Archivo del sitio

mi tío Lobo

Nunca es largo el camino que conduce a la casa de un amigo

— Juvenal

Mi tío Carlos es hermano de mi mamá y, por lo que he alcanzado a ver, el consentido de mi abuela y era el mejor amigo de mi padre, fueron amigos, compañeros de equipo e incluso compadres antes de que se casara con mi mamá;  él se describe como el mejor vendedor del mundo, posee una gran suerte —el número de veces que ha tenido las 7 fichas del mismo número en el dominó son demasiadas para atribuirlas a la casualidad— a lo largo del tiempo compartió varias aventuras con mi papá, algunas que escuché entre conversaciones que tenían al calor de las copas.

Se veían regularmente en las fiestas en casa de Chuchita, donde yo me quedaba al lado de una bocina escuchando las canciones de la Sonora Santanera mientras ellos brindaban y bailaban, solía visitarnos regularmente, yo me encargaba de las provisiones y de servir, conseguir hielos o traer más refrescos, cuando tenía dinero compraba una solera para ofrecérsela a mi tío—bacardí es su bebida de batalla— y cuando lo hacía mi padre exclamaba ¡no sé por qué te quiere tanto! también solía llevarlo de regreso. La verdad es que pocas veces podía ver a mi padre explayarse como con mi tío, siempre lo veía animado.

Existen algunas anécdotas que describen algo de su carácter, alguna vez se quedó frente a otro auto en la calle de Silos, el otro conductor se negaba a moverse —como aquella leyenda virreinal donde dos carrozas se encuentran en una calle angosta— entonces el otro conductor lo retó a ver quién se quitaba primero, mi tío dice que cuando despertó ya no había coche estorbando. Para la fiesta de XV años de mi prima Alejandra, fue a comprar el melate y luego buscó a los representantes de la Santanera para conseguirlos para la fiesta, en esa búsqueda me parece que tenía apartado a Óscar de León. Algunas veces lo vi riendo mucho cuando pasaban a la pantera rosa en la televisión, sus ocurrencias le divertían muchísimo.

En la boda de mi hermana mi tío se me acerco para platicarme algo: cuando mi papá estaba en el hospital agonizando lo mandó llamar porque quería hablar con él a solas, le pidió a mi mamá que saliera para poder despedirse de mi tío en forma privada, el contenido de esa conversación es íntimo y personal pero mi tío dejó asomar algunas cosas —que agradezco con el alma— y que no mencionaré porque las guardo para mí, pero esas palabras son como la luz que emitían en sus pláticas nocturnas al calor de las copas, en sus reacciones ante la música en sus risas, creo que siempre lo vi muy contento con mi tío.

Quizá esta sea solamente una forma muy humilde de agradecimiento.

Gracias tío.

Carlos

Círculo paternal

En Torrijos, según son los padres son los hijos.

Refrán no tan popular

El fin de semana pasado fue el día del padre acá en Brasil, justo un par de días antes escuché a una joven lamentarse de su familia : “¿Quién sabe por qué nos toca una madre hermosa y un hijo de puta como padre?” —sic— eso hizo que de inmediato mi sentido arácnido —o lo que sea— saltara y le contesté que era porque su madre lo había escogido, pero me quedé pensando al respecto.

He escuchado esas quejas en múltiples ocasiones, no solamente con amigas sino con parejas, en general se quejan del padre, ya sea por machista, irresponsable, controlador, borracho, mujeriego o porque no las dejaba salir, las regañaba demasiao o hasta les pegaba; todas sin duda características incómodas pero lo que le contesté a la susodicha fue: pero tu madre hermosa fue la que escogió a tu padre.

¿Será que ese gusto no se lo trasmitió a su hija? ¿La madre sigue conforme con el padre? ¿Cómo es que madre e hija tienen una opinión tan dispar respecto a un hombre —quizá sea la misma disparidad con el novio de la hija—?

Hay varias cosas que he notado al revisar estos casos, lo primero que me viene a la mente es la opinión que las mujeres expresan de sus esposos, maridos, amasios o como les quieran llamar: generalmente es negativa, se quejan pero los defienden y no la expresan frente al aludido.

Y creo que hay algo más al respecto, es como si la madre mantuviera un coto secreto dentro de la casa, ellas decide qué información de lo que sucede en su terreno trasciende hacia el padre, algunas veces incluso nos amenazan con acusarnos con él cuando nos portamos mal ¿por qué este afán de separar realidades? Recuerdo que mi madre se quejaba amargamente cuando mi padre dejó de trabajar en oficina para emprender un negocio basado en casa, al poco tiempo mi mamá sentía que se ahogaba que necesitaba que no estuviera él en casa. Entiendo que se necesitan espacios individuales —pero no creo que tengan que ser físicos— digo mi madre salía cotidianamente y se la pasaba mucho tiempo fuera pero quizá solamente en la casa era donde ella se quitaba las máscaras.

Y aquellas que se quejaban del padre no buscaban como pareja a alguien precisamente opuesto, generalmente era alguien que las maltrataba de alguna u otra forma, algunas veces engañándolas, otras teniendo desplantes de celos, ningunéandolas, revisando sus correos, incluso hasta violencia física. Generalmente son acciones que impactan en la autoestima de la mujer porque al parecer esta baja autoestima es el principal factor para que no actúen respecto a los maltratos.

Y creo que esta parte que vivimos con los padres está relacionada con la aparente ceguera del amor: así comienzan relaciones con hombres que maltratan a los animales, que se muestran altaneros con los meseros, que se la pasan peleando al volante, no respetan a los mayores o que compran agua voss nomás para apantallar. ¿No son signos suficientes?

Mi madre se quejaba demasiado de mi padre, claro que al morir se olvidaron todos sus defectos. Pero yo recuerdo de sus angustia ante sus llegadas tarde, los constantes reclamos respecto a su humor, y buscaba usarnos —a sus hijos— para modificar el comportamiento de mi papá. Chale ¡cómo es que a estas alturas no está claro que no van a cambiar.

Estoy convencido de la íntima relación entre esta ideal del padre y las parejas que se buscan las mujeres, pero ¿qué voy a saber yo? Mejor deja una canción al respecto que expresa mucho de lo que pienso.