tripas— y una patrulla nos detuvo luego de avanzar una corta distancia, huelga decir que había bebido copiosamente. Tenía pintadas en el dorso de las manos un par de cruces de color negro y rojo y portaba una gabardina negra. Bajé del auto para tener más espacio para conversar, les dije la verdad que venía de una fiesta, que había tomado demasiado y que las marcas que tenía pintadas eran para evitar que le hiciera daño a alguien, parece que mi sinceridad logró que me dejaran ir, aunque también se notaba algo de miedo.

En la preparatoria tuve la idea de tener varias camisas iguales —rayas verticales, unas con rayas grises y otras con rayas rosas— y como las usaba un día tras otro parecía que siempre estaba vestido igual, parece que este atuendo combinado con mi peinado y mi constante dormitar en clase me otorgaron la categoría de perdido en las drogas.

Cuando tenía el cabello largo solía sostenerlo con esas donitas de tela, mis colores favoritos eran el lila y el rosa —ambos pastel— lo que solía despertar sospechas sobre mis inclinaciones sexuales aunque solamente en una ocasión me preguntaron directamente, también tenía unos converse lilas y unos azul turquesa —jamás pude conseguir rosas de mi número— generalmente usaba un color diferente para cada pie, cuando alguien me hacía la observación siempre le respondía: “y en mi casa tengo un par igual”.

Me gustaba ir al tianguis del Chopo vestido de traje, me divertía mucho recibir el mismo tipo de discriminación del que tanto se quejaban los asistentes regulares, incluso algunas veces agregaba unos comentarios contra Kurt Cobain para condimentar aún más la situación.

Un día fui a comer con mi entonces novia y una amiga de ella a una cocina que estaba a unos pasos del metro Copilco, la comida corrida incluía una jarra de agua, pero yo no pedí la comida corrida sino unas enchiladas, cuando me negué a tomar un vaso del agua que les habían traído con su comida su amiga me acusó de rígido.

Mientras estudiaba el 4 semestre de alemán en el CELE mi maestra Laura salió de viaje y fue sustituida por una maestra nacida en la selva negra Ilse Heckel, quien luego de un par de clases me dijo que no tenía perdón de dios, varias cosas de las que pasaron durante el curso merecen una mención aparte, pero al final de curso, luego de observar mi examen y mi calificación —solamente Perla y yo sacamos 10— me preguntó por lo que estaba estudiando seguramente buscando alguna explicación, cuando le contesté que Actuaría me dijo que seguramente yo era muy ordenado, solamente sonreí.

Muchas veces pensaba que mi imagen estaba fragmentada y que la verdad de mi persona estaba repartida entre amigos y enemigos. Quizá esta herencia también exista porque nadie va a recolectar los pedazos.

donitas converse

Tiempos electorales I

La política es la conducción de los asuntos públicos para el provecho de los particulares.

Ambrose Bierce.

Ante esta vorágine electoral he decidido abordar el tema, aunque sea un tema que ser repita sexenalmente al menos, en esta ocasión me resulta interesante por la existencia del twitter, es un factor que no estoy segurod e cómo vaya a influenciar en el resultado, pero al menos me ha hecho más divertida la experiencia electoral.

Primero algunos hechos históricos:

El tapado lo inventó Tlacaélel, era su forma de poner tlatoanis, buscaba una especie de concenso entre los poderosos, pero lo que hacía realmente al hablar con ellos era buscar influenciar su opinión.Al final parecía que los demás lo habían escogido y como las conversaciones no salían a la luz nadie podía saber los intríngulis.

Las primeras elecciones en México fue para la elección de los representantes para las cortes de Cádiz, como fueron elecciones tan lejos de la vigilancia los procedimientos fueron ligeramente alterados para acomodar mejor los intereses, que ya no estaban tan vinculados con la península.

En las elecciones de 1829 había 3 candidatos: Vicente Guerrero, Manuel Gómez Pedraza y Anastasio Bustamante. El ganador fue Manuel Gómez Pedraza, pero renunció después de una sublevación que terminó con el saqueo del Parián la sublevación la encabezaba Guerrero que, luego de la renuncia de Gómez Pedraza, fue elegido presidente y Anastasio Bustamante fue nombrado vicepresidente. Luego hubo un intento español de reconquistar México, Bustamante quedó a cargo del ejército en Veracruz para la defensa, este ejército se sublevó contra Guerrero, que también renunció y Anastasio Bustamamante quedó como presidente. Pero llegó Santa Anna a poner orden con su ejército, restituyó al presidente electo Gómez Pedraza quien, al terminar su mandato, le entregó la presidencia a Santa Anna.

