Archivo del sitio

lista de agradecimientos

Mientras el río corra, los montes hagan sombra y en el cielo haya estrellas, debe durar la memoria del beneficio recibido en la mente del hombre agradecido.

– Virgilio

En portugués, muchos de lso correos que recibo terminan con “grato” seguido del nombre le la persona que lo envía, este es un recordatorio diario de un asunto pendiente que tengo: el agradecer todas las bendiciones recibidas en mi vida.

Gracias a mi familia por todo lo que recibí de ellos durante mi niñez, por la educación que me dieron, la alimentación que me proporcionaron, las veladas, las enseñanzas, sus pláticas, sus abrazos, sus regalos, las risas y sus muestras de amor.

Gracias a mis amigos por haberme aceptado como soy, por escuchar largamente las peroratas sin sentido, por acompañarme en este camino de la vida, por decirme lo que piensan, por verme en la lona y ayudarme a levantarme —o burlarse que para eso también están mis amigos— por la risa compartida, por las aventuras juntos, los juegos, las confidencias.

Agradezco profundamente el haber sido amado con lo difícil que soy, lo complicado que eso puede resultar.

Es maravilloso el universo en el que me ha tocado vivir. Las cosas que he visto, la música que he escuchado, los paisajes, las letras, la naturaleza.

Agradezco la oportunidad de comenzar otro camino

Cada día

 

 

Nucleomante

¿Qué cosa más grande que tener a alguien con quien te atrevas a hablar como contigo mismo?

Cicerón

Hoy es el cumpleaños de mi amigo nucleomante, su último en la franja de los 20’s, y quisiera escribir algunas cosas al respecto.

Lo conocí en casa de Azul —donde fue esa fiesta multitudinaria y multicultural— que ya es un punto de reunión clásico,  ya conocía a su hermano porque estudio con Azul y lo había visto en algunas fiestas, pero tendría que esperar más tiempo para conocer a su hermano.

Dentro del círculo de jugadores se ganó casi inmediatamente la categoría de joven prodigio, quizá en sus primeras participaciones en los juegos fue recibido por un clima agreste que fue sorteado satisfactoriamente.

En algún momento decidimos  llevar registro de los resultados de los encuentros —The Rules Book— y una de las primeras veces al dictaminar el ganador de la noche hubo un empate entre Sul y yo. Los demás pidieron un juego de revancha pero yo propuse un desempate clásico: un volado. La moneda cayó de canto marcando el empate más claro y enviando una señal del universo.

Los jueves solía tener una sesión de videojuegos con mi compadre, al principio estaban sus hermanos también, los juegos giraban en torno al deporte o las carreras —juegos que se disfrutan cuando conoces tanto a tu rival—, pero entre el aumento de actividades de uno de sus hermanos y la mudanza de otro de ellos lo convirtieron en sesiones de golf virtual (TW09) donde lo mejor era la plática, como que el ritmo del juego se prestaba a la reflexión. Tiempo después se incorporaron el Darth Trivious y Sul, como el veloz nucleomante vivía a una distancia considerable (después de la estación politécnico) las reuiniones se trasladaron al viernes, y el se quedaba hasta el día siguiente, platicábamos mientras matábamos zombies al ritmo de Resident Evil 5, donde hacía gala de sus dotes de sniper natural mientras yo me dedicaba al combate más cercano.

Durante todas esas noches hubo largas pláticas, quizá muchas veces parecía que yo hablaba de más, pero aún los silencios y las preguntas comunican, además de que la manera de jugar dice mucho sobre la personalidad, algunas veces en el juego salen a flote muchas verdades, a él le conté algunas cosas que no había contado. Durante una visita a la feria multicultural de Reforma, donde probamos la comida coreana, hubo un incidente que sirvió para contarle acerca de mi sesgada visión u orientación espacial distorsionada.   Creo que aprendí mucho durante ese tiempo, de hecho me sorprende que la diferencia de edades lejos de hacerme sentir viejo creo que  me ha rejuvenecido. Cuanto comencé con los viajes les propuse que hiciéramos un projecto, 4 blogs compartidos a manera de cadáver exquisito, el que empezó Saúl fue el de Nucleomancia, es el único que sigue vivo y es uno de los proyectos que tengo pendientes.

Cuando anuncio que se iba a casar e iba a tener descendencia sentí una gran felicidad, me dió mucho gusto que su foco estuviera en las experiencias que vendrían en lugar de preocuparse por las condiciones, finalmente las condiciones jamás serán las óptimas pero eso no impide que uno se lance a la aventura. En mi primer visita a México alcancé a conocer a Tania. Ahora que regresé me sorprendió gratamente su confianza y disfruté mucho compartir unos momentos con su familia.

Le mando una gran felicitación y le agradezco la amistad que me ha brindado.

Nucleomante