Archivo del sitio

del ronco pecho

Lo mejor que conocimos, separó nuestros destinos que hoy nos vuelven a reunir;

Cómo hemos cambiado – Presuntos Implicados

Recién había adquirido, luego de muchos años jugando exclusivamente en la computadora, una consola de juego y estaba de moda los juegos musicales con instrumentos como Guitar Hero y Rock band, cuando compré el juego de los Beatles, había una opción de cantar con 3 micrófonos para conseguirlos conseguí el SingStar que incluía 2 micrófonos, ese juego permaneció oculto hasta una reunión donde comenzamos a usarlo, inmediatamente se convirtió en un hit.

Al principio éramos pocos los que jugábamos, pero casi nadie se negaba a participar: Lola, Pepe, Saúl, Julio, Raúl, Gustavo, Paco, Nayeli, Azul, Alcíbar, Tris, eran ávidos participantes, yo apenas pude destacar en don’t stand so close to me de The Police, pero mi único récord no duró mucho, porque conforme más personas jugaban mi lugar iba descendiendo en la misma proporción. Una manera diferente de decir que era el peor.

Pero el canto se trata de expresar el sentimiento —arriba José Alfredo Jiménez— si bien alguien pude cantar mucho mejor que uno —prácticamente todo mundo— las canciones siguen siendo igual de llegadoras. Es un proceso catárquico que libera muchas cosas y forma vínculos.

Fue común terminar las madrugadas cantando, algunas veces en modo más competitivo y otras, los récords comenzaron a llenarse de la misma persona, la única vez que conseguí ganarle a Lola fue cuando le cambié el micrófono y su puntuación quedó bajo mi nombre.

Espero pronto esa experiencia se vuelva a repetir.

 

 

 

 

 

 

Mensajes cifrados

Cuando un hombre y una mujer que se han amado se separan se yergue como una cobra de oro el canto ardiente del orgullo.

Enrique Molina

Luego de lidiar con la escasez de perros en el aeropuerto y un semáforo rojo me dirigí a la ciudad vecina con la intención de llegar antes de la hora acordada para conseguir un token de buena voluntad con sabor cajeta. Luego de pasar la marquesa una luz roja parpadeante anunció un problema con el aceite, apenas conseguí cambiar al carril de la derecha cuando otras luces lo acompañaron dejando la dirección y los frenos apenas funcionales, como apenas un par de kilómetros atrás había dejado el DF no sabía si aún contaba con protección especial del viajero para el hijo predilecto de la ciudad de México, así que puse toda mi atención para no tener ningún accidente fatal. Misión cumplida.

Luego de conseguir un mecánico que diera un diagnóstico funesto para el motor del coche de mi madre hubo que conseguir una grúa que me dejara en mi morada apenas a tiempo para correr, conseguir un token más pequeño pero del mismo sabor y acudir a la hora señalada.

Nunca es fácil afrontar el momento en el que los caminos se bifurcan, descubrir que los deseos que albergas en tu corazón no se realizarán. La tentación de abrazar con fuerza la tristeza y abandonarme se apoderó de mí. Creo que aún tengo marcadas cicatrices de abandono,

Pero el universo intervino mandándome una serie de mensajes cifrados que contenían instrucciones precisas.

  • La biela izquierda
  • Una noche de abrazos y arrullos que no sucedió.
  • Una fiesta a la que no fui invitado
  • La fiesta a la sí fui invitado.
  • El cambio de zapatos
  • Ser excluido a la hora del baile.
  • Hijo que intenta suicidarse
  • Parejas maltratadas
  • Canciones de jazz que viajan
  • Un escapulario
  • Cambios de perfil y estatus en momentos clave
  • La lluvia que inunda reforma.
  • La pregunta añorada: ¿rajas o chipotle?
  • Anillo faltante
  • Baile de graduación
  • Chiles en nogada
  • Plática sobre una posible hija fruto de una paternidad compartida
  • La nata
  • La línea 12 del metro
  • Amigos que van como de rayoPareciera que el decifrarlos es simple, no lo es tanto; las instrucciones son las siguientes:

    No te abandones más, presta atención a lo que sientes, reconoce lo que necesitas, pídelo, búscalo. Sigue el camino que te haga feliz

wpid-20140908_195320.jpg