En 1929 hubo elecciones donde los candidatos eran Pascual Ortiz Rubio y José Vasconcelos. Había una broma entonces diciendo que el en los pinos vive el presidente, y el que manda vive enfrente refiriéndose a Plutarco Elías Calles -sí el que estaba en los billetes de 100,000. El apoyo que recibió el candidato oficial fue comparado por muchos como el de las elecciones donde se enfrentaron Madero y Porfirio Díaz. El resultado oficial fue del 93% a favor de Ortiz Rubio,la inverosímil cifra fue calificada como una declaración de Calles al grupo de Vasconcelos, no está claro cuál fue el resultado verdadero. Un par de años depués el presidente sufrió un atentado del que se salvó por mandilón, -investíguenle si son tan chismosos- el atentado lo obligó a retirarse de la política. Salvador Novo escribió al respecto:

Logre la bala asnicida
no por perdida ganada
ni por ganada perdida
debilitar la quijada
para atenuar la mordida.

Abelardo L. Rodríguez tomó la presidencia interinamente hasta las siguientes elecciones, que fueron ganadas por Lázaro Cárdenas,  para librarse de la influencia de Calles, lo exilió del país para 1936 para librase de su influencia en la política mexicana, uno de los objetivos de su gobierno fue poder ejecutar planos a largo plazo para asegurarse de lo mismo tomó las bases del Partino Nacional Revolucionario y lo encaminó para el Partido de la Revolicón Mexicana, integrando a los mayores sectores de la sociedad como los campesinos, los obreros e incluso los militares. Creando un partido prácticamente invencible, que poco tiempo después cambiaría su nombre a Partido Revolucionario Institucional.

Las elecciones de 1976 la oposición se retiró de la contienda asíq ue solamente hubo un candidato: José López Portillo, que apoyado por el PRI, PPS Y PARM obtuvo el 91.9% de la votación.

En 1988 me faltaba un año para alcanzar la edad necesaria para votar, los candidatos eran Manuel Clouthier, Cuauhtémoc Cárdenas, Rosario Ibarra de Piedra y Carlos Salinas de Gortari -miembro de aquellos seis distinguidos priístas-. Las tendencias eran del 42% para Cárdenas y 36% para Salinas cuando una caída del sistema, esa madrugada hubo una declaración del PRI acreditándose el triunfo, aún incluso antes del regreso del sistema. Los tres partidos de oposición acudieron juntos a protestar a la Secretaría de Gobernación la mañana siguiente. Como nota al margen Manuel Couthier murió al año siguiente el primero de octubre, prensado por dos trailers en una carretera en Culiacán, iba con el diputado Javier Calvo Manrique a una reunión, decían que llevaban las pruebas del fraude electoral. Nota al margen: en 1992 cuando se anunción en la segunda Bienal de Video que había un cortometraje llamado “pero Cárdenas ganó” casi todas las sedes se retiraron de la bienal, que tuvo que proyectarse únicamente en TV UNAM.

Tras las elecciones del 2006 el Dr. Ricardo Mansilla -investigador de la UNAM- hizo un anális de los resultados reportados oficialmente, utilizando la Ley de Benford y encontrando numerosas anomalías en los datos publicados, hubo otros estudio similar en la Universidad de Conrnell.  El 3 de agosto hubo una runión de diversos investigadores y y científicos en el instituto de Geofísica para hacer un análisis de diversos estudios -entre ellos los anteriormente citados- concluyendo que las anomalías numéricas indicaban la necesidad de un conteo exhaustivo.

Aquí le dejo a la historia, pero el tema no ha terminado, continuaré en la próxima entrega.

Recorrido biográfico musical

La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu.
Miguel de Cervantes Saavedra

El pasado miércoles fue el especial de música mexicana en el PlayMeShow, que no solamente  disfruté mucho sino que  también me trajo a la memoria múltiples escenas del pasado,  finalmente todo es pasado, porque el precioso presente se desvanece como agua entre las manos.

La música ha sido un elemento que ha estado presente en innumerables ocasiones en mi vida iluminando de diversos tonos tanto los momentos pivotales como los recurrentes.

