Archivo del sitio

Hoy no circulo

Las ciudades son el abismo de la especie humana.

Jean-Jacques Rousseau

Hace unos días leía la noticia acerca de los planes de Finlandia para eliminar el transporte privado con el uso de una aplicación integral de ruta. Mientras en México se discute la aplicación del hoy no circula los sábados, viviendo ahora en una ciudad con problemas de tráfico y con un costo vehicular muy elevado recuerdo muchas cosas.

El origen del hoy no circula fue la contaminación, durante un tiempo hubo un programa de hoy no circulo voluntario —yo elegí el miércoles— donde te regalaban una calcomanía, y la idea era mejorar la calidad tan deteriorada del aire en la ciudad. No hubo muchos voluntarios por eso cuando los IMECAS se acercaron al número de 500 y fue necesaria la suspensión de actividades, durante mucho tiempo, mientras el sol apenas alcanzaba a verse y sentirse alrededor del medio día y vario pajaritos amanecían muertos en el piso.

Entonces en 1989 se instauró un programa temporal: “Hoy no circula” que incluía la verificación obligatoria de los vehículos, que promovía la instalación de un catalizador y la mejora de la gasolina utilizada en la ciudad. Lo que tuvo un impacto inmediato fue lo que hicieron con respecto a la refinería de Azcapotzalco —ahora parque bicentenario— sin embargo la conciencia del impacto ambiental duró poco, la corrupción en los verificentros fue minando la confianza del automovilistas y creo que los intereses comerciales del gobierno terminó con ella. Me tocó el viernes —mis placas parecían tener frío 600 BRR— y cada viernes tenía que esperar a que dieran la diez de la noche para salir.

Hay tantos intereses como perjudicados con la nueva medida. Pero creo que se está perdiendo de vista el objetivo final: el bien común. No ha habido ninguna inversión en el transporte público, al contrario ha disminuido el parque de camiones y la población utiliza primordialmente una combinación de peseros y metro. Aumentar los días sin circular sin ofrecer una alternativa es una medida violenta contra la población, lo mismo olvidar que el comercio informal representa una gran parte de la economía y que dependen del auto para subsistir es un error. Pero la contraparte tampoco ha ayudado, porque el automóvil les representa más que un medio de transporte, es una comodidad, o un símbolo de estatus, o una refugio. Cada vez es menos frecuente el compartir el transporte, cuando salió la medida me acuerdo que nos poníamos de acuerdo para compartir los viajes.

Creo que el automóvil de la manera en que es concebida es un transporte del pasado, pero que la única manera de dejar de usarlo es con una alternativa que deje obsoleto el automóvil. Para el caso específico de la ciudad de México siempre he pensado que para el centro histórico se podrían usar exclusivamente los camioncitos eléctricos que usan para repartir refrescos, además de los bicitaxis. Se podrían promover el uso de la bicicleta aumentando los lugares para alquilarlas o con estacionamientos cerca de las estaciones del metro, el metro es la mejor alternativa en caso de transporte masivo, siempre que se sobrepase el umbral de 40000 pasajeros, es evidente que aplica a la ciudad de México. También existen proyectos interesantes como LINT que busca innovar en transporte sustentable enfocado a latinoamérica.

HoyNoCircula