Archivo del sitio

Escuadrón 201

¡Qué bonito es recordar el barrio en que vivimos!

Mi Barrio – Sonora Santanera

Aunque haya nacido en Anillo de Circunvalación y los primeros años haya  vivido la Minerva y en la CTM gran parte de mi tiempo la pasé en la colonia Escuadrón 201. Esta colonia limita al norte con Río Churubusco (o Circuito Interior) al sur con la legendaria y milenaria Ermita Iztapalapa (eje 8 sur), al oriente con la Avenida 5 (Eje 3 Oriente) y al oeste con la calle Antonio Cárdenas Rodríguez (antes sur 113-B).

Durante toda la primaria al salir pasaba a casa de mi abuela materna (Chuchita) donde me quedaba toda la tarde. Durante el camino de regreso pasaba al lado de un billar que ya desapareció donde solía encontrarse mi padrino en la primera mesa.

Hay tantos recuerdos ligados a esa colonia como siempre estaba aquí durante el período escolar recuerdo que casi todas las compras escolares cuadernos, plumas, cartulinas, las realizaba en la calle de al lado en la petrolería que atendía “Don Panchito” quien no parecía envejecer creo que usando la misma fórmula que la madrina de mi mamá que vivía en la acera de enfrente de la casa de mi abuela: el cónyuge. En caso de requerir algo más especializado había dos papelerías pasando el mercado, que siempre estaban llenas el fin de semana fue en los primeros lugares que vi el sistema de pedir la mercancía y pagar en la caja.

Cuando llegaba a no ir a la escuela o regresando de alguna actividad veraniega mi tía me consentía con un chocolate de tablilla —que luego enfriaba— y un bolillo rellenado con frijoles de la olla —flor de mayo generalmente— el pan siempre era recién comprado de la panificadora la Esperanza que aún está en Radamés Gaxiola, la siguiente calle que era conocida como “la cuadra ancha”.

Jugábamos fútbol en la calle con un par de ladrillos como porterías, no éramos muy buenos porque la pelota se volaba seguido provocando el malestar de los vecinos. También jugamos béisbol en la calle, pero luego de ser casi atropellado por un camión de mudanzas intentando impedir una carrera nos pasamos al camellón donde los árboles servían para señalar las bases, esto duró hasta que arreglaron el camellón y pusieron la imagen de la virgen que es celebrada cada 10 de mayo con sorteos y algunas veces hasta palo encebado. Otras veces jugábamos fútbol americano al principio tacleado sobre el pavimento mi lesión en la clavícula no cambió la modalidad del juego, fue hasta el golpe en la cabeza de Poncho que comenzamos a jugar tocado, creo que el espíritu aventurero se extendía porque algunas veces la zona de anotación era la esquina donde los coches pasaban con mayor frecuencia obligándonos a voltear no solamente al balón sino a la calle.Este espíritu se mantenía cuando usábamos una avalancha para deslizarnos al lado de la Johnson y Johnson —ahora UNITEC Campus Sur— y detenernos violentamente al llegar a Ermita para evitar ser arrollados.

También recuerdo las una farmacia en la calle de Zapata, un poco antes de la Iglesia de San Nicolás de Tolentino que tenía el videojuego de kaboom, durante el camino de ida íbamos consiguiendo pesos —el costo del juego era dos pesos de figura de Morelos—pidiendo a la gente que nos cambiara porque en la farmacia nunca lo hacían de hecho parecía molestarles que estuviéramos ahí. Había otra farmacia enfrente de la primaria que tenía un pinball, ese costaba cinco pesos, pero conseguimos hacernos de una llave que lo abría, nunca la usamos para robar, solamente para tener más juegos.

El mercado es punto de referencia obligado, durante un tiempo no entendía la razón para que mi madre regresara a comprar ahí aún viviendo ya lejos. Cuando iba a cumplir sus pedidos como comprar la carne con el “barbas de chivo” la primera vez que fui no iba a estar preguntando por alguien con ese apodo —ya había cometido ese error con anterioridad— afortunadamente es tan descriptivo que atiné. Mi bisabuela —la mamá de mi abuela paterna— vendía justo afuera del mercado servilletas para las tortillas así que la saludaba cada que pasaba por ahí, ahora mi primo Luis tiene un puesto ahí.

Era común ir a comer barbacoa, las carnitas se compraban en el mercado de la Sector Popular —colonia hermana— había otros puestos pero éste era con mucho el más popular. Justo afuera había un puesto de huaraches que era muy socorrido el fin de semana y sobre la misma cuadra había una juguería que vendía tacos de suadero y longaniza, en la acera de enfrente vendían birria y siempre había un chivo amarrado en el árbol de afuera atestiguando el origen de la carne, claro que el chivo que estaba afuera siempre era el mismo. A un par de locales estaba una pollería/tortería que se convertiría en un lugar de celebración: ¡tortas de pollo para celebrar!