Todo empieza en familia, mi tío Ricardo es apenas 6 años mayor y era un fan de los Beatles, de los que hablaba a Radio Capital para votar por sus canciones o vestir un moño negro sobre su suéter de la secundaria el día que asesinaron a Lennon. Cuando conocí a otros beatlemaniacos me pareció afirmar que te gustaban los Beatles era una elección segura, digamos políticamente correcta de las que no causa controversia, en cambio mi tío Mundo (sic) tenía pósters de Erik Burdon adornando su lugar de trabajo, pero por más radical que parezca tiempo después lo escuché diciendo que no le gustaba la música de hoy -como para pensar 2 veces esa frase tan común-. En ese momento, de las entrañas me surgió la decisión de jamás decir lo mismo, que no quería sentir prejuicio hacia lo nuevo porque  lo único que se logra aferrandose al pasado es perderse de muchas cosas que pueden resultar fascinantes. Esto no quiere decir que solamente me guste lo nuevo por el contrario estoy abierto a conocer nueva música, también por eso disfruto el PlayMeShow. – pero basta de comerciales.

La música también se mezclaba en mis juegos infantiles, con la grabadora de mi papá jugaba a que era locutor de radio y ponía las canciones a mi antojo, mezclando en ese entonces a Donna Summer con Alfredo Zitarrosa. También jugaba al grupo de rock que se desintegraba, algunas veces incluyendo a mi hermana, hay una canción que le gustaba mucho  cuando era muy niña, ahora que va a ser madre quizá le sirva para avivar los recuerdos de cuando jugábamos juntos, creo que todavía hay una foto de dimensiones pantagruélicas que reveló mi padre, siempre aficionado a la fotografía y los experimentos.

.

Pocas cosas fueron tan constantes en mi infancia como el recorrido de la escuela a casa de mi abuela, en el camino saludaba a mi padrino que jugaba en una mesa de billar que tenía apartada justo al lado de la entrada -quizá por eso el billar me gustó desde siempre- y al llegar a casa de mi abuela encontraba a mi tío Juan, el menor de los hermanos mayores de mi mamá, con el que ganó alguna vez un concurso de baile en Acapulco, regularmente se encontraba preparando para la entrega los vestidos que fabricaban, algunas veces con tijeras o una plancha en la mano, pero siempre bailando algo así:

.

Mi relación con mi padre tuvo muchos altibajos, pero la primera plática significativa con él me confesó que siempre quiso ser hippie mientras platicábamos al cobijo de Have You Ever Seen The Rain? de Creedence Clearwater Revival, mi relación con él cambió para siempre después de esa plática.

.

Durante mi alcoholescencia me aventuré como Dizque Jockey, si bien enfrentaba una audiencia que quería ser complacida y bailar, ocasionalmente colaba una canción fuera de contexto, esto no me ayudaba con el público pero sí con mi alma. Hubo una fiesta de disfraces memorable cerca del día de muertos, inspirada en una película. Ese día Felipe terminó en los brazos de “La Maizoro” después de una canción romántica que puse, eso no impidió que quebrantara un límite y se agendara una pelea entre nosotros, “El Boni” terminó bajo un automóvil rogándole a Laura, hermana del Chore,  y cuando ella le preguntaró ¿por qué lloras como niño chiquito? respondió “porque soy niño chiquito”. Al escribir esto me doy cuenta de que suenabizarro … lo fué. La música de fondo era:

.

Así como colaba canciones aquí quiero añadir que fui al preestreno de la pelícua al cine Manacar, pagué 15,000 pesos  (como el triple del costo normal) y todos mis acompañantes dibujaban cómics donde ellos eran los protagonistas, como es mi costumbre yo era la excepción.

El lunes 2 de Julio de 1990 fui a un concierto al Teatro Blanquita, cuando los conciertos de rock se hacían los lunes porque solamente asistíamos los que no teníamos nada que hacer. Mi sangre gritaba al escuchar Mujer Sucia de Real de Catorce, mientras mi corazón comenzaba a prenderse de mi acompañante tan fuerte que mi piel aún lo puede sentir, fue una relación muy intensa y, hasta ahora, la relación más larga que he tenido.

.

A las 2 semanas fuimos de nuevo al mismo lugar a la presentación del disco “El Diablito” de Caifanes.  Luego de ese concierto escuchamos una canción repetidamente, algunas veces en penumbras, siempre febriles o agolpados.

.

Y un día encontré mi canción, es tan precioso el momento en que pude encontrar algo que considero tan mío. El sábado 7 de Julio de 2002 fui a visitar la tumba de Edgar Allan Poe, ese fue un día de comunión conmigo mismo, porque después fui a un concierto, sabía que el grupo iba a tocar pero no sabía que tendría la oportunidad de ver mi canción en vivo y grabarla.

.

La felicidad de ese día todavía dura.