Hay tantos lugares que recuerdo como los Baños La Escorial, donde me llevaban a cortar el cabello, probé el jugo de zanahoria por primera vez e iba a bañarme cuando fallaba el suministro de agua, justo al lado se encontraba el banco del Atlántico que era todo un océano de posibilidades, que luego fue Bital y terminó en HSBC. O el deportivo donde estaba el cine Fausto Vega donde vi la película de Bernardo y Bianca en una matiné con mi primo Carlos, ahí jugaba de niño en el Ultra en el campo conocido cariñosamente como la Lija. Había una refaccionaria en la calle del mercado, pero si no era suficiente teníamos que ir a Ermita, a unos pasos de la eterna vidriería que estaba enfrente de la tienda que fueran un K2 y posteriormente Hermanos Vázquez.

El paisaje ha cambiado desde entonces, primero con la línea 8 del metro y después con los puentes de Ermita y el eje 3 Oriente y finalmente con la línea 12, todo evoluciona y nada permanece; la mayoría de lo que he mencionado son lugares, pero en cada uno existen historias, algunas ya han aparecido, otras aparecerán pero de esa época este es un escenario principal.

 

250px-Metro_Escuadron_201_01

Luisita

Sin una familia, el hombre, solo en el mundo, tiembla de frío.

André Maurois

Mi abuela materna, Chuchita, nació de un matrimonio de viudos y fue su únca hija, pero hubo varios medios hermanos, su media hermana era Luisa, aunque siempre la llamé Luisita ella se quedó a cargo del cuidado de mi mamá por mucho tiempo, por eso la quería mucho y también por eso fui su consentido.

Recuerdo que su presencia llenaba de paz la casa, o sentía un amor incondicional de su parte, y siempre le dije la verdad, como cuando iba a lanzarme de avalancha al lado de la Johnson y Johnson -ahora el UNITEC- jamás me prohibió nada, solamente me agachaba para que me diera su bendición. Porque era muy pequeña, tanto que ahora me sorprende que en algún momento me haya cargado.

Cuando llegaba de mañana me preparaba chocolate de tablilla, que luego enfriaba pasándolo de una taza de barro a otra, eso con un bolillo recień comprado en la Esperanza, relleno de frijoles de la olla era una delicia no era necesario más, cuando había queso supremos ya era un lujo. Pero cuando llegaba a cocinar bisteces en chile pasilla no podía pedir más, a la fecha es el platillo que más me gusta y más recuerdos me trae. También he mencionado su manera de hacer los frijoles.

Cuando vestía con ropas que exhibían muchos orificios le raclamaba a mi madre que porque parecía pordiosero, aún recuerdo con mucha risa cuando un mendigo se acercó a pedirme y ser arrepintió pensando en que no iba a tener ni para darle -no sexualmente- Cuando iba a salir a enfrentarme a la noche en aventuras riesgosas sentía que su “que Dios te acompañe” en verdad me protegía.

Vivió con nosotros un tiempo, luego de que la atropellaron y su movilidad y su brazo quedaron comprometidos, durante ese tiempo mi hermana y mi madre le racionaban los cigarros pero yo le suministraba todo lo que me pedía, que era casi nada, café (negro) unas doraditas, a veces unos chetos y sus faros. Ella comenzó a fumar a los nueve años enrollando hojas de tabaco, pero desde que la conocí fumaba faros, fue un vicio que conservó toda la vida. Ella decidió nunca casarse, a pesar de tener muchos pretendientes, incluso a mí me tocó ver cómo le rogaban para que accediera casarse aún a sus sesenta años, él le ofrecía algunos ranchos de trigo y alfalfa creo. En su juventud un pretendiente perdió una mano al perseguirla cuando ella se iba en tren, parece que lo citó en otro lado mientras ella se escapaba. También fue ama de llaves del presidente municipal, y encontró en su patio unos centenarios enterrados, de los cuales no tomó ninguno y los entregó , en otra ocasión mientras cuidaba a un enfermo él de dijo que cuando muriera tomara el dinero de su colchón porque a su familia no le importaba, cuando murió pudo ver que el colchón estaba repleto, pero no tomó un centavo. Tal vez ese sea el precio de la tranquilidad.

El día de su muerte le comunicó a mi tía Hortencia que se iba a morir y que le llamaran a Carmen (mi madre) y en cuanto llegó mi tía murió. Su muerte fue el principio de muchas otras muerte que me impactaron, dos de ellas ocurrieron en el mes siguiente. Al ver su rostro plácido en el ataúd supe que estaba tranquila, que no tenía pendientes, además yo también me sentía tranquilo sin importar que supiera que la iba a extrañar muchísimo, a la fecha.

Creo que extraño el sentirme protegido y amado incondicionalmente, creo que perdí esa seguridad de poder contar lo que sea y saber que iba a ser escuchado y bendecido al final sin importar lo que dijera, si nada de lo que hiciera cambiara el amor que me tenía, tal vez desde entonces siempre he tenido reservas. Tiempo de cambiar.